Archive for the Vino Dulce Category

Gran Reserva de Fondillón 1987, un vino que hay que probar antes de morir

Posted in Curiosidades enológicas, D.O. Alicante, Vino Dulce with tags , , , on 30/07/2015 by vinoysequedo

100% Monastrell. Envejecido durante 21 años en toneles de roble por Salvador Poveda en sus bodegas de Monóvar. Botella nº 33 de las 4.000 que se embotellaron en el año 2008. 

Hoy queremos hablaros de una de esas joyas con la que contamos en España y que como pasa en demasiadas ocasiones es muy poco conocida, incluso entre las personas que se dedican a este mágico mundo del vino. Estamos hablando del fondillón, también conocido como Alicante. Es uno de los cinco únicos vinos en el mundo con nombre propio y el que primero lo consiguió, y ha sido declarado por la Unión Europea como uno de los vinos de lujo europeos. ¿A que no teníais ni idea? Reconocedlo, no pasa nada, a nosotros nos ocurrió lo mismo hasta que un día cayó en nuestras manos esta gloriosa botella y, entonces, vimos el cielo.

Se trata de un vino dulce que se elabora con uvas Monastrell sobremaduradas y que posteriormente se pasifican al sol durante quince días. Después se fermentan con el hollejo entre veinte y treinta días. Al finalizar la fermentación se procede al descube e introducción del vino en toneles de roble de entre 500 y 800 litros. Si es de gran calidad se rellenará el tonel entero, de lo contrario, servirá para ir rellenando los toneles tras las sacas. Aunque pueda parecerlo, el fondillón no sigue en su envejecimiento el sistema de criaderas y soleras propios de los vinos generosos, sino que en el mismo barril se efectúa una saca de aproximadamente un tercio de su capacidad y se rellena con el nuevo vino.

El Gran Reserva de Fondillón 1987 en todo su esplendor

El origen del fondillón está en la Huerta de Alicante, pero éstos desaparecieron en la década de los 70 del siglo pasado. Spain is different my friends. El maldito desarrollismo franquista terminó aplastando los parajes naturales de esta zona que comprendía buena parte de la provincia de Alicante acabando con cualquier atisbo de viña. Por suerte, un grupo de bodegas que se cuentan con los dedos de las dos manos decidieron que este patrimonio no se podía perder y comenzaron su recuperación en el interior de la provincia, en localidades como Monóvar, Pinoso y Sax, en las tierras del Vinalopó. Nuestro protagonista es fiel representante de este tipo de fondillón con menos color que los primigenios y menos rancio y dulce.

Fondillon

Este grandioso vino es además bien bonito: tiene un color yodado con irisaciones rojizo-cobrizas. En nariz domina el dulzor con aromas a pasas y a corteza de naranja, sensaciones muy parecidas a las de un cream. Seguimos olfateando y nos llegan notas de terrón de azúcar quemado, de almendras tostadas y de sal.

En la boca tiene una entrada punzante y dulce a la vez, con mucha presencia de naranja amarga. Es un vino más largo que un día sin pan, y posee un retrogusto increíble de puro yodo. Su final es agrio y aparecen toques de frutillos silvestres.

Y se preguntará el lector perspicaz ¿con qué demonios combino esta maravilla? Pues aparte de poder tomarlo solo como copa, si queremos unirlo a la comida va de cine en dos versiones, la de postre con chocolate puro o flan de huevo, o la de contraste con quesos intensos como La Peral asturiana.

Los entresijos del fondillón y su historia

Es un vino complicado de elaborar y que no reporta beneficios inminentes a los productores y, eso quieras que no, retrae a la hora de dedicarse a él. El clima es fundamental porque se necesita mucho calor que madure las uvas y un sol que caiga a plomo para asolearlas y dejarlas en un estado óptimo de pasificación. Y lo más importante es que esta uva sea Monastrell porque es de la única de la que se puede hacer fondillón, y éste sólo se puede elaborar en la zona de Alicante.

El fondillón es una bebida de los dioses y hace unos cuantos siglos era uno de los vinos preferidos por la nobleza y la realeza europeas, así como por los poetas. Y como hay cosas que nunca cambian, no digamos de los cardenales y obispos que daban buena cuenta del alicantino, como también hacía El Rey Sol, Luis XIV de Francia, que se ponía ciego de bizcochos mojados en fondillón bajo prescripción médica. Llegó a ser un vino con Denominación Real siendo de lo más chic durante el Renacimiento. Estuvo presente en el viaje en barco en el que los navegantes de la Armada Hispánica, el portugués Fernando de Magallanes, y el español, Juan Sebastián Elcano, dieron la vuelta al mundo en barco por primera vez en la Historia.

Y fue refugio de escritores que le hicieron grandes loas en muchas de sus obras y que suponemos que en su vida privada bien degustaban. Es el caso de Shakespeare (como amaba el bardo inglés nuestros vinos dulces y nuestros generosos) que en algunas de sus obras de teatro comenta los beneficios del fondillón, o de novelistas posteriores como Daniel Defoe, Dostoievski o Salgari.

Tras este repaso a una de las maravillas de la que los españoles podemos sentirnos muy orgullosos, dan ganas de tomarse una copita de nuestro protagonista que es el mejor de los fondillones que hemos probado hasta la fecha. El trabajo que están llevando a cabo en las Bodegas Salvador Poveda por la recuperación de este histórico vino es ejemplar, y desde aquí se lo agradecemos profundamente. Probadlo y ya nos diréis. El que lo dijo muy bien dicho fue Azorín que lo definió así:

“vino centenario, su sabor es dulce, sin empalago; por su densidad empaña el cristal; huele a vieja caoba”.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

Royal Tokaji 5 Puttonyos Aszú 2008, un dulce capricho húngaro

Posted in Vino Dulce, Vinos Internacionales with tags , , on 15/12/2014 by vinoysequedo

Coupage de Furmint, Hárslevelü y Moscatel amarilla del que el 60% es aszú, la uva botritizada. Envejecido durante dos años en barricas de roble húngaro. Vendimia manual.

Se acercan las Navidades y por este motivo nos hemos atrevido a proponeros una verdadera extravagancia vinícola para que os deleitéis en fechas tan señaladas probando algo distinto. Nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos aparcado por unos días los vinos patrios para adentrarnos en las procelosas aguas internacionales. Y lo hemos hecho gastando un poco más de lo que estamos acostumbrados en Vino y se Quedó puesto que todo el mundo debería poder permitirse un capricho navideño.

Somos de la opinión de que siempre es interesante probar un vino dulce de categoría para acompañar un aperitivo o el final de una comida o de una cena pausadas en compañía de personas sensibles que estén abiertas a nuevas experiencias sensoriales. El Royal Tokaji 5 Puttonyos Aszú 2008 nos trajo recuerdos del inolvidable Melis 2007, aquella maravilla insuperada que elaboraba la bodega Parés Baltà en el Penedès y que por desgracia parece que nunca más volverá a hacerse. Nuestro protagonista húngaro no puede tapar el enorme hueco dejado por éste pero se acerca bastante. Su hándicap es que nos resulta un pelín caro; lo adquirimos por 36,90 € en la tienda online de vinos Bodeboca.

Cata del Royal Tokaji 5 Puttonyos Aszú 2008

Antes de adentrarnos en la cata de este tokaji sería bueno saber qué es lo que nos estamos echando para el cuerpo. Y aunque suene un poco mal, no es más que un vino elaborado a partir de una buena cantidad de uvas en pleno proceso de descomposición. En eso consiste el estilo Aszú (uvas con botrytis) de creación de vinos dulces de esta región húngara fronteriza con Eslovaquia.

Royal Tokaji_Frost copy

La otra particularidad de estos históricos vinos son los grados o puttonyos, que son los que nos indican la cantidad de azúcar que atesoran. Estos grados tienen una escala de 3 a 6. Cuanto mayor es el número de puttonyos mayor calidad tendrá el vino y, como no, mayor agujero nos dejará en la cartera. Nuestro protagonista de hoy tiene 5 puttonyos, por lo que cuenta con 120 gramos de azúcar residual por litro de vino. Como diría King África: “¡Esto es una Bomba!” Y aunque la palabra nos saque una sonrisita tonta, puttony no era más que un capacho que se llenaba de uvas botritizadas que se introducía en un barril de vino seco para elaborar este tipo de vino.

El color del Royal Tokaji 5 Puttonyos 2008 es un precioso ámbar limpio y brillante y muy glicerinoso. En su fase olfativa muestra una amalgama de aromas que van desde manzana al horno y la cáscara de naranja hasta la miel y la mantequilla.

En boca es complejo y muy entretenido ya que nos va guiando por diferentes sabores: empieza dulce, sigue sutilmente amargo y termina ácido. Esta mezcla hace que nuestras papilas gustativas se pongan a bailar la polka de manera desenfrenada. En este proceso se nos muestran notas de albaricoque y de mermelada inglesa de naranja amarga que nos aporta un final seco y de acidez cítrica. Este tokaji es largo y con muy buen retrogusto.   

Recomendamos que lo degustéis a unos 10 grados como acompañamiento de un foie, de tostadas con paté de oca o de queso Comté. Para los más echaos pa’lante nada mejor que un maridaje de contrastes con queso Stilton.

Este vino dulce se produce en la bodega Royal Tokaji, compañía de capital británico dirigida por el historiador y escritor inglés Hugh Johnson. En 1990 se hicieron con viñedos privatizados por el gobierno húngaro tras la caída del telón de acero y comenzaron a elaborar vinos al estilo tradicional de la primera región vinícola que se clasificó en el Viejo Continente, y por ende en el mundo. Y es que el tokaji al estilo aszú existe desde mediados del siglo XVII.

En un futuro próximo tenemos la intención de hablaros de otra maravilla vinícola histórica, en este caso española, que nos ha dejado alucinados. Pero eso ya será en 2015. Mientras tanto, desde Vino y se Quedó os deseamos que tengáis unas Felices Fiestas regadas con vino.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

   

 

 

Bodegas Rey Fernando de Castilla, el templo de los caprichos jerezanos

Posted in Blogueros de viaje, Curiosidades enológicas, D.O. Jerez-Xèrés-Sherry, Donde paladear buen vino, Vino Dulce with tags on 09/05/2014 by vinoysequedo

Tal vez sea Tío Pepe, renacido recientemente en la Puerta del Sol, el hijo más famoso de la ciudad y, su creador, Manuel María González Gordon, “Papá sherry”, pero buscando nuestro destino en Jerez de la Frontera, Moraíto ChicoCiudad Europea del Vino 2014, nos encontramos de manera inesperada con la casa de otro “chico grande” que nos recordó que esta hermosa ciudad también es la cuna del flamenco. Lástima no haber estado hace unos años en este rincón gaditano para haber escuchado a Moraíto en directo.

No obstante, tuvimos una cita en la Calle Jardinillo 7. Desde la acera nadie puede imaginarse qué tesoros guardan los muros de esta callejuela situada en el casco antiguo de Jerez. Aunque de manera menos notable que hace un siglo todavía percibimos el perfume del sherry que impregna esta ciudad. Si esas piedras pudieran hablar y contaran sus secretos, de cuantas maravillas nos enteraríamos. Era Lunes Santo, y todo Jerez estaba pendiente de sus procesiones cuando Fernando Romero, responsable del mercado nacional de las bodegas Fernando de Castilla, hasta arriba de trabajo acumulado, hizo un hueco en su apretada agenda a Vino y se Quedó.

Entrando en la “sala” de botas que compró el noruego Jan Pettersen hace 15 años pudimos hacernos una idea de la historia que guarda esta bodega que hoy cuenta con solo una plantilla de seis trabajadores. Ante nuestros ojos desfilaban botas de varios tamaños y edades. Entre ellas algunas llevan el nombre del Equipo Navazos. MapaMediante un “mapa” dibujado en una bota Fernando nos refrescó las diferencias entre los distintos vinos generosos y nos reveló algunas curiosidades que nos gustaría compartir con vosotros. Sigue leyendo

Un paseo por Bodegas Pedro Romero descubriendo el marco de Jerez

Posted in Blogueros de viaje, D.O. Jerez-Xèrés-Sherry, D.O. Manzanilla Sanlúcar de Barrameda, Vino Dulce with tags , , on 29/11/2012 by vinoysequedo

Hace pocas fechas tuvimos el placer de realizar un viaje recorriendo la provincia de Cádiz casi en su totalidad, pudiendo disfrutar largamente de sus preciosas sierras y playas, de sus variados parques naturales, y de sus tranquilos y cuidados pueblos y ciudades. Hubo alguna excepción un tanto desagradable pero a grandes rasgos todo resultó muy placentero. Contemplamos con sumo agrado el cuidado y mimo con el que los vecinos de los Pueblos Blancos conservan su bello patrimonio arquitectónico y natural; nos extasiamos recorriendo a pie los lugares más recónditos y bellos de los parques naturales de la Sierra de Grazalema y de Los Alcornocales; y nos dejamos seducir por el cariño y la hospitalidad de las gentes de Cádiz, de Sanlúcar de Barrameda, de Ronda (provincia de Málaga), de la Bahía de Cádiz, y de toda la franja que va desde Conil de la Frontera hasta Tarifa.

Sigue leyendo