Archive for the D.O.Ca Rioja Category

Peña el Gato Natural 2014: zumo de Garnacha fermentado

Posted in 13€ - 15,99€, D.O.Ca Rioja, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos Naturales with tags , , , , on 01/12/2015 by vinoysequedo

100% Garnachas viejas de un viñedo único de 70 años plantado en laderas a una altura de 650 m. sobre el nivel del mar. Viticultura ecológica. Vendimia manual. Crianza de 10 meses en barricas de roble francés de 500 litros. Vino natural. Producción limitada a 660 botellas. 

Hoy queremos presentaros un vino espectacular que destaca por varias razones, la primera es que es un vino natural limpio hasta decir basta que deja en muy mal lugar a esos esnobs del universo vinícola que en cuanto aparece un productor (si encima es francés o italiano ya ni os contamos) que dice que elabora vinos naturales y que por eso es normal su olor a establo o a palo de gallinero porque él es un guarro al que sus vinos le huelen y le saben así, se suben al carro y nos machacan desde su imbecilidad congénita para que los demás también nos subamos al carro de esta mentira absoluta.

Pues bien, negamos la mayor, y desde Vino y se Quedó nos declaramos en guerra contra esos memos que van haciendo el ridículo por donde pasan repitiendo ese axioma. Serían capaces de defender cualquier gilipollez si ésta fuera pronunciada por los malditos gurús del vino. Basta ya.

Peña el Gato Natural 2014

La segunda razón por la que este vino es ejemplar es por la persona que lo ha elaborado, Juan Carlos Sancha, un reputado vitivinicultor riojano y eminente catedrático de Enología en la Univeridad de La Rioja donde ha desarrollado el Proyecto de Investigación de recuperación de variedades minoritarias autóctonas de la D.O.Ca. Rioja junto al catedrático de Viticultura Fernando Martínez de Toda. Éste y otros proyectos enológicos lo han catapultado hasta ser considerado toda una referencia mundial en el sector en cuanto al archivo genético de las distintas variedades de uva.

Bebiendo Peña El Gato Natural 2014

La razón más importante de todas es el vino en si. Lo primero que hicimos en Vino y se Quedó fue probar este vinazo en un día fruta para conseguir su máxima expresión aromática y gustativa. Y a fe que lo conseguimos porque el vino es una maravilla que se bebe sólo y que entra en el cuerpo como si fuera un zumo pero que al levantarte notas que de eso nada, que es todo un señor vino con 15% de volumen alcohólico.

En la copa es un vino brillante de color púrpura que no deja ver sus meses de crianza por ningún lado. Gran lágrima que mancha a discreción el cristal con una capa glicerinosa. Tiene una nariz ligera y, como ya os dijimos, tan limpia que cuesta trabajo pensar que no lleve nada de sulfuroso; dan ganas de ir al laboratorio a comprobarlo. Si no fuera un vino de Juan Carlos Sancha a lo mejor lo hubiéramos hecho pero conociéndole, confiamos en la rectitud del elaborador.

En boca es fruta pura destacando sobremanera unas vivísimas fresas silvestres que nos hacen sentir un buen rollo inmenso. Además se dejan sentir unas notas balsámicas que combinadas con una acidez perfecta y un músculo notable provocan que uno no pare de beber esta joyita de la enología. Un vino auténtico que marca un ejemplo a seguir.

Unas pinceladas sobre el autor y sobre su proyecto

El origen de este vino, así como de todos los tesoros que esconde Juan Carlos en su bodega, está en la localidad riojana de Baños de Río Tobía, ubicada en La Rioja Alta en uno de los parajes más fríos y difíciles para el cultivo de la vid de este paraíso de la uva. El vitivinicultor posee cinco hectáreas y media de viñedos propios en la zona del valle del río Najerilla.

El maestro Sancha, tipo afable y más majo que las pesetas, con el que hemos aprendido mucho en sus catas magistrales, ha recuperado variedades autóctonas en estos últimos años como la Maturana Tinta y la Tempranillo Blanco que podemos disfrutar en sus afamados vinos Ad Libitum. También ha experimentado con variedades minoritarias como la Maturana Blanca que está recuperando.

Con vinos así de honestos y creados por tipos auténticos que no se pavonean por ello como hacen otros que elaboran verdaderas birrias y parece que han inventado el mundo, da gusto escribir, aunque lo que más gusto da es beber sus creaciones en buena compañía. Lástima que salgan al mercado tan pocas botellas de este Peña El Gato Natural 2014, pero es que de lo bueno, por lo general, siempre hay poco.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

Anuncios

Dos días mágicos en casa de la familia Muga

Posted in Blogueros de viaje, D.O.Ca Rioja, Donde paladear buen vino with tags , , , , , on 26/06/2014 by vinoysequedo

Prado EneaLa semana pasada, los miembros de Vino y se Quedó tuvimos la inmensa fortuna de ser invitados a un viaje de prensa para conocer en profundidad Bodegas Muga. Aún no entendemos cómo fuimos convocados a este magnífico y aleccionador viaje a La Rioja, y más concretamente a Haro, cuna de la famosa bodega familiar. Y nos sorprendió porque los cinco medios de comunicación elegidos eran de mucho nivel, como demuestra el hecho de que hubiera compañeros de El País Semanal y de El Correo. Siempre tiene que haber una nota exótica. En este caso nosotros.Viñedo

De vinos y tapas por Logroño

Como los dos intensos días de trabajo visitando viñedos, conociendo la bodega, degustando vinos y comiendo de lujo, caían en lunes y martes, estos intrépidos reporteros decidimos pasar el fin de semana conociendo un poco más La Rioja vinícola con epicentro en Logroño. Descubrimos una ciudad muy agradable para el placer hedonista recorriendo las tabernas de las calles del Laurel, de San Juan y de San Agustín, donde hicimos gala de una gran agilidad para acodarnos en los lugares más privilegiados de las mismas. Que disfrute poder comer “a la tapa” platillos espectaculares regados con vinos singulares abiertos por copas. Ya podían tomar nota la mayoría de propietarios de bares que se obstinan en racanear en los vinos. Desde aquí les impelimos a que procuren tener más variedad por copas, puesto que con las bombas de vacío ya no pierden frescura. Potencien el buen consumo de vino y déjense de monsergas.

Esas horas en Logroño nos sirvieron para descubrir que es común por esos parajes que la carta de vinos por copas tenga al menos 20 referencias. Nuestros dos lugares favoritos para dar rienda suelta al copeo fueron Vinissimo, fantástica cocina, además de buena selección de vinos, y Los Rotos, con una gran carta de vinos. Ambos lugares están situados en la calle San Juan, que a nuestro juicio cuenta con mejores locales que la archiconocida calle del Laurel.

Paisajes vinícolas de ensueño camino a Laguardia

Ya que nos encontrábamos en una región en la que se santifica el vino, no era plan de perdernos una de las vistas más bonitas de viñedos perfectamente integrados en plena naturaleza que se pueden ver en el mundo. Para ello, nos dirigimos a la preciosa y acogedora localidad de Laguardia, capital de la Rioja Alavesa, que por su situación en alto posee varios miradores desde los que se pueden contemplar en todo su esplendor tanto la Sierra de la Demanda como la Sierra de Cantabria, como fondo de interminables viñedos que forman postales muy bellas, y que en otoño son más bucólicas aún.Desde Laguardia

Visitando Bodegas Muga, uno de los templos del vino riojano

Nuestro primer contacto con esta bodega fue casual, como casi todo lo bueno en esta vida. Como sabéis, tenemos la suerte de estar a caballo entre Madrid y Barcelona, y fue precisamente en una cena en la Ciudad Condal donde conocimos a Manuel Muga, uno de los tres hermanos que forman la tercera generación al frente de la bodega cuyo propietario es su tío Isacín Muga Caño. Nos gustó mucho su trato cercano y natural, que ahora hemos descubierto que es marca familiar, y nos prometimos que en algún momento visitaríamos la bodega. Y la pasada semana, gracias a los amigos de Interprofit, hemos podido cumplir esa meta.

La jornada de visita a la bodega comenzó con un paseo en coche por los distintos viñedos que Muga posee en los alrededores de Haro, capital del vino en La Rioja Alta. A cargo de la expedición iba Juan, el más extrovertido de los hermanos Muga, un tipo risueño que no para de bromear a cada momento. Sabe mucho de todo lo que rodea al vino, como toda su familia, pero le gusta trufar esos conocimientos con altas dosis de humor cañero y retador. Un cachondo mental este Juan.Viña día 17 de junio

El viaje en un precioso día soleado por medio de los viñedos y por el pueblo donde nació el fundador de la bodega, Isaac Muga Martínez, Villalba de la Rioja, cuna también de Pedro del Castillo, fundador de la ciudad argentina de Mendoza, nos abrió el apetito, y qué mejor manera de saciarlo que comiendo en pleno viñedo unos choricitos riojanos al sarmiento regados con Muga Rosado 2013 a la sombra del edificio de la primigenia Bodega Muga, ubicada en el precioso paraje de Finca Baltracones. En este privilegiado punto casi se tocan las sierras de la Demanda y de Cantabria, separadas tan sólo por la hendidura que el paso del río Ebro forma en ese preciso lugar.

Como nadie nace aprendido, en este viñedo, y gracias a Juan, descubrimos que los rosales plantados en las esquinas del viñedo sirven de orientación para detectar posibles enfermedades de la vid y no para hacer bonito, como pudiera pensar cualquiera no muy avezado en las tareas del campo, como le ocurre a uno de los dos integrantes de Vino y se Quedó, y no diré cual.

Bodegas Muga Viñedos

El Muga Rosado 2013 nos pareció mejor que el de la añada anterior. Más fresco, más equilibrado y más ágil. Notas a cereza, frutos con hueso y fuerte presencia cítrica. En boca es largo y pleno de matices. Nos sentó muy bien. La noche anterior catamos el Muga Blanco fermentado en barrica 2013 en el restaurante Echaurren en Ezcaray. También nos gustó más que la añada anterior. Lo vimos mejor ensamblado, más fresco, con menos desequilibrios, y con más matices, tanto en aromas como en sabores.

Allí gozamos también del Prado Enea Muga Selección Especial2005 que nos ganó por su finura. Esta gran reserva sigue muy viva y con mucha fruta. Por relación precio-placer recomendamos el Muga Selección Especial, muy redondo y sedoso, con taninos finos y una nariz espléndida.

En el interior de Bodegas Muga

Estas bodegas fueron fundadas en 1932 por el ya mencionado Isaac Muga Martínez y por su mujer Aurora Caño. En la actualidad, Bodegas Muga cuentan con 25.000 metros cuadrados de instalaciones donde se elaboran todos sus vinos. Las variedades tintas que utilizan son Tempranillo, Garnacha, Graciano y Mazuelo. Las blancas son Viura, Garnacha blanca y Malvasía. La bodega posee 220 hectáreas de viñedos propios que le reportan la mitad de la producción de uva. La otra mitad proviene de 94 viticultores riojanos a los que supervisa. En total, la producción es de cerca de dos millones de kilos de uva de la que salen entre un millón y medio y dos millones de botellas al año. Aún así, toda la vendimia se realiza a mano.Bodega interior

Lo primero que sorprende al entrar en el templo de los Muga es la gran cantidad de barricas y de tinos de madera que uno se encuentra. Se podría decir que no se ve acero inoxidable ni en la cubertería. Es la única bodega de España que tiene en plantilla a tres toneleros y un cubero que se encargan de fabricar las cerca de dos mil barricas y doscientos tinos de roble que se usan cada año. En este momento, la bodega almacena cerca de quince mil barricas. Todo el proceso de elaboración del vino se hace en madera. El roble francés se usa en la mitad de las barricas, seguido por el americano con un 40%, y por el centroeuropeo con un 10%. Fue alucinante ver como uno de los toneleros ensambló una barrica en unos minutos ante nuestros atónitos ojos y oler otra recién tostada. Muy recomendable la visita a la tonelería.

Durante el paseo por la bodega pudimos observar atentamente cómo se lleva a cabo la trasiega del vino, que acaba con los precipitados del vino, y la clarificación mediante claras de huevo, que deja el vino muy limpio y brillante. Que nadie tema, las yemas sobrantes no se tiran y servirán para que los reposteros de la zona elaboren dulces. En Muga se recicla absolutamente todo. La sostenibilidad es otra de las señas de identidad de la marca.

Comida en el caserón Prado Enea

Al finalizar la interesante visita por las profundidades de la bodega, la familia Muga, haciendo de nuevo gala de su generosidad, nos invitó a una estupenda comida en la finca original de la bodega, Prado Enea, que da nombre a Muga Prado Enea Reservanuestro vino Muga favorito y que decora algunas de las etiquetas de otros vinos de la compañía. En el salón principal de esta casa familiar de cerca de doscientos años de antigüedad nos relajamos compartiendo mesa y mantel con los compañeros de la prensa, con Juan Muga, y bajo la patriarcal presencia de Isacín Muga, que nos contó multitud de anécdotas divertidas acerca de la evolución de la bodega familiar hasta convertirse en una de las más importantes de España.

El ágape nos recordó a esas comidas familiares en las que uno se encuentra completamente relajado disfrutando de las viandas, (excepcionales todos los platos y aperitivos regados con los diferentes vinos de la bodega pertenecientes a la añada 2010, destacando el impresionante Aro) y de la conversación con los dos integrantes de la familia a los que se fueron sumando más miembros de la misma a lo largo de la extensa comida. Si estas comidas se repiten en el tiempo entendemos la máxima de la familia que dice que “si el peso no alcanza tres cifras no eres un Muga“. El trato cercano y campechano del que hicieron gala Isacín y Juan nos hizo sentir muy a gusto y disfrutar de un cierre colosal a tan inolvidable jornada en casa de la familia Muga.

Prado Enea Salón

Salud, buenos vinos y Muga*, amigos.

*Muga en japonés es un estado que se alcanza cuando uno pierde las limitaciones del ego y se deja fluir.

Las imágenes sin nuestra firma son cortesía de Bodegas Muga

Revolución francesa en La Rioja

Posted in 10€ - 12,99€, 8€ - 9,99€, D.O.Ca Rioja, Tinto crianza, Tinto joven with tags , , , , on 11/11/2013 by vinoysequedo

Rayos Uva 2012: Tinto joven con crianza. Coupage de Graciano y Tempranillo al 50%. Crianza en depósitos de acero sobre sus lías y posteriormente en fudres* de madera usados. Precio aprox. 9 €.

Gabacho 2011: coupage de Graciano 60% y Tempranillo 40%. Crianza de 9 meses en roble francés, el 10% nuevos, y 3 meses de crianza posterior en fudres de madera usados. Precio aprox. 13 €.Rayos del GabachoEsta semana nos hemos propuesto acercaros la figura del viticultor y enólogo francés Olivier Rivière a través de dos de sus vinos riojanos, Gabacho 2011 y Rayos uva 2012. Nuestros lectores más fieles recordarán que hace algunos meses habíamos recomendado en estas mismas páginas uno de sus excepcionales vinos navarros, el Emilio Valerio 2011. Allí esbozamos algunos apuntes sobre Rivière. En esta nueva entrada del blog pretendemos ahondar en la personalidad y visión del mundo del vino que tiene el creador nacido en Cognac.

Olivier no proviene de una familia relacionada con el vino pero suponemos que la cercanía de su casa a Burdeos pudo influir en la decisión del viticultor de dedicarse a este mundo. Para comenzar su aprendizaje se trasladó a Borgoña y allí se enamoró definitivamente del terruño, de la importancia extrema que los borgoñones le dan al terroir a la hora de “fabricar” sus vinos. Para él Borgoña es mágica, “la cuna del terruño”. Suponemos que de esta relación surgió su convencimiento de que sin una buena uva no es posible hacer un buen vino.

Con la maleta llena de lecciones aprendidas dio un paso más y apostó por terminar su formación “vinícola” en España de la mano de la Compañía de Vinos de Telmo Rodríguez. Como escuchamos decir al propio Rivière en el programa de Radio 3 “Placeres mundanos”, “España es el nuevo mundo del viejo mundo”, es decir, que nuestro país es el que mayor evolución ha dado al vino en las últimas décadas. De ahí que Olivier apostara decididamente por España para realizar sus vinos.

Los mandamientos del vino de nuestro protagonista.

Un día decidió que iba a hacer vinos en solitario y para ello comenzó con cuatro barricas y mucha ilusión. Apostó desde el principio por la viticultura biodinámica y la honestidad más absoluta. Se hizo con viñedos en altura en Navarra y Arlanza y hace poco tiempo en La Rioja Alavesa. Siempre ha buscado zonas frías para aportar finura y elegancia a sus vinos y ha hecho una clara apuesta por la acidez para que el vino tenga vida. Ha apostado por la recuperación de viñas viejas en España para que el país no pierda sus señas de identidad vinícolas, y cree estar viviendo un sueño y no desea irse de nuestro país. Así somos los españoles, tienen que venir de fuera para decirnos las cosas buenas que tenemos y a cuidar lo que nosotros no hemos sabido, o querido, cuidar.

Aunque en sus inicios decidió ser catador, llegó un momento en que a Olivier le aburrió esta actividad. Lo que le gusta de verdad, su pasión, es trabajar la viña, relacionarse con ella; le imaginamos en cuclillas susurrando a los racimos. Le apasionan las garnachas, la tempranillo y la mazuelo. Apuesta por el cupaje para mejorar los vinos, para aportarles más complejidad. Busca vinos ágiles y frescos, plenos de matices, que no aburran y, sobre todo, que sean vinos para comer. No podemos estar más de acuerdo con estos principios del amigo Rivière.

Cata de los riojanos de Olivier Rivière.

Rayos uva 2012. 

Este vino rojo cereza tiene una nariz floral y muy fresca en la que aparecen aromas a frutos rojos silvestres y a paja cortada. Al llenarnos la boca con él percibimos fresas y cerezas ácidas, así como notas florales. Tiene contundencia alcohólica aunque predomina la frescura. Es de paso medio y moderadamente astringente, con una acidez controlada perfectamente por el autor. Es un vino con espíritu joven, muy diferente a los riojanos que conocimos hasta ahora. Rayos Uva 2012Gabacho 2011. 

Éste es un vino de poca producción de color granate con borde purpúreo. La nariz se nos llena de aromas a higos, a moras, a ciruelas, y a guindas en licor. La madera no se nota en absoluto gracias a la frescura del vino.

Nada más ponerlo en la boca nos llegan notas de fresa ácida a las que le siguen toques de pimienta, de cacao y moka, de cereza y al final una sutil presencia de las guindas en licor cuyo aroma habíamos sentido en la fase olfativa. La madera vuelve a ser ligera. El final es ácido, cítrico, aunque se matiza con la comida, como debe ser.

Podríamos decir que el Gabacho es una evolución del Rayos uva. Ambos vinos son muy recomendables para degustarlos acompañando carnes rojas, guisos de carne o de ave, así como con embutidos ibéricos.Gabacho 2011El viticultor francés demostró un gran sentido del humor al poner este nombre a uno de sus vinos. Hizo escarnio con el apelativo injurioso que les dedicamos a los franceses desde finales del siglo XVII después de la partición de la Cerdaña y de la pérdida del Rosellón tras la derrota española ante Francia en las postrimerías de la Guerra de los Treinta Años. Parece ser que este apelativo se gestó en Cataluña cuando los franceses se hicieron con estas tierras españolas prohibiendo los usos catalanes que sí se permitían en el lado español. El uso despectivo de esta palabra se intensificó de manera exponencial cuando las fuerzas napoleónicas invadieron España en 1808. Rivière decidió bautizar así a su vino porque de esta forma es como le llamaban simpáticamente sus amigos riojanos. Se rumorea que estuvo tentado de llamarle “Puto gabacho”, pero al final no se atrevió. Desconocemos si ésto no será una simple leyenda urbana. 

Aunque Olivier Rivière, hombre de carácter terco y perfeccionista, considera que aún no ha hecho el vino de sus sueños, en Vino y se Quedó pensamos que debe de estar muy cerca de conseguirlo.

Salud y buenos vinos, amigos.

*Según eldiccionariodelvino.com, “recipiente de madera con fondo redondo y paredes laterales curvas y gran capacidad (200-300 hl.) utilizado para almacenar y madurar vinos”.

El Buscador 2010. Un soplo de aire fresco en la Rioja alavesa

Posted in 5€ - 7,99€, D.O.Ca Rioja, Tinto crianza with tags , , on 30/05/2013 by vinoysequedo

Coupage de Tempranillo y una pequeña proporción de Garnachas centenarias. Crianza de 12 meses en barricas de roble francés con tres y cuatro usos. 

Llevamos varios días peinando el mercado “vinícola” de nuestro país para hacer acopio de vinos que en un futuro próximo puedan ir apareciendo por este espacio en el que cada día nos congregamos más seguidores del maravilloso mundo de uno de los mayores placeres que puede experimentar un ser humano, tomarse unos vinos solo o en compañía de otros (somos partidarios de la idea de compartir la experiencia con personas queridas porque es más divertido y aleccionador). Y en esta incansable y agotadora búsqueda a la que nos sometéis para que os acerquemos vinos originales y, sobre todo, ricos y a buen precio, hemos encontrado uno que nos ha llamado poderosamente la atención, como decía el clásico. Se trata de El Buscador 2010, que aúna a la perfección la tipicidad que le aportan el terruño y el clima de la zona a las uvas, con un toque diferente a lo que siempre se ha venido haciendo, y muy bien, en la Rioja alavesa.

Catemos con mimo este singular vino.

Servimos una copa de forma lenta para apreciar como rompe el vino contra el cristal formando una espumita que al desaparecer nos deja un color brillante con bastante intensidad; es rojo granate cereza picota con ribete rosáceo-violáceo que denota que a pesar de la crianza ha mantenido toda su frescura juvenil.

A copa parada apreciamos una gran intensidad de fruta negra y matices lácteos. Al airearla se muestran a lo bestia esas frutas negras maduras que evolucionan hacia las guindas en licor. Además aparecen aromas muy distintos pero muy bien integrados como el regaliz, el chocolate amargo, la pimienta negra o el cacao.

En la boca es frutal, amplio, generoso, sedoso, aunque no exento de acidez y de tanicidad, fresco a la vez que intenso y goloso; lo tiene todo, es una amalgama de sensaciones que a nadie dejará indiferente. Aparecen los matices dulces y amargos que aporta la madera noble donde ha reposado. En esta fase podemos apreciar los recuerdos a vainilla, a torrefactos y a chocolate amargo.

Es un vino equilibrado con una acidez marcada pero siempre agradable porque ésta aporta frescor y seduce a la lengua.El Buscador 2010

A la hora de acompañarlo es un vino que sirve tanto para tapas y raciones, como por ejemplo quesos suaves y de media curación, como platos de carnes rojas y blancas (guiño a los seguidores colchoneros), así como a guisos de ave.

En este punto os hacemos llegar la recomendación de sus creadores que piden que este vino se consuma a una temperatura que oscile entre los 14º y los 16º, pudiendo, incluso, servirse a menos grados en lugares donde haga bastante calor.

Felicitamos a los miembros de Bodegas Finca de la Rica, ubicadas en la preciosa localidad alavesa de Labastida, por este excelente vino y en especial a los hermanos Amurrio por la gran labor que están desarrollando para mejorar las 31 hectáreas de viñedos con los que cuenta la bodega y de la que salen los tres vinos que comercializan en la actualidad, El Guía, El Buscador y El Nómada. En este privilegiado paraje situado a 585 metros de altura, bañado por los vientos del norte procedentes de la cercana Sierra de Toroño, y del sur provenientes del Ebro, se están haciendo las cosas muy bien.

Amigos, no dudéis en haceros con alguna botella de este magnífico vino. Y si queréis guardaros alguna, nos hemos informado en la sensacional página web de la bodega de que el vino aún puede afinarse más y que estará muy bueno de aquí a un par de años. Mientras tanto, podéis hacer tiempo resolviendo la sopa de letras que trae cada botella en la etiqueta.

Salud y buenos vinos, amig@s.

Nada Que Ver 2008. Mucho que beber

Posted in 13€ - 15,99€, Blogueros de viaje, D.O.Ca Rioja, Donde paladear buen vino, Tinto crianza, Vino Tinto with tags , , on 18/03/2013 by vinoysequedo

100% Maturana Tinta. Fermentado y macerado en madera. Crianza de 12 meses en barricas de roble americano y europeo.

Hace poco los miembros del blog nos perdimos durante unos días por la zona fronteriza comprendida entre las provincias de Ávila y Madrid (desde San Lorenzo de El Escorial a Cebreros) para disfrutar de un tiempo de asueto y llevar a cabo todo un recorrido cultural y naturalista por el lugar con motivo del cumpleaños de quien esto escribe.

El 2 de marzo decidimos cenar en el restaurante El Paseo en San Lorenzo de El Escorial. Cuando conseguimos encontrar el lugar, algo que nos llevó cierto tiempo, sentimos que habíamos acertado plenamente en la elección del sitio porque los platos eran extraordinarios, sobre todo el ciervo con frutas rojas, y porque allí degustamos la maravilla líquida color picota que hoy os traemos a escena. La decoración del local había pasado de moda hacía algunas décadas pero cuando uno echaba un vistazo a los platos y a la carta de vinos, que literalmente era un libro del grosor de un tomo de enciclopedia, y alucinaba observando la gran variedad de botellas de licores destilados que albergaba el local, le importaba un pimiento la antigualla decorativa que le rodeaba. Ya quisieran muchos restaurantes que se las dan de importantes de tener tanto surtido de vinos en su bodega y tantas botellas de calidad en su bar. Además, tuvieron un gran detalle al servir gratuitamente un vino blanco de calidad con el aperitivo de bienvenida: un Godello de Valdeorras muy rico. Y qué decir de la amabilidad y de la simpatía del personal de sala. Perfecta.

Desde el momento que nos presentaron el vino algo en nuestro interior nos dijo que estábamos en el preámbulo de algo importante; nuestro “afamado” sexto sentido nos indicó que íbamos a probar una joya. Y así fue.

Como en esto de las cosas del placer todo va unido nos llamó mucho la atención el diseño de la botella; nos pareció original y atractivo (recordaba al diseño de los carteles de alguna de las películas de Almodóvar que, en nuestra opinión, son mejores que las propias películas). Esa profusión de colorido cuasi republicano nos cautivó. En ese momento ya no teníamos ojos para nada más. Sólo queríamos probar el vino. La curiosidad se apropió de nosotros.Nada que ver 2008

Cuando el camarero comenzó a verter el vino en las copas supimos que sería un gran descubrimiento. Lo que voy a decir ahora no es muy académico pero a mí me ha servido bastante durante mi corta vida “vinística“: siempre me fijo en esa especie de espuma que se forma en la copa cuando se sirve el vino muy lentamente, si ésta es abundante, concentrada y elegante el vino siempre será espectacular; hasta el momento nunca me ha fallado esa intuición. El vino nos entró por los ojos desde ese primer contacto. Su intenso color rojo picota con ligero ribete púrpura nos animaba a su degustación.

Sin mover la copa acercamos la nariz y descubrimos que en su interior había toda una sinfonía frutal. A medida que la íbamos aireando estallaban por doquier las frutas negras maduras como si fueran mermelada, seguidas de aromas a flores y a plantas balsámicas y de una gran dosis de toques dulces como el cacao, la vainilla, el café, el toffe y el tabaco habano de la máxima calidad (nos trajo recuerdos de los cohibas que en alguna ocasión fumamos relajadamente sentados a la fresca en la quietud y oscuridad de la noche habanera; es lo bueno de tener amigos que trabajan en la fábrica). Como veis, toda una gama de aromas sensuales que provocaban el deleite máximo solamente con acercarse la copa a la nariz.

El sumo placer llegó al beber ese néctar y sentir como se desparramaba por toda la boca impregnándola de sabores a frutas maduras muy bien ensamblados con los destacados toques balsámicos que sin duda aporta la tierra a esta magnífica uva, y terminando en pinceladas abundantes de dulzor. Los taninos están muy presentes pero son  pura seda. Es de esos vinos que estarías bebiendo horas y horas sin reparar en que el mundo sigue dando vueltas a tu alrededor.

Queremos felicitar a Bodegas Martínez Alesanco por esta grandiosa creación y en particular a Pilar Torrecilla, la enóloga artífice de semejante maravilla. Y también por haber apostado por la recuperación de una uva como la Maturana Tinta, originaria de esas tierras altas riojanas y en clarísimo peligro de extinción, y que como se apunta en la propia botella, es un “histórico monovarietal que no tiene NADA QUE VER con el resto de variedades cultivadas en el mundo”. Nos gusta la gente que arriesga y busca la excelencia. Y a un precio muy correcto imaginando lo complicado de la empresa.

Estas son las cosas que nos enorgullecen. Vivimos en el país en el que se hacen los mejores y más variados vinos del mundo. Creámonoslo de una puñetera vez.

Salud y buenos vinos, amigos. 

Beautiful Things 2008. La “cosa más bella” de Bodegas Paco García

Posted in > 20€, 10€ - 12,99€, 5€ - 7,99€, D.O.Ca Rioja, Tinto crianza, Tinto joven with tags , , , on 16/01/2013 by vinoysequedo

90% Tempranillo y 10% Graciano. 16 meses de crianza en barricas nuevas de roble francés.

Nuestra relación con esta bodega comenzó de una manera curiosa, a través de un concurso en Facebook. La otra mitad del blog decidió contestar de una manera divertida a la pregunta que se solicitaba en la página web de la bodega. Al gustarles la contestación dada, obtuvimos como premio una colorista y divertida caja con seis botellas de los tres vinos tintos que se elaboran en esta bodega riojana; dos botellas de cada una de las tres marcas. Como hay confianza, os diremos que no albergábamos mEstucheuchas esperanzas de que los vinos fueran de nuestro agrado, ya sabéis, eso de que te manden algo gratis siempre da qué pensar. Pero todas esas dudas se esfumaron como por arte de magia el día que decidimos realizar una cata con los tres caldos. Obviamente, hicimos la cata en orden ascendente, es decir, desde el vino más joven al más maduro, del más barato al más caro. Por una vez y sin que sirva de precedente nos deleitó el vino de autor de la bodega, y del que hoy os vamos a hablar, el Beautiful Things 2008; nos gustó mucho el Crianza; y nos pareció correcto el Seis; como sabéis los habituales de este espacio, no somos muy partidarios de los vinos tintos jóvenes o con poca crianza.

Un vino para hacer el amor.

Este es el lema que han escogido los amigos de esta bodega para presentar su preciado vino de autor, el Beautiful Things. Entendemos perfectamente lo que querían decir cuando apostaron por este lema; nosotros empleamos la misma expresión en un antiguo post. Es un vino tan goloso y especial que sólo debería emplearse en grandes momentos acompañados de la persona o personas especiales, que en los gustos de cada cual no nos metemos. Eso sí, el vino está muy bueno pero no hace milagros, algo de vuestra parte tendréis que poner si queréis rematar la velada, ya nos entendéis.Beautiful Things 2008

Vamos al lío. Sólo con coger entre nuestras manos la botella de este grandioso vino apetece abrirla para comprobar qué tiene dentro, aunque cuando la hayamos terminado dará cierta pena haberla acabado (tenemos la suerte de que aún nos queda una botella en casa). Al servirlo en la copa comprobamos que posee un brillante e intenso color rojo picota de capa profundísima. Ese cromatismo nos está retando a su ingesta, pero como somos unos “profesionales” seguiremos los pasos correctos en una cata. Por tanto, nos los llevamos a la nariz y nos quedamos extasiados al oler su intenso y complejo perfume rebosante de frutas negras maduras en compota (nos aparecen recuerdos de la niñez cuando abríamos los tarros de las mermeladas que hacían nuestras abuelas). Tras tantas emociones, llegamos al momento de la verdad, donde un vino se la juega. Y es ahí donde ya sucumbimos definitivamente a los encantos de este vino ejemplar. Éste se torna potente y aterciopelado, pleno de equilibrio entre la fruta y la madera, llegamos a masticarlo de lo carnoso que lo encontramos. A medida que el vino permanece en la boca se va tornando goloso y un punto especiado; al tragarlo nos queda un postgusto muy agradable con notas a caramelo, vainilla, café y chocolate. Con tantos placeres juntos comenzamos a dudar si es necesario terminar haciendo el amor. A nuestro entender, este vino se puede combinar con multitud de comidas aunque con carnes rojas y asados especiados irá de maravilla. Nos atrevemos a recomendarlo con un pato a la naranja para un maridaje original. El postre que toméis después (un día es un día) lo podéis acompañar con la última copa de este vino sin ningún problema.

El único handicap que encontramos a este singular vino es su precio, que ronda los 30 €. Entendemos que es un vino que debe requerir mucho trabajo y esfuerzo, y que la viña en la que están plantadas las vides de las que sale este caldo son de bajo rendimiento y sólo una pequeña parte de la cosecha es apta para elaborarlo, pero eso desincentiva a muchos amantes del vino que aún queriendo probarlo no pueden porque su situación económica no es boyante. Todos nuestros seguidores sabéis que siempre hemos defendido la democratización del vino para que empiece a abandonar el elitismo estúpido que lo dominó durante tanto tiempo y que a ojos de muchas personas aún sigue teniendo. Si queremos que el público se acerque a estas maravillas los bodegueros tendrán que hacer algo a este respecto. Al menos, este vino es una delicia y no duele gastarse ese dinero. Ya sabéis que otros mucho más caros nos han parecido una verdadera birria.

Para todos aquellos que queráis probar un vino de esta bodega y no os podáis permitir el Beautiful Things osPaco Garcia Crianza recomendaríamos abiertamente a su hermano menor, el Crianza de Paco García 2008, pero desafortunadamente (no para la bodega) toda la añada ha sido vendida. A lo mejor, con algo de suerte, aún se puede encontrar alguna botella en las tiendas. Es un gran vino, y su precio muy correcto, alrededor de los 10 €. Es pura fruta, sedoso y equilibrado, y con un final largo y goloso. Ideal para compartir con amigos o familia enrollada en un día alegre compartiendo unos aperitivos o una comida.

Y para los amantes de los tintos jóvenes o con una crianza mínima, esta bodega elabora el Seis, un vino lleno de notas florales y de frutas frescas. Muy ligero. Ideal para ir de tapas con los amigos. Su precio es perfecto para todos los bolsillos, sobre los 6 €.

Para terminar, tenemos que alabar la iniciativa puesta en marcha por Juan Bautista García en la bodega de su familia. Hace unos años se planteó crear vinos modernos en una zona eminentemente conservadora en la manera de elaborar los vinos, como es La Rioja. Su objetivo era acercar a la gente joven al mundo del vino con caldos más golosos y equilibrados, más divertidos, en suma. Creemos que lo ha conseguido. El éxito de esta bodega es indiscutible. Ha recibido multitud de premios y recomendaciones por todo el mundo, aunque ya sabéis que desde nuestro punto de vista los premios nunca son garantía de que un vino sea mejor por ganarlos. Pero si es una garantía el boca a boca entre los que nos hemos dejado seducir por este precioso universo de los vinos. Sólo entrar en su página web nos da una idea de su apuesta por el I+D+i y por dar una capa de modernidad a un mundo un tanto cerrado y alejado de los tiempos modernos. Esperamos que cunda el ejemplo y pronto hagamos entre todos que el vino llegue a más gente, que ésta sea más exigente y se quite de encima los complejos del tipo “es que yo no entiendo de vinos”, desterrando de un plumazo los tópicos que, aunque parezca mentira, aún siguen vigentes en 2013.

Salud y buenos vinos, amigos.