Archive for the 10€ – 12,99€ Category

Forlong Blanco 2014, natural y del Puerto de Santa María

Posted in 10€ - 12,99€, Sin denominación, Vino Blanco, Vinos, Vinos Naturales with tags , , , on 17/03/2015 by vinoysequedo

Coupage de 85% de Palomino y 15% de Pedro Ximénez de vendimia temprana. Fermentación por separado de ambas variedades a muy baja temperatura. Elaborado de forma artesanal a partir de uvas de cultivo ecológico certificado del pago del Cercado, alias de el Forlón. Botella 643 de una producción limitada a unas 3.800 botellas.

Ya teníamos ganas de volver a traer por aquí un vino blanco que nos sedujera y nos dejara satisfechos de principio a fin. Últimamente nos han aburrido la gran mayoría de blancos que hemos degustado, e incluso nos ha enfadado alguno que otro como habéis podido comprobar los que seguís las cuentas de Vino y se Quedó en las redes sociales. Pero el vino que esta semana os presentamos es una verdadera maravilla que creemos que hará las delicias de todos los que lean estas líneas.

Como sabéis, en este blog nos hemos propuesto desde el principio que sólo hablaríamos de aquellos vinos que nos parecieran dignos de ser conocidos por el personal, siempre, claro está, desde nuestro humilde punto de vista de “probadores” con clara orientación de servicio público. A pesar de la presión de un pequeño reducto de sufridores del mundo del vino que parecen disfrutar con la crítica desaforada, no queremos perder tiempo en hablar de birrias o de vinos endiosados por el hecho de que los hagan personajes que controlan este mundillo que necesita ventilación urgente.

Es cierto que es muy divertido y hasta agradecido para el que escribe llevar a cabo una crítica inmisericorde contra los vinos que no nos gustan, pero aquí preferimos la luminosidad y la apuesta por los que merecen todos los elogios. Y sí amigos, sin llevárnoslo calentito como hacen otros guardianes de la virtud que no han pagado en su vida por una botella de vino. No todos los que editamos un blog somos iguales.

Conozcamos el Forlong Blanco 2014

Podríamos definir este vino, sin temor a equivocarnos, como “de consenso”. Hicimos la prueba compartiendo una botella entre cuatro personas con distintos gustos en cuanto al vino blanco y los cuatro quedamos muy contentos. Cuando un vino es bueno y posee verdad gusta a todo aquel que tiene sensibilidad. Por eso pensamos que es la bebida que más nos acerca a la idea de belleza, al igual que hacen el arte o la poesía, por citar solo dos ejemplos.Forlong Blanco 2014

Además de que el Forlong Blanco 2014 es un vino bien diferente, cuenta con un precioso color amarillo pálido con pinceladas de limón en un conjunto muy brillante. En nariz sentimos unos aromas expresivos que nos recuerdan a miel, un perfume de flor de azahar y albaricoque que nos embriaga, y unos toques cremosos que nos confunden pensando en que podía haber algo de madera aunque no sea así.

En boca tiene una entrada amable, su paso es largo, y su acidez marcada pero muy bien integrada. Es un vino con una intensidad grata, amplio y ambivalente porque combina a la perfección las notas frescas con las cálidas. Su final es salino, recordándonos que su patria es la misma que la del fino. Esta salinidad nos invita a seguir bebiendo como si no hubiera un mañana. Entre el final y el retrogusto nos aparecen pinceladas amargas que son una maravilla.

Los autores del vino, Rocío Áspera y Alejandro Narváez, que dieron sus primeros pasos en este mundo en 2009, pueden estar orgullosos del resultado. Al probarlo notamos lo que se debería sentir cuando uno prueba un vino, el terruño y la pasión de hacer las cosas como se deben hacer, interviniendo lo menos posible en el proceso, y dejando expresarse a las uvas, a la tierra y al clima a cada sorbo. Eso, y no otra cosa debería ser el vino, la cultura de un pueblo. Viendo el logro cosechado ya estamos ansiosos de paladear los otros dos vinos que elaboran, un rosado y un tinto, de los que tenemos las mejores referencias. Estos jóvenes de Bodega de Forlong prometen, y mucho.

En Vino y se Quedó creemos que en Andalucía se está haciendo mucho del mejor vino que se puede beber en España en este momento. Estamos enamorados del vino de esa bendita tierra.

Antes de terminar, queremos hacer una mención especial a la original y divertida etiqueta de este vino, que a quien esto escribe le llamó sobremanera la atención entre tantas otras botellas. Queda claro que se puede ser jovial y arriesgado sin perder el gusto. Es necesario que el vino entre por los ojos antes que por la boca. A ver si los bodegueros de este país se dan cuenta de esta máxima y se ponen las pilas de una santa vez. Dejemos las etiquetas aburridas y feas a los amigos franceses, italianos o alemanes. El siglo XXI ya ha llegado, señores.

Ah, una petición a los amigos de Forlong antes del final: hay que acelerar la construcción de la página web de la bodega, que promete mucho, para cerrar a la perfección este círculo virtuoso.

Salud y buenos vinos, amigos.

Anuncios

Demencia 2008 y Pyjama 2012, las dos caras de una misma moneda

Posted in > 20€, 10€ - 12,99€, Catas y Eventos, D.O. Bierzo, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos with tags , , on 11/02/2015 by vinoysequedo

Demencia 2008: 100% Mencía. Crianza de 13 meses en barricas de roble francés, los primeros 6 el vino reposó sobre sus propias lías sometido a frecuentes battonages. Producción de 6.336 botellas. Precio aprox: 30 €.

Pyjama 2012: 100% Mencía. Crianza de 5 meses en barricas de roble francés de segundo y tercer año con presencia de lías finas y tres trasiegos con leve aireación. Producción de 6.700 botellas. Precio aprox: 12 €.

Pyjama2012_Demencia2008

La vida está llena de casualidades, de esas que pondrían en estado de absoluta excitación al bueno de Iker Jiménez, aunque como ya sabrá el lector más perspicaz las casualidades no existen. Muchos os preguntaréis, y con razón, a que viene esta disertación para comenzar un artículo sobre estos dos estupendos vinos bercianos. Pues mucho, ya que hace unos días habíamos decidido realizar este post y estábamos preparándolo cuando nos llegó una invitación para asistir a una cata impartida por Nacho León, el creador de ambos vinos, en Bodegabierta, y nos quedamos de piedra. Anda que no hay vinos en este país como para que se diera tan afortunada sincronía. Ya no había más narices que presentaros los vinos y a su creador.

Y no nos decepcionó el buen rato que pasamos junto al vitivinicultor, que no enólogo, berciano. León habló de sus criaturas con medido orgullo de padre y con una humildad hacia las opiniones ajenas que nos hizo ver con sorpresa que sigue habiendo alquimistas del vino que amansan el ego y no se creen los inventores de tan maravilloso brebaje. Por lo general, los vinos son el reflejo de la personalidad de quien los elabora. Conociendo a Nacho no es casualidad que nos gusten tanto sus vinos.

A la “cata” y captura de los vinos dementes

Vamos al tema, que seguro que es lo que estáis esperando desde hace un buen rato. Os vamos a desgranar pormenorizadamente las características de ambos vinos para que tengáis claro lo que os vais a encontrar cuando los bebáis. Se nota que ambos vinos están hechos por las mismas manos pero son notablemente diferentes en cuanto a intensidad y matices y, en este caso y sin que sirva de precedente, eso se percibe en el precio de ambos. Son vinos complementarios siempre que tomemos en primer lugar el Pyjama y después el Demencia. Vamos a por ellos.

Demencia 2008, sublime reto para tomar con paciencia

Estamos ante un vino muy poderoso y lleno de matices que debe ser tomado con calma para que se vaya acostumbrando a nosotros y coja la suficiente confianza como para abrirse a medida que pasa el tiempo y así entregarnos todos sus secretos.

Posee un color granate intenso y una opacidad a prueba de bombas. Cuenta con una preciosa lágrima de las que gusta observar en la copa. Su potencial alcohólico se muestra a través de una importante presencia glicérica.

DeMencia2008Su nariz es muy profunda y en ella sentimos en todo su esplendor sólo una parte de las peculiaridades de la variedad a la que nos enfrentamos, ya que percibimos la presencia de fruta roja madura seguida de una gran intensidad balsámica aunque no da las notas florales aparejadas con esta uva. Al final de la fase olfativa apreciamos agradables aromas terciarios aportados por las barricas de calidad que van desde la vainilla y el coco hasta el chocolate puro.

En boca tiene una entrada directa, muy potente, pleno de carnosidad y rebeldía. Su paso es largo, fresco y vivaz. Los taninos son muy notables, recordándonos que estamos ante un vino con mucho cuerpo y personalidad sólo apto para paladares entrenados. Regresan los matices que ya descubrimos en la fase olfativa predominando unas espectaculares grosellas y un persistente final láctico que provocan el extásis. Es un vino áspero pero adictivo, de esos que ponen la lengua gorda y el ánimo tocando las nubes.

Desde Vino y se Quedó recomendamos que lo acompañéis de comidas fuertes como estofados o guisos, así como con asados de cordero o cochinillo, o carnes rojas a la brasa.

Pyjama 2012, el jovial hermano de trago largo

Este vino recoge lo mejor de la tradición del Bierzo, como hace su hermano mayor, pero enfocado a beberlo de manera más rápida disfrutando de la compañía de buena gente descorchando sin parar y gozando de momentos de unión y diversión. Es un vino para todos los públicos.
Pyjama12

Tiene un color granate intenso y borde violáceo de capa alta, que dibuja una bonita lágrima. En nariz es muy floral y nos da intensas notas de aliño de encurtidos y laurel y frutos silvestres. La madera está presente pero sin molestar. Se trata de un tinto muy fresco.

En la boca es muy potente, se nota mucho la presencia alcohólica, y cuenta con una acidez marcada aunque muy bien integrada. Sentimos matices amargos y un punto astringentes. Podríamos decir que es un Mencía de libro que nos recuerda más a los tintos de la zona de la Ribeira Sacra que a los del Bierzo. Con unos callos o una fabada irá de muerte.

Nos ha gustado la filosofía que impregna el trabajo de Demencia de Autor. Se han puesto como meta realizar vinos de pequeña producción muy cuidados, respetando con rigor todas las fases, desde el viñedo hasta la bodega, para elaborar vinos que siguen la tradición vinícola del Bierzo aunque dotados de un toque contemporáneo adaptado a los nuevos tiempos. Vinos de autor que han hecho las paces con la naturaleza y que nos aportan felicidad a los que los bebemos.

Y nos gusta que esa felicidad nos la procuren vinos sostenibles con el medio ambiente rural y realizados sin apenas recursos materiales, con producciones muy pequeñas, y todo ello sin renunciar a la modernidad y al contacto directo con los consumidores de manera presencial en las catas y a través de las redes sociales. Y también nos gusta que Nacho León y su equipo hagan gala de buen humor a la hora de nombrar a sus vinos y jueguen con el lenguaje. En eso nos reconocemos en ellos.

Desde aquí les deseamos mucha suerte y que esta bendita locura les dure mucho tiempo porque el vino sin pasión es coca-cola.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

Brunus 2010, un Montsant moderno

Posted in 10€ - 12,99€, D.O. Montsant, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos with tags , on 24/11/2014 by vinoysequedo

Coupage de 45% Cariñena, 35% Garnacha Tinta, y 20% Syrah. Crianza de 10 meses en barricas de roble francés y americano de distintas capacidades. Viticultura orgánica. Vendimia manual.

De nuevo con todos vosotros, en esta ocasión para presentaros un vino catalán adaptado a las nuevas corrientes vinícolas que se están comenzando a imponer en nuestro país y, por ende, en otros muchos lugares del mundo. Nuestro protagonista de hoy es un magnífico vino elaborado a partir de viñedos de una antigüedad de entre veinte y cincuenta años plantados en laderas a una altura de entre trescientos y setecientos metros en una combinación de suelos arcillosos, calcáreos y arenosos.

El Brunus 2010 tiene un color cardenalicio brillante de capa alta. En nariz aparece toda la esencia de un bosque húmedo y de piedras mojadas. Junto a estos toques de rocío percibimos profundas notas de mora compotada y de hierbas silvestres.

En boca es balsámico, aterciopelado, potente y cálido. Cuenta con unos taninos presentes pero bien pulidos así como con una buena acidez. Tiene un paso medio y un retrogusto persistente. Sentimos una fruta más ácida que en la fase olfativa y hacia el final recuerdos de moca.

Recomendamos su degustación acompañando unas mollejas, un asado de carne o una butifarra, puesto que se trata de un vino muy versátil que no le hace ascos a casi ningún plato.

Nuestro vino de hoy se elabora en la bodega Portal del Montsant que desde 2003 viene creando sus vinos en la antigua nave de la Cooperativa de Marçà, un bonito y funcional edificio de principios del siglo XX recuperado en su estilo arquitectónico original. La bodega fue fundada por Alfredo Arribas y Ricard Rofes, que en 2010 dejaron el proyecto en manos del grupo Parxet. En los viñedos aledaños conformados en crus o pequeños pagos se cultivan las tres variedades que conforman este vino, donde destacan las viñas viejas de Cariñena de bajísima producción que van a parar a su vino estrella, el Santbru. Ambos se pueden conseguir en la tienda online de vinos Bodeboca.Brunus 2010 Portal del Montsant

Una sincera reflexión ciudadana para la comprensión mutua

Al acercarnos a este estupendo vino del Montsant nos ha venido a la cabeza una reflexión que nos gustaría compartir con todos vosotros. Los que nos seguís habitualmente sabéis que Vino y se Quedó se confecciona entre Barcelona y Madrid, algo que enriquece mucho a este equipo. Esta dualidad nos hace vivir de manera intensa lo que está aconteciendo en Cataluña, y como no nos está gustando nada la tensión que comienza a sentirse en el ambiente queremos dar nuestra opinión al respecto.

Consideramos que ninguna bandera debe prevalecer por encima de ningún ser humano. De ahí que nos irriten sobremanera los hipócritas que se envuelven en cualquier enseña para desviar la atención sobre sus presuntos robos con destino a Andorra, Suiza o Luxemburgo mientras asfixian al pueblo con recortes que conducen a la miseria a muchas personas. Y también nos irritan mucho los cerrados de mente que no tienden puentes de diálogo y que coinciden con los primeros en poner a buen recaudo “sus riquezas” en esos paraísos fiscales que tanto les unen. Tiempos impresentables los que nos están tocando vivir, aunque cuidado, que los “sabios” que nos gobiernan a uno y otro lado del Ebro siempre pueden conducirnos a cotas más lamentables si se lo permitimos.

Muchos os preguntaréis a qué viene esta diatriba desde un blog dedicado al mundo del vino. Muy sencillo, antes que amantes del vino somos ciudadanos preocupados con el cariz que están tomando los acontecimientos y nos gustaría aportar nuestro modesto granito de arena a la resolución de este problema que puede romper tantas familias, amistades y negocios relacionados con el vino. Acabemos para siempre con los estúpidos boicots al vino desde uno y otro lado. El vino debe ser un vehículo de unión.

¿Por qué no pactar un nuevo modelo de estado en el que quepamos todos? Al fin y al cabo por nuestras venas corre la misma sangre conformada por iberos, griegos, romanos, pueblos del centro y del norte de Europa, celtas, árabes y beréberes. Eso somos los pueblos ibéricos, una grandiosa mezcolanza de sangres donde la “pureza” afortunadamente no existe.

En Vino y se Quedó nos sentimos orgullosos del país en el que vivimos y de todos los pueblos que lo conforman. Nos encanta la diversidad que siempre genera un enriquecimiento del espíritu humano. Respetemos nuestras respectivas idiosincrasias, viajemos más por las distintas comunidades autónomas para desechar de una vez por todas los tópicos absurdos y, sobre todo, querámonos mucho para que los profesionales del odio y de la manipulación no puedan conseguir su objetivo de dividirmos como seres humanos. Esta reflexión puede parecer pueril pero quién ha dicho que los niños sean menos inteligentes que los adultos.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

San Esteban Viñas de Monte Edición Especial 2010, un tinto no apto para hiperactivos

Posted in 10€ - 12,99€, Tinto crianza, V.T. Castilla y León, Vino Tinto, Vinos Naturales with tags , , on 14/11/2014 by vinoysequedo

Coupage de 80% Cabernet Sauvignon y 20% Mencía. 19 meses de crianza en barricas de roble francés de 225 litros usadas. Tostados medios y bajos. Producción de 5.500 botellas.

El vino que hoy traemos a este cada vez más concurrido rinconcito del vino, recientemente hemos sobrepasado las treinta mil visitas, es un gran vino berciano que por motivos administrativos está adscrito a la denominación de Vino de la Tierra de Castilla y León. Según los propios bodegueros este hecho se debe a que “algún genio trazó el límite de la Denominación de Origen Bierzo a menos de 50 metros de nuestro viñedo de Albares de la Ribera”.  Sigue leyendo

Pirita Crianza 2008, pura elegancia en el Duero

Posted in 10€ - 12,99€, D.O. Arribes, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos Naturales with tags , , on 29/05/2014 by vinoysequedo

Coupage “extremo” de las variedades tintas Juan García, Rufete, Bruñal, Tinta Madrid, Tempranillo, Bastardillo Chico, Bastardillo Serrano, Tinta Jeromo, Gajo Arroba, Garnacha Tintorera, Verdejo Colorado, y blancas, Malvasía del Bierzo (Doña Blanca), Puesta en Cruz, Godello, Albillo y Moscatel de grano menudo. Viñas viejas. Crianza de 9 a 24 meses en barricas de roble francés de 225 l con un 10% a 15% de madera nueva. Un solo trasiego. Vino ecológico y biodinámico. Producción limitada a unas 6.000 botellas.

Que gustazo estar de nuevo por aquí con todos vosotros. Los muy forofos de Vino y se Quedó, “hay gente pa tó“, que decía el Guerra, se habrán dado cuenta de que hemos tardado un poquito más de lo normal en publicar nuestro nuevo post. La vida sigue jugando al gato y el ratón con nosotros pero nos las seguimos ingeniando para darle esquinazo. Hemos pensado que para compensar tan larga espera debíamos entrar en escena a lo grande, y para ello hoy os traemos un vino particular y divertido de una Denominación de Origen que hace su debut en el blog, la D.O. Arribes.Pirita 2008

El Pirita Crianza 2008 es elaborado por la vitivinicultora Charlotte Allen en plenos Arribes del Duero, una preciosa zona inserta en el Parque Natural de los Arribes del Duero que comparten las provincias de Salamanca y Zamora.

Breve historia de Charlotte Allen, una inglesa en Fermoselle

Charlotte dio sus primeros pasos en el mundo de la viticultura a las órdenes de Noël Pinguet en la bodega Domaine Huet en el Valle del Loira. Allí se introdujo en la filosofía de la Biodinámica. Con las ideas muy claras marchó a Italia y Sudáfrica a ampliar el aprendizaje. Después regresó a Francia para estudiar enología y viticultura en el Ródano, donde combinó los estudios trabajando como enóloga y viticultora itinerante hasta que un día del año 2006 en un viaje a Rueda se reencontró con su amigo Didier Belondrade, quien le habló de los Arribes del Duero como una zona a descubrir para elaborar vinos singulares. Según cuenta en su página web,  “me sentí abrumada por la belleza salvaje de la región: las profundas gargantas cortadas por el Duero y el Tormes, las terrazas escarpadas recubiertas con antiguas vides y olivos incluso mayores, la manera en la que el hombre se había adaptado al paisaje en lugar de doblegarlo a su voluntad.”

Meses más tarde se instaló allí. No lo tuvo fácil, sobre todo el primer año en el que no hablaba español, ni en su día día y menos aún a nivel burocrático. Además tuvo que soportar la antipatía y crítica constante de los lugareños. No es de extrañar que llegara a dudar de su decisión, “a pesar de todos mis viajes la vida no me preparó para vivir en Fermoselle.” Con el tiempo y trabajando duramente ha aprendido a adaptarse al entorno y a vivir en una pequeña ciudad una vida que describe con humor como un cruce entre las películas “Un año en Provenza” y “El bueno, el feo y el malo”.

Cata del personal y mágico Pirita Crianza 2008

Antes de comenzar la cata propiamente dicha queremos dejar constancia de que este vino nos ha parecido ciertamente divertido y original ya que nos ha hecho jugar durante mucho tiempo a medida que iba cambiando a cada instante en toda una amalgama de aromas, sabores y matices. Es un vino único en su especie.

El Pirita Crianza 2008 tiene un precioso color rojo piPirita 2008 Sueño de una Inglesacota con reflejos púrpura. Deja una lágrima compacta en la copa.

En la fase olfativa comienza el espectá- culo. Lo primero que nos encontramos es un intenso recuerdo de la niñez cuando en clase de trabajos manuales todos los chavales abríamos el bote de pegamento Imedio y el aula quedaba impregnada de ese aroma iniciador de tantas toxicomanías. Ese toque a pegamento y barniz es seguido con intensidad por notas de zarzamoras maceradas en ron. También se hacen sentir los higos verdes y un fondo floral de malvas y violetas que le otorgan al vino un punto muy fresco. Ya os avisamos de que este vino era muy original.

En boca tiene una entrada voluminosa, algo picante, y cálida. Posee una buena acidez con taninos pulidos y muy bien ensamblados. Predominan los frutos rojos y más concretamente la fresa silvestre, y notas balsámicas. Es persistente e incitador, puesto que hace parecer que la botella sea más pequeña de lo que es. Se podría decir de manera políticamente incorrecta que es un vino para beber por cajas. Al final de su degustación notamos un cierto aire dulce.

El Pirita 2008 armoniza con todo tipo de carnes y guisos potentes, así como con quesos curados y foie gras.  Es un vino al que hay que darle tiempo y disfrutarlo largamente. Los que no se lo den se perderán una gran experiencia. El vino y las prisas son malos compañeros de viaje.

Charlotte elabora este poderoso vino en su bodega Almaroja que cuenta con unas ocho hectáreas de viñas viejas de entre 75 y 100 años de edad. Estos viñedos se encuentran en 34 parcelas situadas entre 550 y 800 metros de altitud.

Un coupage “imposible” y nunca visto

A estas alturas del post llegamos a una de las partes donde el Pirita Crianza 2008 se convierte por méritos propios en el vino con una combinación de uvas mayor y más rara con la que los integrantes de Vino y se Quedó nos hemos topado. Aparte de la variedad Juan García (un 65% del coupage) que consta en la etiqueta, este vino lleva Bruñal, Rufete, Tempranillo, Tinta Madrid (que representan un 15% del total). Estas cuatro variedades y la Juan García se vinifican por separado. Además cuenta con Bastardillo Chico, Bastardillo Serrano, Tinta Jeromo, Gajo Arroba, Garnacha Tintorera y Verdejo colorado (estas seis variedades suman un 10% de la mezcla), así como con un 10% de uvas blancas como la Malvasía, Albillo, Godello, Puesta en Cruz Moscatel. ¿Alguien da más?

Si nos llegan a decir que de este popurrí de uvas podía salir un vino tan elegante y genial nos hubiéramos echado a reír. Ahora no tenemos más remedio que rendirnos al mérito de Charlotte Allen, de la que desde este preciso momento nos declaramos muy fanes.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

 

 

Saó Blanc 2012, puro arte, pura tierra, pura vida

Posted in 10€ - 12,99€, Blanco crianza en barrica, D.O. Costers del Segre, Vino Blanco with tags , , , on 18/04/2014 by vinoysequedo

Coupage de Garnacha Blanca y Macabeo. Fermentado y criado durante 6 meses en barricas nuevas de roble francés de tostado medio. La añada 2012 tuvo una producción de 3.654 botellas.

Hoy os proponemos un viaje a la localidad ilerdense de la Pobla de Cérvoles para descubrir un gran vino blanco que nos ha hecho pasar grandes momentos de conversación animada y exaltación del amor y la amistad. Se trata del Saó Blanc 2012, una interesante unión de Garnacha Blanca y Macabeo que ha gustado mucho a la totalidad de las personas con las que realizamos nuestra divertida cata. Este inspirador vino se elabora en la comarca de Les Garrigues, una tierra montañosa enclavada en la D.O. Costers del Segre que hace frontera con el Montsant y con el Priorat.   

Probamos este vino como solemos hacer siempre para no dejarnos influenciar por factores externos, sin querer conocer detalles de quién lo elabora, ni cual es su filosofía creadora. Es mejor catar un vino con la mínima información posible para ser completamente honestos y enjuiciarlo justamente. Es muy difícil abstraerse del entorno de un vino a la hora de calificarlo. Por eso desde Vino y se Quedó siempre abogaremos por las catas a ciegas como garantía de que los compadreos entre bodegueros, prensa y guías especializadas no impondrá ningún “punto extra” al vino catado.

Viviendo el Saó Blanc 2012

Nos servimos una copa y descubrimos un bonito color amarillo pálido con destellos verdosos. Es un vino muy limpio y brillante con presencia grasa.

En la fase olfativa sentimos una nariz tímida con notas de pastelería (brioche, mantequillas y natas) que denotan su crianza en madera, así como aromas a frutas cítricas y tropicales. Posee un final juvenil lleno de frescura.

En la boca entra de manera suave, dulce, que hace que apetezca seguir bebiendo. Tiene un paso largo cargado de mineralidad. Es un vino embriagador, graso y untuoso. Su final es seco y deja un buen retrogusto. La fruta y la madera están perfectamente integradas y convierten al Saó Blanc 2012 en un vino imprescindible para estas fechas en las que comienzan a apetecer más los vinos frescos pero que contengan matices.

Saó Blanc 2012

Nosotros aconsejamos que combinéis este vino con arroces, pasta, pescados y platos japoneses y thai, aunque seguro que habrá multitud de platos que le vayan igual de bien y que espero que nos hagáis saber cuando los probéis.

Tierra y vida

Una vez que nos encantó este Sao Blanc 2012 nos pusimos a investigar quiénes están detrás del mismo y nos volvimos a dar cuenta de que se cumple una máxima, cuando un vino es especial es porque detrás de él hay un proyecto que también es especial. No falla nunca. Este vino se elabora en la preciosa bodega Mas Blanch i Jové. Al mando de la nave están la joven Sara Jové y sus padres, los tres encantadores, que heredaron el oficio de los abuelos de Sara, agricultores de la zona apasionados de la tierra y del cuidado del entorno natural, y como no, del vino.

La sensibilidad de los que están detrás de un vino es un valor añadido que siempre se nota cuando uno lo bebe. La pasión por el trabajo bien hecho siempre es percibido por las almas sensibles. Y viceversa; tomen nota señores empresarios que malpagan a sus trabajadores y les tratan como a mercancía, al final sus vergonzosos actos se volverán en su contra. El amor por el entorno de la familia Jové hizo que en 2006 levantaran su bodega integrándola en el seno de la montaña recubriendo las paredes de la misma con piedras extraídas del mismo lugar para no perjudicar el paisaje. El resultado es una bodega bonita, funcional y original.

El arte de Guinovart y el vino

Si el exterior de la bodega es todo un homenaje al entorno natural en el que se enclava, qué decir del interior en el que los dos grandes protagonistas son el arte de Josep Guinovart y el vino. El reconocido artista barcelonés, que nos dejó a finales de 2007, era un enamorado de la naturaleza, de la vida y del vino. Ayudó a la familia Jové a diseñar la bodega y nos obsequió a los futuros visitantes de la misma con un gran mural en el que hizo un homenaje a la esencia del vino y que preside la sala de catas.

Esperamos que disfrutéis con este vino como lo hemos hecho nosotros. Bien fresquito y al aire libre es toda una experiencia que nadie debería perderse. Estamos deseosos de probar el resto de los vinos de esta bodega porque intuimos agradables sorpresas. Nos dicen que el tinto Saó Expressiu es fabuloso aunque está a la espera de la cata definitiva por el tribunal de Vino y se Quedó. Os mantendremos informados.

Disfrutad de lo que queda de Semana Santa los que tengáis la suerte de estar de vacaciones. Los que no hemos tenido esa suerte seguiremos intentando levantar el país. El Atlético de Madrid y el Liverpool están marcando el camino. Después de sus hazañas todo es posible.

Salud y buenos vinos, amigos.

Flor de Brezo 2011, recuerdos del bosque berciano

Posted in 10€ - 12,99€, D.O. Bierzo, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos, Vinos Naturales with tags , , on 03/02/2014 by vinoysequedo

Coupage de Mencía y Garnacha Tintorera. Vinificación integral: fermentación y crianza de unos seis meses en barricas de roble francés. Vendimia manual. Vino natural. 

En esta nueva entrada de Vino y se Quedó os vamos a acercar uno de los vinos que forman parte del interesante catálogo de la que hemos elegido como bodega del mes de febrero en el blog que, por cierto, sigue creciendo día a día gracias a vuestra generosidad y fiel seguimiento. En este post regresamos a El Bierzo para encontrarnos con uno de esos vitivinicultores que tanto apreciamos en estas páginas; uno de esos artesanos que busca crear vinos singulares que reflejen la idiosincrasia del viñedo y del lugar en el que se crean.

De nuevo nos encontramos con un enólogo francés que ha decidido partir de Francia para establecerse en España y poner en marcha sus ideales vinícolas a este lado de los Pirineos. Los más habituales se acordarán de su compatriota Olivier Rivière. Hoy le toca el turno a Gregory Pérez, uno de tantos franceses con apellido español que ha hecho el camino inverso al que realizó hace muchos años su bisabuelo paterno desde la encantadora localidad abulense de Arenas de San Pedro, en las inmediaciones de la Sierra de Gredos, en ese triángulo mágico que forman las provincias de Ávila, Cáceres y Toledo.

El creador del Mèdoc, viendo que su futuro en el mundo del vino francés tenía toda la pinta de acabar en un trabajo de bodeguero, algo que no parecía emocionarle mucho, tomó la decisión de aceptar un trabajo como enólogo en una bodega de El Bierzo. Allí aprendió español y estuvo un lustro trabajando.  Al cabo de ese tiempo decidió emanciparse y crear su propia bodega y comenzar a poner en práctica su sueño. Para ello se estableció en Sorribas y levantó Bodega y Viñedos Mengoba.Flor de Brezo 2011Pérez procura elaborar sus vinos de la manera más artesanal posible y sólo poniendo productos si hay riesgo de enfermedades en las vides. En sus viñedos se trabaja a la antigua usanza, con arados tirados por bueyes e intentando la máxima conexión con el entorno natural. Da toda la sensación de que el bordelés se ha abierto al mundo en El Bierzo y se ha sentido plenamente arraigado en esta tierra, apostando por su potencial.

Adentrándonos en los bosques bercianos a través del vino de Gregory Pérez

Al degustar el Flor de Brezo 2011 hemos sentido la gratificante sensación de estar en medio de un bosque berciano en pleno otoño, llenándonos de humedad y frescor así como de fragancias florales y frutales. Ahí estábamos nosotros, en medio de brezos y castaños, inmersos en los colores ocres y rodeados del verdín que las umbrías sombras habían pintado durante mucho tiempo. Todo eso y más puede sugerir un vino. Si no lo creen, hagan la prueba.

Se trata de un vino de un color rojo granate, de capa alta, con ribete rosáceo-teja.

En nariz, una vez que se ha abierto convenientemente, es espectacular. Es un vino muy intenso y complejo. Apreciamos toda una amalgama de notas y matices en los que predominan las frutas rojas maduras, las flores de sotobosque, así como recuerdos de hierbas de monte bajo. Al final aparecen unas agradables notas lácticas como de nata. Este popurrí nos transporta a un día recogiendo frutos del bosque en el que nos impregnamos del olor a violetas y a tierra húmeda.

Al llevarlo a la boca sentimos que ésta se nos llena de fruta roja ácida y, posteriormente, de matices florales y licorosos leves. Éstos últimos le aportan un ligero toque dulzón. Notamos una carga alcohólica que nos duerme la punta de la lengua, así como un punto picante. Es largo y persistente. Contundente y equilibrado. Algo astringente y salino.

El Flor de Brezo 2011 es un vino extraño, un vino con varias caras. Hay que saber interpretarlo. A nosotros nos ha impresionado en nariz y algo menos en boca, aunque su combinación de reciedumbre y acidez equilibrada, que al final de la botella se tornaba aterciopelada, nos gustó mucho. La madera, bien integrada, le da elegancia y finura.

Nuestro maridaje ideal sería con carnes a la brasa, quesos ahumados y una auténtica cecina de León, no ese cartón piedra que por desgracia se está vendiendo en muchos establecimientos.

Abrid una botella de este berciano y dejaos transportar al campo otoñal. Es una placentera sensación antiestrés. Respirad profundamente y disfrutad la experiencia.

Salud y buenos vinos, amigos.