Archivo para Zalema

Red 2013, un vino honesto e imprevisible

Posted in 5€ - 7,99€, Blanco crianza en barrica, Sin denominación, Vino Blanco, Vinos with tags , , , , on 31/03/2016 by vinoysequedo

100% Zalema de cepas viejas con más de 50 años plantadas sobre suelos franco-arcillosos a 150 m. sobre el nivel del mar. 6 meses de crianza sobre lías en barricas de roble americano. Producción limitada a 1.500 botellas numeradas.

El protagonista de este artículo es un vino blanco que no lo parece, tanto por el diseño de la botella como por el contenido de la misma; un vino que procede de la zona del Condado de Huelva aunque no pertenezca a esa denominación de origen; un vino que está lleno de equívocos pero que no negocia su calidad. En resumidas cuentas, un vino memorable y muy original que ha encantado al equipo de Vino y se Quedó.  

El Red 2013 llegó hasta nosotros de manera casual, como casi todo lo bueno de la vida, y nos ha afianzado en la idea de que Andalucía es, posiblemente, la zona de España en la que más gratas sorpresas vinícolas nos podemos llevar últimamente. Este blanco, elaborado por dos vitivinicultores de los que hasta el momento desconocíamos su trabajo, la palmerina Ana González y el cacabelense Mario Garay, nos ha servido para descubrir la que ha sido nuestra bodega del mes de marzo.

Red 2013, toda una experiencia para los sentidos

Nos encontramos ante un señor vino, de esos que se disfrutan en buena compañía y se colocan en el centro de la conversación. Un vinazo que alegra a todo aquel que lo prueba y que levanta a la grada de sus asientos. Un vino que rezuma arte por los cuatro costados hecho con la uva que define los vinos de Huelva, la Zalema, aunque con un gran trabajo detrás que lo convierten en el mejor representante de esta variedad que hayamos probado hasta la fecha.

Red 2013 Mario Garay

Decíamos que era un vino blanco que no lo parecía porque estamos acostumbrados a esos tonos amarillo pajizo que parecen ser la seña de identidad cromática de este tipo de vinos, pero aquí vemos con inusitada emoción como al servirlo es un precioso líquido brillante con una tonalidad inusual en los vinos tranquilos. Es de color oro viejo con destellos naranjas. Parece más un vino naranja que muchos de los vinos denominados así.

Cuenta con una nariz ligera, aunque llena de matices, donde predominan unos exuberantes aromas a naranja amarga y a albaricoque que lo hacen muy atractivo y nos incitan a llevarlo a la boca que es donde nos termina de ganar para la causa haciendo que nos caigamos con todo el equipo ante esa boca amplísima que mezcla salinidad con notas dulces y amargas. Aparecen nuevamente los recuerdos de corteza de naranja amarga y nos deja un retrogusto de frutas tropicales larguísimo.

Es un vino de disfrute que te hace sentir tristeza cuando se acaba la botella y te arrepientes de no haber comprado más. Nosotros lo acompañamos con jamón ibérico y gambas blancas, acertando plenamente, aunque seguro que habrá otros muchos platos que le vayan bien.

Historia de una pequeña bodega

Pequeña pero matona. Así es Bodegas y Viñedos Garay, un proyecto sentimental que nació en 2009 aunque no ha sido hasta hace un lustro cuando se ha establecido como bodega comercial siendo, según sus propietarios, de las pocas de la zona donde entran uvas y salen botellas de vino”. Saben de la importancia del campo y de la sanidad de la uva como base primordial para la obtención de vinos de calidad, de ahí que lo trabajen con mimo y tengan máximo respeto por el entorno natural. El viñedo, con rendimientos en torno a un kilo y medio por cepa, se encuentra en plena conversión a producción ecológica certificada por el CAAE-ECOVALIA.

Llevan a cabo selección de uvas, despalillado y suave estrujado antes de prensar manualmente en prensa vertical de madera. La fermentación la realizan con levaduras autóctonas en depósitos de acero inoxidable y crían sus vinos en barricas bordelesas de roble francés y americano. Y lo mejor de todo es que no sacan sus vinos al mercado tras la crianza sino que los afinan en botella con un período de reposo en bodega, algo que deberían hacer todos los que crean vinos. 

Trabajo bien hecho y un vino estupendo a un precio democrático son la base de esta bodega onubense que hemos tenido el placer de descubrir y que seguiremos en el futuro. Y además tiene la suerte de asentarse en un lugar privilegiado que merece mucho la pena conocer. ¿Qué puede salir mal?

Salud y buenos vinos, amigos.

 

Anuncios