Archive for the > 20€ Category

El Cadastro 2011, el mejor vino de Arlanza

Posted in > 20€, D.O. Arlanza, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos, Vinos de autor, Vinos Nacionales with tags , , , , , on 28/01/2016 by vinoysequedo

Coupage de 95% Tempranillo y 5% de Garnacha. Viñas viejas de entre 50 y 100 años plantadas a unos 1.000 m. sobre el nivel del mar en suelos pobres de cascajos, cantos rodados y sílice. Viticultura ecológica certificada. Vendimia manual. Crianza de 19 meses en barrica de roble francés. 

Tras un período de tiempo sin asomarnos por aquí comenzamos 2016 con un grandioso vino para empezar el año con muy buen pie. Se trata de un vino ejemplar que todo buen aficionado debe probar alguna vez en su vida. Y encima nos sirve como excusa para que en Vino y se Quedó debute una nueva denominación de origen, la D.O. Arlanza, esa pequeña zona que se extiende entre las provincias de Burgos y Palencia y que hasta este momento no nos había convencido por sus rudos y verdosos vinos.

Nuestro protagonista es todo lo contrario, un vino maravilloso que amalgama en su interior todo lo bueno y deseable que tiene que tener esta bebida fermentada para hacer las delicias de los que la prueban. Y es que este gran tinto ha sido creado por el vitivinicultor del que ya os hemos hablado en dos ocasiones anteriores al presentar el Emilio Valerio 2011 elaborado en Navarra para la bodega Laderas de Montejurra y dos vinos que hace en La Rioja. Se trata del francés oriundo de Cognac y afincado en España, Olivier Rivière, que para nosotros es uno de los mejores vitivinicultores del panorama vinícola español. En esos dos posts podéis encontrar un acercamiento a su biografía.   

El Cadastro 2011, palabras mayores 

En el título de este artículo decimos que este tinto es “el mejor vino de Arlanza”, al menos que hayamos probado hasta el momento, y no sólo pensamos eso, si no que se encuentra entre los mejores vinos de España, y no queremos ir más allá para que nadie se lleve las manos a la cabeza ya que muchos “entendidos” no aguantan que nos podamos comparar a países que venden muy bien la moto pero que no hacen mejores vinos que nosotros.

Cadastro 2011

El Cadastro 2011 proviene de un viñedo en propiedad que Olivier posee en la localidad burgalesa de Covarrubias. Es de un color granate oscuro de capa tan alta que es opaca. En nariz nos deja unos intensos recuerdos de monte bajo y de notas especiadas y una presencia divina de regaliz en su versión más palulú.

Hasta el momento nos ha dejado muy buenas sensaciones pero en la boca es el no va más. Es tan aterciopelado que es la delicadeza hecha vino. Aunque pueda extrañar la dicotomía, es delicado e intenso a la vez porque su entrada es un pelín áspera pero rápidamente sus magníficos taninos sedosos le dan la vuelta al marcador. Su acidez está muy bien integrada, lo que lo hace muy jugoso y divertido. Es pura fruta muy fresca con un ligero amargor final. Cuenta con poca longitud pero con una gran persistencia.

En resumidas cuentas, es todo un señor vino que tiene un único problema: con una sola botella no tienes nada que hacer porque te engancha de tal modo que no puedes dejar de beberlo. Solo está genial, pero si le sumas unos pimientos del piquillo en tempura, un foie templado, jamón ibérico, lechazo o cochinillo, e incluso pescados como trucha y lubina, alucinarás aún más. En Madrid hemos visto que aún hay botellas de la añada 2011 aunque la 2012 ya está en el mercado y sigue siendo buenísima aunque más floral.

Puede que los críticos que sólo se fijan en datos y no en sensaciones digan que sus 15% de volumen alcohólico le impiden ser redondo, pero desde Vino y se Quedó nos ciscamos en esos pedantes y proclamamos a los cuatro vientos que El Cadastro 2011 es la leche, y si alguno de esos críticos afrancesados no está de acuerdo, que elija arma y padrino y nos veremos al amanecer. Hemos dicho.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Gran Reserva de Fondillón 1987, un vino que hay que probar antes de morir

Posted in > 20€, Curiosidades enológicas, D.O. Alicante, Vino Dulce with tags , , , on 30/07/2015 by vinoysequedo

100% Monastrell. Envejecido durante 21 años en toneles de roble por Salvador Poveda en sus bodegas de Monóvar. Botella nº 33 de las 4.000 que se embotellaron en el año 2008. 

Hoy queremos hablaros de una de esas joyas con la que contamos en España y que como pasa en demasiadas ocasiones es muy poco conocida, incluso entre las personas que se dedican a este mágico mundo del vino. Estamos hablando del fondillón, también conocido como Alicante. Es uno de los cinco únicos vinos en el mundo con nombre propio y el que primero lo consiguió, y ha sido declarado por la Unión Europea como uno de los vinos de lujo europeos. ¿A que no teníais ni idea? Reconocedlo, no pasa nada, a nosotros nos ocurrió lo mismo hasta que un día cayó en nuestras manos esta gloriosa botella y, entonces, vimos el cielo.

Se trata de un vino dulce que se elabora con uvas Monastrell sobremaduradas y que posteriormente se pasifican al sol durante quince días. Después se fermentan con el hollejo entre veinte y treinta días. Al finalizar la fermentación se procede al descube e introducción del vino en toneles de roble de entre 500 y 800 litros. Si es de gran calidad se rellenará el tonel entero, de lo contrario, servirá para ir rellenando los toneles tras las sacas. Aunque pueda parecerlo, el fondillón no sigue en su envejecimiento el sistema de criaderas y soleras propios de los vinos generosos, sino que en el mismo barril se efectúa una saca de aproximadamente un tercio de su capacidad y se rellena con el nuevo vino.

El Gran Reserva de Fondillón 1987 en todo su esplendor

El origen del fondillón está en la Huerta de Alicante, pero éstos desaparecieron en la década de los 70 del siglo pasado. Spain is different my friends. El maldito desarrollismo franquista terminó aplastando los parajes naturales de esta zona que comprendía buena parte de la provincia de Alicante acabando con cualquier atisbo de viña. Por suerte, un grupo de bodegas que se cuentan con los dedos de las dos manos decidieron que este patrimonio no se podía perder y comenzaron su recuperación en el interior de la provincia, en localidades como Monóvar, Pinoso y Sax, en las tierras del Vinalopó. Nuestro protagonista es fiel representante de este tipo de fondillón con menos color que los primigenios y menos rancio y dulce.

Fondillon

Este grandioso vino es además bien bonito: tiene un color yodado con irisaciones rojizo-cobrizas. En nariz domina el dulzor con aromas a pasas y a corteza de naranja, sensaciones muy parecidas a las de un cream. Seguimos olfateando y nos llegan notas de terrón de azúcar quemado, de almendras tostadas y de sal.

En la boca tiene una entrada punzante y dulce a la vez, con mucha presencia de naranja amarga. Es un vino más largo que un día sin pan, y posee un retrogusto increíble de puro yodo. Su final es agrio y aparecen toques de frutillos silvestres.

Y se preguntará el lector perspicaz ¿con qué demonios combino esta maravilla? Pues aparte de poder tomarlo solo como copa, si queremos unirlo a la comida va de cine en dos versiones, la de postre con chocolate puro o flan de huevo, o la de contraste con quesos intensos como La Peral asturiana.

Los entresijos del fondillón y su historia

Es un vino complicado de elaborar y que no reporta beneficios inminentes a los productores y, eso quieras que no, retrae a la hora de dedicarse a él. El clima es fundamental porque se necesita mucho calor que madure las uvas y un sol que caiga a plomo para asolearlas y dejarlas en un estado óptimo de pasificación. Y lo más importante es que esta uva sea Monastrell porque es de la única de la que se puede hacer fondillón, y éste sólo se puede elaborar en la zona de Alicante.

El fondillón es una bebida de los dioses y hace unos cuantos siglos era uno de los vinos preferidos por la nobleza y la realeza europeas, así como por los poetas. Y como hay cosas que nunca cambian, no digamos de los cardenales y obispos que daban buena cuenta del alicantino, como también hacía El Rey Sol, Luis XIV de Francia, que se ponía ciego de bizcochos mojados en fondillón bajo prescripción médica. Llegó a ser un vino con Denominación Real siendo de lo más chic durante el Renacimiento. Estuvo presente en el viaje en barco en el que los navegantes de la Armada Hispánica, el portugués Fernando de Magallanes, y el español, Juan Sebastián Elcano, dieron la vuelta al mundo en barco por primera vez en la Historia.

Y fue refugio de escritores que le hicieron grandes loas en muchas de sus obras y que suponemos que en su vida privada bien degustaban. Es el caso de Shakespeare (como amaba el bardo inglés nuestros vinos dulces y nuestros generosos) que en algunas de sus obras de teatro comenta los beneficios del fondillón, o de novelistas posteriores como Daniel Defoe, Dostoievski o Salgari.

Tras este repaso a una de las maravillas de la que los españoles podemos sentirnos muy orgullosos, dan ganas de tomarse una copita de nuestro protagonista que es el mejor de los fondillones que hemos probado hasta la fecha. El trabajo que están llevando a cabo en las Bodegas Salvador Poveda por la recuperación de este histórico vino es ejemplar, y desde aquí se lo agradecemos profundamente. Probadlo y ya nos diréis. El que lo dijo muy bien dicho fue Azorín que lo definió así:

“vino centenario, su sabor es dulce, sin empalago; por su densidad empaña el cristal; huele a vieja caoba”.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

Dominio del Urogallo Cadario 2012, un vino por el que valdría la pena matar

Posted in > 20€, Sin denominación, Tinto crianza, Vinos Naturales with tags , , , , on 19/06/2015 by vinoysequedo

Coupage 50% Mencía y 50% Verdejo Tinto. 100% despalillado. Fermentación alcohólica en fudres de castaño. Crianza de 13 a 15 meses en barricas usadas de roble francés de 225 litros. Vino natural. Viticultura biodinámica.

Los miembros de Vino y se Quedó somos como “la burra al trigo” o el cartero que, según la película, siempre llama dos veces. Cuando algún vino nos gusta en demasía nos gusta revisitar “el lugar del crimen” con el afán de descubrir nuevos tesoros escondidos. Eso nos ha pasado con personas como Nicolás Marcos y Fran Asencio de la bodega Dominio del Urogallo, de los que ya os hablamos aquí en abril de 2013.

Los vinos de esta singular bodega de Cangas del Narcea son una prolongación de la personalidad de Nico, un tipo en apariencia duro pero blandito por dentro, cuyo origen se encuentra en Toro y que aparte de formar parte de la cuarta generación familiar de viticultores y bodegueros aprendió el oficio criado a los pechos del legendario maestro del Ródano, Alain Graillot. El zamorano decidió un buen día liarse la manta, suponemos que zamorana, a la cabeza, y apostarlo todo a la difícil tarea de elaborar vinos de calidad en Asturias. Por sus santas narices se empeñó en crear algo distinto en nuestra querida piel de toro. Y a fe que lo consiguió.

Su Dominio del Urogallo Cadario 2012 proviene de una parcela de terreno pizarroso y de antracita con orientación noreste donde la humedad y las nieblas continuas complican la viticultura. Como todos los viñedos de nuestros protagonistas, esta viña se cuida con mucho trabajo biodinámico. Para que os hagáis una idea, estas plantas toman más infusiones naturales que un concejal de Podemos. No se le añade nada al vino, no está filtrado ni clarificado.
Cadario_2012

Este sensacional tinto posee un color rojo granate con ribete púrpura que lo hace muy atractivo para ser bebido. Es de capa media y cuenta con una lágrima más gorda que las de Bustamante. En la nariz es sota, caballo y rey, pero no por ello menos embriagador. El bosque septentrional, pleno de aromas balsámicos de monte bajo, se encuentra encerrado en la botella como un geniecillo guasón que nos presenta esa simpleza para sorprendernos hasta el éxtasis cuando nos llevamos esta maravilla líquida a la boca. Aquí nos gana de manera irremediable para la causa. No nos queda otra que postrarnos ante él y rendirnos a su magneficencia.

Es en esta fase gustativa donde el Dominio del Urogallo Cadario 2012 se convierte en un vino top, como diría ese portugués de cuyo nombre no queremos acordarnos. Es un vino muy complejo en boca por la gran cantidad de matices que atesora. Tiene una entrada directa y amarga con recuerdos de arándanos negros (cassis), plátanos e higos verdes y final de chocolate muy negro. Además percibimos una cierta aspereza placentera como al degustar un zumo de aronias.

Es un vino muy redondo, sin aristas, con la madera justa y sin sensaciones de establo como muchos de esos vinos que nos venden como naturales y no son más que vinos sucios. En resumen, podríamos decir que las notas que no aparecen en nariz se despliegan en la boca. Es un vino ancho y muy fresco.

Dos recomendaciones muy importantes. La primera es que si podéis os toméis este vinazo en día fruto para percibir todas sus peculiaridades. La segunda es que lo acompañéis de solomillo de ternera asturiana, la mejor carne de ternera del mundo. También le va muy bien a un platito de cecina auténtica leonesa. Y si los bolsillos están más tiesos que la mojama, con un solomillo de cerdo a la mostaza antigua.

Ardemos en deseos de perdernos un día por los dominios del urogallo poniendo en peligro nuestras osamentas “escalando” en viñedos que necesitarían sherpas, con la voz de Nico de fondo profiendo sus célebres frases: “¡Te voy a engrasar!” o “¡Farsantes!”. No vemos el momento.  

Salud y buenos vinos, amigos.

 

Demencia 2008 y Pyjama 2012, las dos caras de una misma moneda

Posted in > 20€, 10€ - 12,99€, Catas y Eventos, D.O. Bierzo, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos with tags , , on 11/02/2015 by vinoysequedo

Demencia 2008: 100% Mencía. Crianza de 13 meses en barricas de roble francés, los primeros 6 el vino reposó sobre sus propias lías sometido a frecuentes battonages. Producción de 6.336 botellas. Precio aprox: 30 €.

Pyjama 2012: 100% Mencía. Crianza de 5 meses en barricas de roble francés de segundo y tercer año con presencia de lías finas y tres trasiegos con leve aireación. Producción de 6.700 botellas. Precio aprox: 12 €.

Pyjama2012_Demencia2008

La vida está llena de casualidades, de esas que pondrían en estado de absoluta excitación al bueno de Iker Jiménez, aunque como ya sabrá el lector más perspicaz las casualidades no existen. Muchos os preguntaréis, y con razón, a que viene esta disertación para comenzar un artículo sobre estos dos estupendos vinos bercianos. Pues mucho, ya que hace unos días habíamos decidido realizar este post y estábamos preparándolo cuando nos llegó una invitación para asistir a una cata impartida por Nacho León, el creador de ambos vinos, en Bodegabierta, y nos quedamos de piedra. Anda que no hay vinos en este país como para que se diera tan afortunada sincronía. Ya no había más narices que presentaros los vinos y a su creador.

Y no nos decepcionó el buen rato que pasamos junto al vitivinicultor, que no enólogo, berciano. León habló de sus criaturas con medido orgullo de padre y con una humildad hacia las opiniones ajenas que nos hizo ver con sorpresa que sigue habiendo alquimistas del vino que amansan el ego y no se creen los inventores de tan maravilloso brebaje. Por lo general, los vinos son el reflejo de la personalidad de quien los elabora. Conociendo a Nacho no es casualidad que nos gusten tanto sus vinos.

A la “cata” y captura de los vinos dementes

Vamos al tema, que seguro que es lo que estáis esperando desde hace un buen rato. Os vamos a desgranar pormenorizadamente las características de ambos vinos para que tengáis claro lo que os vais a encontrar cuando los bebáis. Se nota que ambos vinos están hechos por las mismas manos pero son notablemente diferentes en cuanto a intensidad y matices y, en este caso y sin que sirva de precedente, eso se percibe en el precio de ambos. Son vinos complementarios siempre que tomemos en primer lugar el Pyjama y después el Demencia. Vamos a por ellos.

Demencia 2008, sublime reto para tomar con paciencia

Estamos ante un vino muy poderoso y lleno de matices que debe ser tomado con calma para que se vaya acostumbrando a nosotros y coja la suficiente confianza como para abrirse a medida que pasa el tiempo y así entregarnos todos sus secretos.

Posee un color granate intenso y una opacidad a prueba de bombas. Cuenta con una preciosa lágrima de las que gusta observar en la copa. Su potencial alcohólico se muestra a través de una importante presencia glicérica.

DeMencia2008Su nariz es muy profunda y en ella sentimos en todo su esplendor sólo una parte de las peculiaridades de la variedad a la que nos enfrentamos, ya que percibimos la presencia de fruta roja madura seguida de una gran intensidad balsámica aunque no da las notas florales aparejadas con esta uva. Al final de la fase olfativa apreciamos agradables aromas terciarios aportados por las barricas de calidad que van desde la vainilla y el coco hasta el chocolate puro.

En boca tiene una entrada directa, muy potente, pleno de carnosidad y rebeldía. Su paso es largo, fresco y vivaz. Los taninos son muy notables, recordándonos que estamos ante un vino con mucho cuerpo y personalidad sólo apto para paladares entrenados. Regresan los matices que ya descubrimos en la fase olfativa predominando unas espectaculares grosellas y un persistente final láctico que provocan el extásis. Es un vino áspero pero adictivo, de esos que ponen la lengua gorda y el ánimo tocando las nubes.

Desde Vino y se Quedó recomendamos que lo acompañéis de comidas fuertes como estofados o guisos, así como con asados de cordero o cochinillo, o carnes rojas a la brasa.

Pyjama 2012, el jovial hermano de trago largo

Este vino recoge lo mejor de la tradición del Bierzo, como hace su hermano mayor, pero enfocado a beberlo de manera más rápida disfrutando de la compañía de buena gente descorchando sin parar y gozando de momentos de unión y diversión. Es un vino para todos los públicos.
Pyjama12

Tiene un color granate intenso y borde violáceo de capa alta, que dibuja una bonita lágrima. En nariz es muy floral y nos da intensas notas de aliño de encurtidos y laurel y frutos silvestres. La madera está presente pero sin molestar. Se trata de un tinto muy fresco.

En la boca es muy potente, se nota mucho la presencia alcohólica, y cuenta con una acidez marcada aunque muy bien integrada. Sentimos matices amargos y un punto astringentes. Podríamos decir que es un Mencía de libro que nos recuerda más a los tintos de la zona de la Ribeira Sacra que a los del Bierzo. Con unos callos o una fabada irá de muerte.

Nos ha gustado la filosofía que impregna el trabajo de Demencia de Autor. Se han puesto como meta realizar vinos de pequeña producción muy cuidados, respetando con rigor todas las fases, desde el viñedo hasta la bodega, para elaborar vinos que siguen la tradición vinícola del Bierzo aunque dotados de un toque contemporáneo adaptado a los nuevos tiempos. Vinos de autor que han hecho las paces con la naturaleza y que nos aportan felicidad a los que los bebemos.

Y nos gusta que esa felicidad nos la procuren vinos sostenibles con el medio ambiente rural y realizados sin apenas recursos materiales, con producciones muy pequeñas, y todo ello sin renunciar a la modernidad y al contacto directo con los consumidores de manera presencial en las catas y a través de las redes sociales. Y también nos gusta que Nacho León y su equipo hagan gala de buen humor a la hora de nombrar a sus vinos y jueguen con el lenguaje. En eso nos reconocemos en ellos.

Desde aquí les deseamos mucha suerte y que esta bendita locura les dure mucho tiempo porque el vino sin pasión es coca-cola.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

Royal Tokaji 5 Puttonyos Aszú 2008, un dulce capricho húngaro

Posted in > 20€, Vino Dulce, Vinos Internacionales with tags , , on 15/12/2014 by vinoysequedo

Coupage de Furmint, Hárslevelü y Moscatel amarilla del que el 60% es aszú, la uva botritizada. Envejecido durante dos años en barricas de roble húngaro. Vendimia manual.

Se acercan las Navidades y por este motivo nos hemos atrevido a proponeros una verdadera extravagancia vinícola para que os deleitéis en fechas tan señaladas probando algo distinto. Nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos aparcado por unos días los vinos patrios para adentrarnos en las procelosas aguas internacionales. Y lo hemos hecho gastando un poco más de lo que estamos acostumbrados en Vino y se Quedó puesto que todo el mundo debería poder permitirse un capricho navideño.

Somos de la opinión de que siempre es interesante probar un vino dulce de categoría para acompañar un aperitivo o el final de una comida o de una cena pausadas en compañía de personas sensibles que estén abiertas a nuevas experiencias sensoriales. El Royal Tokaji 5 Puttonyos Aszú 2008 nos trajo recuerdos del inolvidable Melis 2007, aquella maravilla insuperada que elaboraba la bodega Parés Baltà en el Penedès y que por desgracia parece que nunca más volverá a hacerse. Nuestro protagonista húngaro no puede tapar el enorme hueco dejado por éste pero se acerca bastante. Su hándicap es que nos resulta un pelín caro; lo adquirimos por 36,90 € en la tienda online de vinos Bodeboca.

Cata del Royal Tokaji 5 Puttonyos Aszú 2008

Antes de adentrarnos en la cata de este tokaji sería bueno saber qué es lo que nos estamos echando para el cuerpo. Y aunque suene un poco mal, no es más que un vino elaborado a partir de una buena cantidad de uvas en pleno proceso de descomposición. En eso consiste el estilo Aszú (uvas con botrytis) de creación de vinos dulces de esta región húngara fronteriza con Eslovaquia.

Royal Tokaji_Frost copy

La otra particularidad de estos históricos vinos son los grados o puttonyos, que son los que nos indican la cantidad de azúcar que atesoran. Estos grados tienen una escala de 3 a 6. Cuanto mayor es el número de puttonyos mayor calidad tendrá el vino y, como no, mayor agujero nos dejará en la cartera. Nuestro protagonista de hoy tiene 5 puttonyos, por lo que cuenta con 120 gramos de azúcar residual por litro de vino. Como diría King África: “¡Esto es una Bomba!” Y aunque la palabra nos saque una sonrisita tonta, puttony no era más que un capacho que se llenaba de uvas botritizadas que se introducía en un barril de vino seco para elaborar este tipo de vino.

El color del Royal Tokaji 5 Puttonyos 2008 es un precioso ámbar limpio y brillante y muy glicerinoso. En su fase olfativa muestra una amalgama de aromas que van desde manzana al horno y la cáscara de naranja hasta la miel y la mantequilla.

En boca es complejo y muy entretenido ya que nos va guiando por diferentes sabores: empieza dulce, sigue sutilmente amargo y termina ácido. Esta mezcla hace que nuestras papilas gustativas se pongan a bailar la polka de manera desenfrenada. En este proceso se nos muestran notas de albaricoque y de mermelada inglesa de naranja amarga que nos aporta un final seco y de acidez cítrica. Este tokaji es largo y con muy buen retrogusto.   

Recomendamos que lo degustéis a unos 10 grados como acompañamiento de un foie, de tostadas con paté de oca o de queso Comté. Para los más echaos pa’lante nada mejor que un maridaje de contrastes con queso Stilton.

Este vino dulce se produce en la bodega Royal Tokaji, compañía de capital británico dirigida por el historiador y escritor inglés Hugh Johnson. En 1990 se hicieron con viñedos privatizados por el gobierno húngaro tras la caída del telón de acero y comenzaron a elaborar vinos al estilo tradicional de la primera región vinícola que se clasificó en el Viejo Continente, y por ende en el mundo. Y es que el tokaji al estilo aszú existe desde mediados del siglo XVII.

En un futuro próximo tenemos la intención de hablaros de otra maravilla vinícola histórica, en este caso española, que nos ha dejado alucinados. Pero eso ya será en 2015. Mientras tanto, desde Vino y se Quedó os deseamos que tengáis unas Felices Fiestas regadas con vino.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

   

 

 

Las Gravas 2010, un vino para arreglar el mundo

Posted in > 20€, D.O. Jumilla, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos, Vinos Nacionales with tags , , , on 04/12/2014 by vinoysequedo

Coupage de 70% Monastrell, 20% Syrah y 10% Garnacha. Envejecido durante 18 meses en fudres. Ensamblaje de las variedades tras la crianza. Viñedos plantados a 760 metros de altura sobre suelos pedregosos. 

Hace unos días tuvimos la fortuna de probar el magnífico Las Gravas 2010 y en seguida vimos claro que sería el candidato perfecto para nuestro siguiente post. Y también que Propiedad Vitícola Casa Castillo, lugar en el que se elabora, sería la bodega del mes de diciembre en Vino y se Quedó puesto que nos había impresionado el trabajo que allí desarrollan y que para nuestra humilde opinión coloca a esta bodega en el top de los vinos de la D.O. Jumilla.

Nuestro protagonista está muy bien valorado en puntos por la crítica más influyente del universo vino, razón por la que teníamos cierto resquemor ante lo que nos íbamos a encontrar ya que en numerosas ocasiones hemos disentido de manera radical con los compañeros parkerianos y sus gustos vinícolas. Pero en esta ocasión estamos de acuerdo: Las Gravas 2010 es un vinazo de cojones.

Adentrándonos en un Jumilla muy destacado

Sí, amigos, este es un vino que nos ha atrapado desde el primer momento porque cuenta con una elegancia y una finura que es difícil de encontrar en la zona en la que se produce debido a que el clima murciano determina una maduración de las uvas que conducen a vinos con mucha potencia de fruta madura. En este caso también encontramos esos toques maduros de la Monastrell pero muy bien compensados con la frescura que le aporta la Garnacha. Esto nos lleva a un vino que es toda una delicia nada cargante ni empalagosa.

Las Gravas 2010 viste un color picota con ribetes granates de capa media-alta. En la nariz es pura fruta, como coger un racimo de uva en su punto de vendimia. Es balsámico, elegante, fino. En él se expresa a la perfección el terruño: huele a campo, a tierra. Además percibimos notas de hoja de tabaco. Es un vino logradísimo, con la madera justa para no enmascarar a la fruta. Es muy equilibrado, con su acidez, su alcohol y todo lo demás en su sitio. Nos dio pereza destriparlo para tomar nota de la cata porque beberlo era un disfrute total.

DSC_0240 copy

En la boca tiene una entrada ácida y algo amarga pero muy agradable. Sentimos pura fruta donde destacan la grosella y los arándanos. Es carnoso y tiene largura y persistencia. El final es algo secante, y unido a todas las características descritas nos lleva a desear que la botella no se acabe jamás. Es un vino de los que sueltan la lengua y nos hacen mejores personas durante un rato. Es un vino de amor y amistad que nos hará sentir que podemos cambiar el mundo de manera dialéctica por unos 22 €. Nosotros nos hicimos con una botella en la tienda online de vinos Bodeboca.

Recomendamos que combinéis este gran vino con carnes rojas a la brasa así como con cordero asado y arroces, aunque está tan bueno que en solitario como copa tras la cena sigue siendo una maravilla.

La historia de Casa Castillo comienza allá por 1941 cuando José Sánchez-Cerezo adquirió la finca situada muy cerca de la localidad de Jumilla para desarrollar una explotación de romero del monte. En los terrenos comprados se hallaba una bodega construida por los franceses a finales del siglo XIX. En 1985, Nemesio Vicente y su hijo José María, componentes de la siguiente generación de la familia, se hacen cargo de las tierras y comienzan a plantar viña y a recuperar viejos viñedos. En 1991, José María Vicente se convierte en el propietario y lanza su primer vino en 1993.

El lugar en el que se localiza la bodega y sus viñedos es una maravilla natural situada en el altiplano de Jumilla, en plena Sierra del Molar. Ésta le aporta el frío necesario para evitar la sobremaduración de las uvas y hace que Las Gravas 2010 sea más fresco aunque sin renunciar a notas golosas.

Nos ha gustado el proyecto de José María Vicente y la originalidad de su vino que le hacen destacar en su zona y convertirse para Vino y se Quedó en el Jumilla más original que hemos probado hasta la fecha. Es distinto a los demás vinos de la zona, y eso es muy bueno porque de esta manera podremos disfrutar de varias tipologías vinícolas en esta pequeña zona del sureste de España que tanto nos gusta.

Salud y buenos vinos, amigos.

Baboso Negro 2012 y Marmajuelo 2013, una vuelta a los Orígenes

Posted in > 20€, Blanco crianza en barrica, D.O. Ycoden Daute Isora, Tinto crianza, Vino Blanco, Vino Tinto with tags , , , on 01/10/2014 by vinoysequedo

100% Marmajuelo. Crianza de 7 meses con sus propias lías en barricas de roble francés de 228 litros. Producción de 800 botellas.

100% Baboso Negro. Elaborado con un 30% de raspón. Crianza de 12 meses en barricas de roble francés de 228 litros y guarda de 6 meses en botella. Producción de 1.513 botellas.

Nuestros lectores más fieles recordarán que hace unas semanas ya viajamos virtualmente a las Islas Canarias. Hoy volvemos a dirigir la mirada hacía Tenerife, isla que cuenta en su haber con nada menos que cinco denominaciones de origen. Mientras la mayoría del vino tinerfeño, como el que ya os presentamos aquí, está elaborado con las variedades Listán Blanco y Listán Negro, el resto está compuesto de toda una amalgama de uvas con nombres difíciles de pronunciar que daría para confeccionar una tesis doctoral. Con un poco de investigación seguramente descubriríamos muchas equivalencias en variedades más conocidas.

Al contrario que en la Península, en el Archipiélago Canario nunca arrasó la filoxera, por lo que aún en nuestros días nos encontramos muchas cepas con pie franco, una situación inimitable. Los diferentes microclimas, la influencia del Atlántico, y los suelos compuestos de cenizas y rocas volcánicas nos proporcionan vinos destacables que hasta ahora han sido los grandes desconocidos del mapa de la viniviticultura española. Os invitamos a descubrirlos con nosotros.

20051112_0062

Con la de D.O. Ycoden-Daute-Isora no solo debuta una nueva denominación en Vino y se Quedó. También os queremos hablar de dos variedades un tanto desconocidas y delicadas, la Baboso Negro y la Marmajuelo. La primera, también conocida como Albarín Negro o Bruñal, parece tener su origen en Portugal. La Marmajuelo o Bermejuela, cuyo origen se explica en una mutación de la Bermejuela Rosada, es autóctona de Canarias. Situada en el noreste de Tenerife, la denominación recibe su nombre de los dos reinos de la época guanche, Ycoden y Daute, así como de los dominios de la princesa Isora, que según la leyenda habría dado nombre a la comarca. Ignios Marmajuelo BabosoBajo la dirección de Borja Pérez González nació, hace tan solo tres años, el proyecto Ignios Orígenes, cuando el joven aprovechó la oportunidad de comprar unas viñas de Marmajuelo y Baboso Negro. Siguiendo durante años la tradición familiar hoy en día apuesta por la producción integrada, trabajando con un mínimo de sulfuroso. Los vinos de producción minúscula provienen de su finca La Vizcondesa, unas viñas de aproximadamente quince años de edad asentadas sobre suelos franco arcillosos a unos 450 metros sobre el nivel del mar. Ignios rinde homenaje al paisaje único de Canarias; igneous rocks en inglés significa roca volcánica, y ésta misma ilustra las atractivas etiquetas diseñadas por el hermano de Borja.

El Marmajuelo ilumina la copa con un dorado precioso, es limpio y brillante. En nariz es más bien tímido; al rato percibimos notas frescas, algo de pera y miel de naranja. Gracias al trabajo sobre lías, en boca encontramos un vino muy complejo, mantecoso y muy sabroso, pero sin llegar a cansar el paladar. Destacan notas de níspero, y su final salino deja un amargor amable que contrarresta la carga frutal. Sin duda, es un blanco para tomárselo con calma. Este vino acompañará a la perfección un pescado al horno.

Ignios OrigenesMientras el Marmajuelo nos llamó la atención el Baboso Negro realmente nos llegó a sorprender. Cuando lo servimos apreciamos un color rubí con reflejos de color teja que hace parecer a este vino traslúcido más viejo de lo que es. En nariz es muy expresivo, predominando los balsámicos. Además, notamos recuerdos de clavo y de flores marchitas así como un punto licoroso.

Pero la verdadera sorpresa llega en la boca con una entrada muy viva que nos deja una primera sensación de sal y limón que nos recuerda a un margarita. Esa acidez cítrica nos anestesia la lengua y con cada sorbo nos pide más brebaje. Es un tinto fresco y complejo que revela sensaciones diferentes con cada copa que gozamos. Este maravilloso vino formará una pareja perfecta con platos de todo tipo. Nosotros lo tomamos con un jugoso solomillo de cerdo con miel, mostaza y romero al horno, que le iba como anillo al dedo.

Aunque apetezca mucho una escapada a las Islas Afortunadas no hace falta desplazarnos hasta allí para probar estos dos vinazos. Se pueden pedir en la tienda online de vinos Bodeboca. Costará lo suyo guardar alguna botella, pero seguro que valdrá la pena.

Salud y buenos vinos, amigos.