Archive for the D.O. Toro Category

San Román 2008. Explosión de frutas negras y cantos rodados

Posted in > 20€, D.O. Toro, Tinto crianza with tags , , on 21/05/2013 by vinoysequedo

100% Tinta de Toro. 24 meses de crianza en barricas de roble americano y francés de distintas edades.

Esta semana os traemos hasta aquí un vino descubierto en un local de Madrid hace algunas semanas. Los integrantes del blog tuvimos la inmensa fortuna de tomarnos la última botella que les quedaba en su bodega (tranquilos, que aún se puede encontrar esta añada en las tiendas; y si no es así siempre podremos saborear la añada de 2009 que a juicio de mi compañera de vida y de blog es otra maravilla, y con matices bien distintos). Pensábamos haber tomado tan sólo una copa de esta preciada botella pero al probarlo decidimos improvisar y renegociar con el camarero la adquisición de la botella al descubrir lo rico que estaba el vino.

Este poderoso vino tiene un color rojo picota con bordes granates que le confieren una capa bastante alta, y una lágrima muy espesa, como de conjuntivitis (perdonad lo gráfico de la comparación).

En nariz se despliega ante nosotros toda una sinfonía de matices minerales (cantos rodados) y frutas negras. Comenzamos sintiendo todo el esplendor de las moras y de los arándanos a punto de mermelada, al que le siguen esos puntos tostados que aporta la madera, así como recuerdos golosos a cacao, especiados, matices licorosos y marcas de regaliz. Hacia el final de la fase olfativa aparecen las notas minerales y un punto herbáceas. Todo está muy bien ensamblado y estructurado.

Al llevarlo a la boca notamos una sensación muy agradable a vino con una acidez muy bien trabajada que lo equilibra haciendo su paso por boca muy suave aunque no exento de poderío. Sus taninos son bien reconocibles aunque siempre muy bien llevados de las riendas por su creadorSan Román 2008, Mariano García, para que no se desbarajusten. Aparecen las frutas negras en compota y las especias conjuntándose a la perfección, junto a ese toque metálico-mineral y balsámico que notábamos en nariz. Su final es largo y agradable. Es de esos vinos que van gustando más a cada copa que vamos bebiendo.

Estamos seguros de que el San Román 2008 es un vino para todos los públicos: gustará por igual a los amantes de los caldos más tradicionales como a la nueva hornada de degustadores de vinos con un corte más moderno, ya que sintetiza ambos universos. Es un vino elegante y repleto de matices que no elude la potencia de la Tinta de Toro con un toque goloso que hará las delicias de cualquiera. No es un vino barato, pero después de haberlo bebido nadie se sentirá engañado. Merece mucho la pena. Es uno de los vinos top de la D.O. Toro.

Ya estamos ansiosos de probar próximamente la añada de 2009 (aunque como dije más arriba la parte sajona del blog ya lo ha hecho con notable aprovechamiento por su parte, según nos refiere). Prometemos ponernos al día con las elaboraciones que lleva a cabo Mariano García en Bodegas y Viñedos Maurodos. Pero eso, seguramente, será motivo de futuros posts. 

Salud y buenos vinos, amigos.

Anuncios

Almirez 2010. El Toro domesticado

Posted in 13€ - 15,99€, D.O. Toro, Tinto crianza with tags , on 07/01/2013 by vinoysequedo

100% Tinta de Toro. Crianza de 12 meses en barricas de roble francés, un 70% usadas una vez, y un 30% nuevas. 

¿Quién dijo quAlmireze un vino de Toro no podía ser equilibrado, sedoso y goloso? Todos en alguna ocasión hemos pensado que eso era imposible. Cuando uno se dejaba caer por la bonita e histórica zona de Toro se encontraba con vinos potentes aunque algo desequilibrados, pensados para acompañar a contundentes comidas castellanas que dejaban el estómago en barbecho durante algún tiempo. Las cosas están cambiando desde hace algunos años, y aunque aún nos encontramos con vinos que nos parecen algo toscos y desmesurados, también en la D.O. Toro se están haciendo vinos de carácter más moderno y con distintos matices. Este es el caso del vino que hoy nos ocupa. Almirez  2010 tiene las características clásicas de un Toro que le son conferidas por la uva Tinta de Toro, una Tempranillo local, y los modernos matices aportados por el buen hacer del enólogo Marcos Eguren que proviene de una familia con una larga tradición en la confección de vinos de calidad en la Rioja Alta. Los Eguren son propietarios de las bodegas Viñedos Sierra Cantabria, donde elaboran Sierra Cantabria Colección Privada, Sierra Cantabria Cuvée, Sierra Cantabria Organza, El Bosque o Amancio; Viñedos de Páganos, donde hacen los vinos de Pago El Puntido y La Nieta; y Señorío de San Vicente, en la que realizan su monovarietal de Tempranillo peludo. El vino del que hoy hablamos se crea en su bodega más reciente, y ahora única, en la zona de Toro, Teso La Monja, tras haber vendido Numanthia Termes en 2008 al grupo Louis Vuitton – Moët Hennessy.

Almirez 2010 tiene un intenso color picota con ligero matiz violáceo en sus bordes. Es de capa media-alta y deja una preciosa lágrima que impregna toda la copa.

En la fase olfativa nos encontramos con una gran intensidad y con un claro predominio de las especias, donde la pimienta es la gran protagonista, y de las frutas rojas. También descubrimos la presencia de notas tostadas, balsámicas y licorosas. A los que ahora se inician en el universo de los vinos les recomendamos que metan la nariz sin miedo en la copa, ya que es la única manera de poder descubrir todos los matices que un vino nos expresa. Al que se ría de nuestra “profesionalidad” le podemos dar un codazo en el tabique nasal a modo de advertencia. Podemos avanzar que es mano de santo: nunca más volverán a burlarse de vosotros. Como decía el clásico, “la ignorancia es muy atrevida“.

Almirez 2010

En boca notamos una aspereza agradable que se torna aterciopelada segundos después. Nos gusta esa contradicción. La lengua y los laterales de la boca se adormilan un poco pero sin llegar nunca al desequilibrio puesto que el vino está muy bien hecho y resulta sumamente agradable. Al final se torna licoroso y hasta cierto punto goloso, con un predominio de los matices dulces aunque muy bien integrados en la contundente personalidad de la Tinta de Toro. La mezcla de sabores que van desde la pimienta al café, y desde los licores tipo calvados, armagnac o marrasquino, a las mermeladas de frutos rojos y de ciruela negra, nos han gustado mucho.

Consideramos que este singular vino acompañará perfectamente a un solomillo a la pimienta, a guisos de legumbres, a un rabo de toro, y a carnes a la brasa.

En resumidas cuentas, Almirez 2010 es un vino excepcional que va mejorando a la vez que se va bebiendo. Cada copa es diferente a la anterior, cambiando el mensaje  del vino a medida que avanzamos en su degustación. Esto hace que no nos aburramos y queramos seguir disfrutando de este Toro domesticado a cada sorbo.

Salud y vinos.