Archive for the Donde paladear buen vino Category

Emilio Hidalgo, el guardián de los tesoros de Jerez

Posted in Amontillado, Curiosidades enológicas, D.O. Jerez-Xèrés-Sherry, Donde paladear buen vino, Fino y manzanilla, Oloroso, Palo Cortado, Vino Generoso with tags , , , , , on 01/10/2015 by vinoysequedo

Los que nos conocen un poco saben que nos encantan los vinos generosos. Esos sherrys que son más una celebración de historia que una bebida. En varias ocasiones ya os hablamos de algún vino del Marco de Jerez formado por el triangulo mágico de Sanlúcar de Barrameda, el Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera. Hoy queremos aprovechar el cambio de mes para presentaros nuestra bodega de octubre. La historia de Bodegas Emilio Hidalgo nos retrotrae al casco antiguo de Jerez de la Frontera de 1874, año de la fundación de la bodega, en el que la familia ha ido manteniendo partidas fundacionales. En la actualidad, la quinta generación sigue cuidando las soleras que en algún caso albergan tesoros de más de cien años.

En su gama de productos encontramos todo el abanico de jereces. Parece mentira que todos provengan de la misma variedad, la Palomino Fino. Es realmente difícil decantarse por uno en concreto, casi misión imposible, eso depende de cada persona. Partimos del hecho de que todos los que mencionamos a continuación son pequeños caprichos, son historia líquida, representantes de lo que se esconde por Jerez y de lo que debemos disfrutar mientras podamos permitírnoslo. Sí amigos, os pongáis como os pongáis, a pesar del precio que tienen, NO SON CAROS. El día que vuelvan a ser considerados en España como lo son en el extranjero os vais a arrepentir de no haberos lanzado hacia su conocimiento. ¿Cuánto os gastáis en una botella de whisky de malta o de cognac y cuántos años tienen?

El Tresillo 1874En el caso de El Tresillo 1874 nos inclinamos ante un amontillado viejo de aproximadamente cincuenta años de una solera que tiene la misma edad que la bodega. Es muy delicado, sutil, largo y voluptuoso. Para descubrir todos sus matices uno necesita tranquilidad y nada de comida. Avellanas, almendras, cáscara de cítricos en la nariz. En la boca caramelo, nueces dulces y toques salinos.  Si tenéis una bucket list de los vinos que probar antes de morir este amontillado excepcional debe formar parte de ella. No lo confundáis con El Tresillo que proviene de la misma solera pero que con unos quince años de edad y un período de crianza oxidativa muy corto es más un fino en camino hacia amontillado que un amontillado propiamente dicho.

Hablando de finos nos tenemos que detener en el excepcional La Panesa. Crianza biológica extrema, quince años para un fino son como 50 para una actriz porno, algo inusual. En la nariz es intenso, con aromas increíbles de nueces y avellanas. En boca es amplio y salino, con frutos secos, notas cítricas y de cera. Es puro, complejo e intenso, sin duda el mejor fino que hemos probado hasta ahora.

Villapanes OlorosoPara los aficionados al oloroso, que a diferencia del amontillado o del palo cortado no pasa por la crianza biológica ya que una vez encabezado con alcohol realiza directa- mente la crianza oxidativa, Emilio Hidalgo ofrece el Villapanes. En nariz es complejo, algo picante, con notas de cáscara de naranja y brandy. En boca es intenso y concentrado con notas de nueces y un final eterno. Su elegancia envuelve la potencia. Para los que #somosmuydepalocortado no podemos dejar inadvertido el Privilegio. Haciendo honor a su nombre este palo cortado nos enamora por su equilibrio. ¡Simplemente impresionante! Otro para la bucket list.

La semana pasada comprobamos con alegría que Madrid cuenta con un nuevo establecimiento donde degustar estas joyas. Apuntad la dirección, flipad con la cantidad de referencias por copa que podéis encontrar y dejaos seducir por el buen servicio que ofrecen Pakita Espinosa y su equipo en la Taberna Palo Cortado. Por supuesto, allí no faltan los vinos de nuestra bodega del mes.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

 

Dos días mágicos en casa de la familia Muga

Posted in Blogueros de viaje, D.O.Ca Rioja, Donde paladear buen vino with tags , , , , , on 26/06/2014 by vinoysequedo

Prado EneaLa semana pasada, los miembros de Vino y se Quedó tuvimos la inmensa fortuna de ser invitados a un viaje de prensa para conocer en profundidad Bodegas Muga. Aún no entendemos cómo fuimos convocados a este magnífico y aleccionador viaje a La Rioja, y más concretamente a Haro, cuna de la famosa bodega familiar. Y nos sorprendió porque los cinco medios de comunicación elegidos eran de mucho nivel, como demuestra el hecho de que hubiera compañeros de El País Semanal y de El Correo. Siempre tiene que haber una nota exótica. En este caso nosotros.Viñedo

De vinos y tapas por Logroño

Como los dos intensos días de trabajo visitando viñedos, conociendo la bodega, degustando vinos y comiendo de lujo, caían en lunes y martes, estos intrépidos reporteros decidimos pasar el fin de semana conociendo un poco más La Rioja vinícola con epicentro en Logroño. Descubrimos una ciudad muy agradable para el placer hedonista recorriendo las tabernas de las calles del Laurel, de San Juan y de San Agustín, donde hicimos gala de una gran agilidad para acodarnos en los lugares más privilegiados de las mismas. Que disfrute poder comer “a la tapa” platillos espectaculares regados con vinos singulares abiertos por copas. Ya podían tomar nota la mayoría de propietarios de bares que se obstinan en racanear en los vinos. Desde aquí les impelimos a que procuren tener más variedad por copas, puesto que con las bombas de vacío ya no pierden frescura. Potencien el buen consumo de vino y déjense de monsergas.

Esas horas en Logroño nos sirvieron para descubrir que es común por esos parajes que la carta de vinos por copas tenga al menos 20 referencias. Nuestros dos lugares favoritos para dar rienda suelta al copeo fueron Vinissimo, fantástica cocina, además de buena selección de vinos, y Los Rotos, con una gran carta de vinos. Ambos lugares están situados en la calle San Juan, que a nuestro juicio cuenta con mejores locales que la archiconocida calle del Laurel.

Paisajes vinícolas de ensueño camino a Laguardia

Ya que nos encontrábamos en una región en la que se santifica el vino, no era plan de perdernos una de las vistas más bonitas de viñedos perfectamente integrados en plena naturaleza que se pueden ver en el mundo. Para ello, nos dirigimos a la preciosa y acogedora localidad de Laguardia, capital de la Rioja Alavesa, que por su situación en alto posee varios miradores desde los que se pueden contemplar en todo su esplendor tanto la Sierra de la Demanda como la Sierra de Cantabria, como fondo de interminables viñedos que forman postales muy bellas, y que en otoño son más bucólicas aún.Desde Laguardia

Visitando Bodegas Muga, uno de los templos del vino riojano

Nuestro primer contacto con esta bodega fue casual, como casi todo lo bueno en esta vida. Como sabéis, tenemos la suerte de estar a caballo entre Madrid y Barcelona, y fue precisamente en una cena en la Ciudad Condal donde conocimos a Manuel Muga, uno de los tres hermanos que forman la tercera generación al frente de la bodega cuyo propietario es su tío Isacín Muga Caño. Nos gustó mucho su trato cercano y natural, que ahora hemos descubierto que es marca familiar, y nos prometimos que en algún momento visitaríamos la bodega. Y la pasada semana, gracias a los amigos de Interprofit, hemos podido cumplir esa meta.

La jornada de visita a la bodega comenzó con un paseo en coche por los distintos viñedos que Muga posee en los alrededores de Haro, capital del vino en La Rioja Alta. A cargo de la expedición iba Juan, el más extrovertido de los hermanos Muga, un tipo risueño que no para de bromear a cada momento. Sabe mucho de todo lo que rodea al vino, como toda su familia, pero le gusta trufar esos conocimientos con altas dosis de humor cañero y retador. Un cachondo mental este Juan.Viña día 17 de junio

El viaje en un precioso día soleado por medio de los viñedos y por el pueblo donde nació el fundador de la bodega, Isaac Muga Martínez, Villalba de la Rioja, cuna también de Pedro del Castillo, fundador de la ciudad argentina de Mendoza, nos abrió el apetito, y qué mejor manera de saciarlo que comiendo en pleno viñedo unos choricitos riojanos al sarmiento regados con Muga Rosado 2013 a la sombra del edificio de la primigenia Bodega Muga, ubicada en el precioso paraje de Finca Baltracones. En este privilegiado punto casi se tocan las sierras de la Demanda y de Cantabria, separadas tan sólo por la hendidura que el paso del río Ebro forma en ese preciso lugar.

Como nadie nace aprendido, en este viñedo, y gracias a Juan, descubrimos que los rosales plantados en las esquinas del viñedo sirven de orientación para detectar posibles enfermedades de la vid y no para hacer bonito, como pudiera pensar cualquiera no muy avezado en las tareas del campo, como le ocurre a uno de los dos integrantes de Vino y se Quedó, y no diré cual.

Bodegas Muga Viñedos

El Muga Rosado 2013 nos pareció mejor que el de la añada anterior. Más fresco, más equilibrado y más ágil. Notas a cereza, frutos con hueso y fuerte presencia cítrica. En boca es largo y pleno de matices. Nos sentó muy bien. La noche anterior catamos el Muga Blanco fermentado en barrica 2013 en el restaurante Echaurren en Ezcaray. También nos gustó más que la añada anterior. Lo vimos mejor ensamblado, más fresco, con menos desequilibrios, y con más matices, tanto en aromas como en sabores.

Allí gozamos también del Prado Enea Muga Selección Especial2005 que nos ganó por su finura. Esta gran reserva sigue muy viva y con mucha fruta. Por relación precio-placer recomendamos el Muga Selección Especial, muy redondo y sedoso, con taninos finos y una nariz espléndida.

En el interior de Bodegas Muga

Estas bodegas fueron fundadas en 1932 por el ya mencionado Isaac Muga Martínez y por su mujer Aurora Caño. En la actualidad, Bodegas Muga cuentan con 25.000 metros cuadrados de instalaciones donde se elaboran todos sus vinos. Las variedades tintas que utilizan son Tempranillo, Garnacha, Graciano y Mazuelo. Las blancas son Viura, Garnacha blanca y Malvasía. La bodega posee 220 hectáreas de viñedos propios que le reportan la mitad de la producción de uva. La otra mitad proviene de 94 viticultores riojanos a los que supervisa. En total, la producción es de cerca de dos millones de kilos de uva de la que salen entre un millón y medio y dos millones de botellas al año. Aún así, toda la vendimia se realiza a mano.Bodega interior

Lo primero que sorprende al entrar en el templo de los Muga es la gran cantidad de barricas y de tinos de madera que uno se encuentra. Se podría decir que no se ve acero inoxidable ni en la cubertería. Es la única bodega de España que tiene en plantilla a tres toneleros y un cubero que se encargan de fabricar las cerca de dos mil barricas y doscientos tinos de roble que se usan cada año. En este momento, la bodega almacena cerca de quince mil barricas. Todo el proceso de elaboración del vino se hace en madera. El roble francés se usa en la mitad de las barricas, seguido por el americano con un 40%, y por el centroeuropeo con un 10%. Fue alucinante ver como uno de los toneleros ensambló una barrica en unos minutos ante nuestros atónitos ojos y oler otra recién tostada. Muy recomendable la visita a la tonelería.

Durante el paseo por la bodega pudimos observar atentamente cómo se lleva a cabo la trasiega del vino, que acaba con los precipitados del vino, y la clarificación mediante claras de huevo, que deja el vino muy limpio y brillante. Que nadie tema, las yemas sobrantes no se tiran y servirán para que los reposteros de la zona elaboren dulces. En Muga se recicla absolutamente todo. La sostenibilidad es otra de las señas de identidad de la marca.

Comida en el caserón Prado Enea

Al finalizar la interesante visita por las profundidades de la bodega, la familia Muga, haciendo de nuevo gala de su generosidad, nos invitó a una estupenda comida en la finca original de la bodega, Prado Enea, que da nombre a Muga Prado Enea Reservanuestro vino Muga favorito y que decora algunas de las etiquetas de otros vinos de la compañía. En el salón principal de esta casa familiar de cerca de doscientos años de antigüedad nos relajamos compartiendo mesa y mantel con los compañeros de la prensa, con Juan Muga, y bajo la patriarcal presencia de Isacín Muga, que nos contó multitud de anécdotas divertidas acerca de la evolución de la bodega familiar hasta convertirse en una de las más importantes de España.

El ágape nos recordó a esas comidas familiares en las que uno se encuentra completamente relajado disfrutando de las viandas, (excepcionales todos los platos y aperitivos regados con los diferentes vinos de la bodega pertenecientes a la añada 2010, destacando el impresionante Aro) y de la conversación con los dos integrantes de la familia a los que se fueron sumando más miembros de la misma a lo largo de la extensa comida. Si estas comidas se repiten en el tiempo entendemos la máxima de la familia que dice que “si el peso no alcanza tres cifras no eres un Muga“. El trato cercano y campechano del que hicieron gala Isacín y Juan nos hizo sentir muy a gusto y disfrutar de un cierre colosal a tan inolvidable jornada en casa de la familia Muga.

Prado Enea Salón

Salud, buenos vinos y Muga*, amigos.

*Muga en japonés es un estado que se alcanza cuando uno pierde las limitaciones del ego y se deja fluir.

Las imágenes sin nuestra firma son cortesía de Bodegas Muga

Bodegas Rey Fernando de Castilla, el templo de los caprichos jerezanos

Posted in > 20€, Amontillado, Blogueros de viaje, Curiosidades enológicas, D.O. Jerez-Xèrés-Sherry, Donde paladear buen vino, Palo Cortado, Vino Dulce with tags on 09/05/2014 by vinoysequedo

Tal vez sea Tío Pepe, renacido recientemente en la Puerta del Sol, el hijo más famoso de la ciudad y, su creador, Manuel María González Gordon, “Papá sherry”, pero buscando nuestro destino en Jerez de la Frontera, Moraíto ChicoCiudad Europea del Vino 2014, nos encontramos de manera inesperada con la casa de otro “chico grande” que nos recordó que esta hermosa ciudad también es la cuna del flamenco. Lástima no haber estado hace unos años en este rincón gaditano para haber escuchado a Moraíto en directo.

No obstante, tuvimos una cita en la Calle Jardinillo 7. Desde la acera nadie puede imaginarse qué tesoros guardan los muros de esta callejuela situada en el casco antiguo de Jerez. Aunque de manera menos notable que hace un siglo todavía percibimos el perfume del sherry que impregna esta ciudad. Si esas piedras pudieran hablar y contaran sus secretos, de cuantas maravillas nos enteraríamos. Era Lunes Santo, y todo Jerez estaba pendiente de sus procesiones cuando Fernando Romero, responsable del mercado nacional de las bodegas Fernando de Castilla, hasta arriba de trabajo acumulado, hizo un hueco en su apretada agenda a Vino y se Quedó.

Entrando en la “sala” de botas que compró el noruego Jan Pettersen hace 15 años pudimos hacernos una idea de la historia que guarda esta bodega que hoy cuenta con solo una plantilla de seis trabajadores. Ante nuestros ojos desfilaban botas de varios tamaños y edades. Entre ellas algunas llevan el nombre del Equipo Navazos. MapaMediante un “mapa” dibujado en una bota Fernando nos refrescó las diferencias entre los distintos vinos generosos y nos reveló algunas curiosidades que nos gustaría compartir con vosotros.

El Marco de Jerez alberga todos los vinos generosos que se crían y elaboran dentro del mencionado marco. La variedad Palomino, gran protagonista de estos vinos, suele provenir de Chiclana, mientras que la Moscatel se encuentra mayoritariamente en Chipiona y la Pedro Ximénez en Montilla. La leyenda cuenta que la última tiene sus orígenes en unas cepas, tal vez Riesling, que trajo Peter Siemens desde Alemania. Adaptando su nombre al castellano se la bautizó como Pedro Ximénez, también conocida como PX.

Si el orgullo de los habitantes de Sanlúcar de Barrameda es la Manzanilla, tanto en Jerez de la Frontera como en el Puerto de Santa María es el Fino. Este nombre se debe a la casuística del velo de flor bajo el cual se crían los vinos procedentes de la uva Palomino, que aquí es más fino. Para su elaboración se usan solo los mostos de primera yema. Mientras los mostos de segunda yema se suelen utilizar para los olorosos. Las levaduras que garantizan la crianza biológica solo sobreviven en una concentración de 15 a 17º de alcohol. Por eso se encabezan los vinos con alcohol que se destila a base de la variedad Airén, ya que la Palomino no aguanta bien la destilación. La Manzanilla recibe este nombre por el sabor a manzana verde que se aprecia, sobre todo, en las manzanillas en rama que no se filtran.Fernando Romero

Primero probamos un Amontillado que es digno de estar confeccionado como “single cask“. Sus tostados nos recuerdan a frutos secos, destacando la avellana; es un autentico placer. Fernando Amontillado Antiquerecomienda un interesante maridaje con pollo al curry. Los Amontillados que en su juventud eran Finos o Manzanillas son el resultado de un 50% de crianza biológica y otro 50% de crianza oxidativa. Para garantizar un producto homogéneo en Fernando de Castilla el sistema de soleras no se aplica en su sentido tradicional, sino que una vez al año se saca la cantidad correspondiente, un quinto, de todas las botas, se mezcla en un deposito y se pone en la criadera o solera que toca. Su Amontillado Antique tiene un mínimo de 20 años.

Palo CortadoEl Palo Cortado Antique es otro vino que nos cautivó enseguida. De hecho, éstos son vinos que no se hacen sino que suceden. Sólo el capataz sabe el porqué de destinar un Fino o una Manzanilla, después de unos años de crianza bajo velo de flor, a convertirse en un Palo Cortado. Tal vez sea ese secreto el que le haga tan especial. Según los responsables de Fernando de Castilla el suyo de la serie Antique combina la elegancia de un amontillado viejo con la complejidad de un oloroso. Cuenta con un mínimo de 30 años de crianza total. En nariz percibimos su salinidad y un toque dulce que se repite en boca donde también apreciamos aromas de madera noble. La combinación con un queso portugués del Alentejo es fantástica.

Otra joya de la serie Antique, presentado en una botella de 0,5 litros protegido por un elegante estuche, es el Pedro Ximénez. Un dulce sabor a pasas y a caramelo nos hace soñar con un maridaje con un Cabrales. Las uvas de la variedad que le otorgan el nombre al vino se secan durante un periodo de quince a treinta díasPX mediante el tradicional proceso del soleo, que consiste en secarlas naturalmente al sol en esteras para aumentar su contenido alcohólico y dulzor. Su larga crianza exclusivamente oxidativa es de unos 30 años. Es mucho más delicado y fresco que los PX que probamos hasta ahora, no tan denso y empalagoso. En boca es amplio, envolvente y de buena longitud. Aunque acompañe perfectamente a un postre nos puede substituir al mismo sin problema.

Los vinos de esta serie son sin duda alguna pequeños caprichos. Según la tienda en la que consultemos su precio se sitúa entre los 30 y los 35 euros. De vez en cuando hay momentos en los que nos tenemos que premiar. La bodega cuenta también con una serie más económica, la Classic, y con unos excelentes brandis que dejamos para un futuro post.Tabanco LaPandilla

Después de sumergirnos en semejantes placeres no podíamos irnos de Jerez sin descubrir alguno de sus famosos tabancos recién estrenados. Esa especie entre taberna y despacho de vinos que hace unos años estaba a punto de extinguirse nos ofrece un ambiente idoneo para seguir saboreando la esencia de esta ciudad. Gracias a Fernando encontramos el mítico tabanco La Pandilla que es un lugar auténtico que abrió sus puertas por primera vez en 1936. Nos dejamos caer entre sus paredes para empaparnos de las historias que allí se cuentan y sentir toda la esencia jerezana. Long live the Sherry!

Salud y buenos vinos, amigos.

Albariñeando con Xurxo Alba

Posted in Blanco crianza en barrica, Blanco crianza sobre lías, Blogueros de viaje, D.O. Rías Baixas, Donde paladear buen vino, Vino Blanco with tags , , , , on 29/09/2013 by vinoysequedo

Como anunciamos hace unos días en el último post hoy continuamos relatando nuestro viaje por Galicia y las peripecias “vinícolas” que allí vivimos. En esta segunda parte os invitamos a que nos acompañéis a las inmediaciones de Cambados para visitar al gran Xurxo Alba Padín en su bodega Albamar. Pasen y vean.Xurxo Alba Padín

No teníamos el gusto de conocer personalmente a Xurxo hasta el día en que nos aventuramos por la bodega familiar que dirige en Castrelo, localidad que se encuentra situada en el concello de Cambados, muy cerca de O Grove y frente a la isla de La Toja. Decidimos hacerle una visita, casi una encerrona, porque a Doreen le gusta más visitar bodegas que a un gorrino un charco. Es de la opinión de que detrás de los vinos que tienen alma hay una persona que se la transmite. Y amigos, creo que tiene toda la razón del mundo, los vinos son una prolongación de la personalidad de quienes los crean. Tal vez por eso no tenemos una sección sobre vinos desalmados, aquellos realizados en serie por personas que sólo buscan ganar dinero rápido vendiendo vinos aunque les daría igual si lo que vendieran fuera ropa, televisores o tuercas. Como iba diciendo, la persuasión de Doreen nos condujo directamente desde la playa de La Lanzada a la bodega sin ni siquiera pasar por la casa en la que estábamos alojados. Allí nos encontramos con Xurxo, que nos hizo un “rally” por sus viñedos a bordo de un utilitario japonés de tres puertas cuyo maletero tenía más vinos que muchas tiendas. Allí cupimos Xurxo Alba, los miembros del interesante blog Rumbovino, y los integrantes de Vinoysequedo.com. Cinco personas como sardinas en lata. Los que ocupábamos los asientos delanteros del coche necesitábamos que quienes se sentaban detrás nos acercaran el cinturón de seguridad al no podernos mover en el cubículo. Mientras nos desplazábamos por los bellos viñedos de Albamar a mí me venía constantemente a la cabeza la canción “Que difícil es hacer el amor en un Simca 1000” de Los Inhumanos, no me pregunten por qué.Albariñeando

Ya en el interior de la bodega, después de la excursión por los pequeños viñedos de la familia (en Galicia continúa dominando el minifundio y es muy complicado hacerse con parcelas grandes porque los gallegos son reacios a vender sus tierras a terceros, seguramente por la tradición de apego al terruño que forma parte de la idiosincrasia galaica) contemplando los dos tipos de cultivo de la vid que lleva a cabo Xurxo, el tradicional de la zona, en parra, y el que pretende consolidar a pesar de la oposición de los lugareños y, que es su favorito, en espaldera, alucinamos con lo que nos esperaba. En ese reducido espacio con tintes de garaje mas que de bodega, pasamos una noche espectacular probando los ocho vinos que elabora este joven vitivinicultor, solo o en compañía de otros, tanto en depósito y en barrica, como en botella. Quedamos encantados con el trato cercano y humano que nos dispensaron tanto Xurxo como su madre, como con la excelente calidad de sus caldos.Viñedo

Degustando los tesoros de Albamar.

Rodeados de depósitos de acero inoxidable, de un par de barricas de roble francés de calidad, y de cajas de embalaje y botellas, comenzamos a probar los vinos del autor gallego no sin antes descubrir con asombro y admiración la forma en la que se etiquetan las botellas en esta singular bodega. Muchos os preguntaréis: ¿pero qué extraño maquinario usarán para haber llamado la atención de estos dos tarambanas? Pues la “máquina” se llama María Isabel, la madre del artista, por cuyas manos pasan cada una de las más de veinte mil botellas de todas las marcas de la bodega ayudándosEtiquetandoe del artilugio que aparece en la fotografia. Nos pare- ce impresionante el concepto “yo me lo guiso, yo me lo como” de Xurxo, y la paciencia artesana de la matriarca de la familia.

Comenzamos probando el Albamar en sus versiones 2011 y 2012, tanto en botella como en depósito. Es un Albariño 100% procedente de viñedos de más de 25 años de edad ubicados en la confluencia del río Umia y el mar. El de 2012 es un caldo muy fresco, cítrico y vivo, que en palabras de Xurxo sirve como un vino de “trago largo”, es decir, un vino apropiado para pimplarse botellas sin descanso con los amigos alrededor de unos buenos mariscos de la zona. El 2011 tiene esas mismas características, pero el tiempo de reposo en botella lo ha redondeado, dotándolo de matices más elegantes y notas de azahar. Si me dieran a elegir entre ambas versiones elegiría la 2011 porque está más afinada y guardaría unos meses la 2012 para que llegara a ese punto, pero me temo que se lo bebería Doreen antes ya que le encanta su acidez eléctrica. El precio en el mercado es de unos 10 euros.

Alma de Mar__Tras este buen debut pasamos a degustar el también Albariño 100% Alma de Mar 2011. Es un vino redondo que se diferencia del Alba- mar en un aspecto fundamental, tiene una crianza sobre lías de unos cuantos meses realizada a partir del exigente trabajo del batonage sin sulfitar. En este caso la técnica consiste en ir removiendo sus lías finas cuatro veces al día durante varios meses antes de que el vino sea filtrado y embotellado, reposando después unos seis meses en botella. El resultado de todo este minucioso proceso es un vino espectacular procedente de los viñedos de cepas viejas de la finca de O Pereiro que se encuentra a merced de los vientos procedentes del cercano mar que le aportan una cierta salinidad. Es un vino para tomar más reposadamente que el anterior; largo y lleno de notas de pastelería, como la nata, es goloso y sensual. Su precio ronda los 16 euros.

En este momento de la noche ya estábamos muy contentos por la experiencia que estábamos compartiendo con el revolucionario vitivinicultor gallego, pero la cosa se puso aún mejor al probar el grandioso Pepe Luis 2012 directamente de sus dos barricas. Se trata de un Albariño 100% pero criado nueve meses en barrica de roble francés usada. Las uvas proceden de una selección de los viñedos más viejos con los que cuenta Albamar, de más de 60 años de edad, en plena Ría de Arosa. También es trabajado mediante batonage durante su estancia en madera, pasando posteriormente a un depósito de acero inoxidable para unificar el contenido de ambas barricas. Xurxo dice que debería estar embotellado ya, pero como se mueve más que los precios para dar a conocer su proyecto le faltan horas del día. Esta maravilla estará unos cuatro meses reposando en botella hasta salir al mercado. También catamos la espectacular añada de 2Pepe Luis 2011011, que a nuestro entender es el vino “top” de la bodega. En nariz hace soñar con lo que nos encontrare- mos en boca, notas cítricas y tostados, es denso y untuoso. Desgraciadamente, las mil botellas están prácticamente agota- das, algo que no es de extrañar con un precio por debajo de 20 euros.

A lo largo de la noche también tuvimos el privilegio de compartir una botella del nuevo proyecto de Xurxo Alba junto a los amigos de la Vinoteca Bagos de Pontevedra, lugar que no hay que dejar de visitar si uno se encuentra por la zona. La comida es una maravilla y la carta de vinos muy destacada. Y lo mejor de todo es que el servicio es perfecto. Estos locos del vino han puesto en marcha un vino blanco con una producción muy pequeña que busca aunar el tradicional albariño con las nuevas tendencias que aportan autores como Xurxo. Su nombre, Sesenta e nove arrobas. En él destacan su frescura y su salinidad.

La noche no terminó aquí, pero los dos tintos que realiza Xurxo en Ribeira Sacra serán objeto de un próximo post.

La estancia en Albamar fue legendaria, tanto por los vinos y terruños descubiertos, como por haber conocido a un tipo tan singular como Xurxo Alba, que en sus propias palabras dice: “soy un poco desastre”. No te preocupes por eso amigo, porque así son la mayoría de los artistas.

Salud y buenos vinos, amigos.

Entrechuelos Chardonnay 2011. El blanco con duende jerezano

Posted in < 5€, Donde paladear buen vino, V.T. Cádiz, Vino Blanco with tags on 29/04/2013 by vinoysequedo

100% Chardonnay. Vendimia seleccionada usando gas inerte. Maceración prefermentativa a 8ºC durante 24 horas en depósito inertizado en CO2. Prensado en frío. Fermentado con levaduras seleccionadas a 17ºC durante 16 días.

En esta nueva entrada del blog queremos presentaros uno de los mejores vinos blancos que hemos tenido el placer de probar en los últimos tiempos y a un precio irresistible, rondando los 5 €.

Este maravilloso vino lo degustamos por primera vez en uno de los mejores restaurantes de Jerez de la Frontera, La Posada, gracias a la recomendación que nos hizo su dueño, José María, Pepe para los amigos. Fue tan rotundo en su buena opinión acerca de este caldo que no pudimos resistirnos a acompañar con él unas ensaladas y pescados espectaculares. Y no se equivocaba el restaurador. El vino es sencillamente increíble. En relación calidad-precio es de lo mejor del mercado.

Pepe nos lo sirvió bastante frío y creemos que acertó de pleno. Por mucho que digan algunos entendidos hay vinos blancos a los que les va a la perfección una temperatura baja, sobre todo si uno está en Andalucia a 40ºC y le apetece tomar una copita para acompañar a las buenas viandas de la tierra. Así el vino tarda más en calentarse en la copa y podemos disfrutar de toda su frescura y cualidades. Para nosotros no hay nada más imbebible que un vino blanco o una cerveza calentorros.

Catando el Entrechuelos Chardonnay 2011.

Al servirlo vemos que tiene un intenso y precioso color amarillo pajizo sin irisaciones de ningún tipo. Ese colorido nos incita a su degustación, porque la belleza exterior, no nos engañemos, nos provoca seguir adelante para descubrir si el interior va en consonancia con esa promesa externa. Y vaya que sí. A copa parada olfateamos y descubrimos mucha frescura y una gran cantidad de fruta golosa que se acentúan al airear la copa. Aparecen los toques cítricos, naranja y pomelo, las intensas notas a frutas tropicales, como piña, mango y maracuyá, ciertas notas florales, así como el frescor tan característico del heno recién cortado que aparece en los vinos blancos de esta variedad.

En boca es una delicia. Se acerca a la amplitud. La frescura golosa de la fruta nos llena toda la boca. Es un vino suave pero con mucha presencia, redondo y muy bien equilibrado, con la acidez justa. Por ello lo vemos muy adecuado para acompañar pescados blancos al horno, pastas, arroces, ensaladas, steak tartar, o unas frituras andaluzas y unas tapas en la barra de una buena taberna echando un ratito con los amigos. Entrechuelos 2011

La autoría de este sensacional blanco, así como de los otros seís vinos que se elaboran en las Bodegas Entrechuelos, es de Miguel Domecq y de su equipo de profesionales de esta moderna bodega ubicada en plena campiña jerezana, en unas tierras privilegiadas trabajadas en los últimos años para intentar recuperar la vieja tradición de los vinos tranquilos de Jerez antes de que llegara la moda de los vinos generosos que hizo que se arrancaran muchas vides tradicionales para plantar la uva palomino y saciar la gran demanda existente en toda Europa hace unos tres siglos. A mediados del siglo XVII y principios del XVIII se decía que los vinos tranquilos de Jerez eran los mejores del mundo.

Miguel Domecq pertenece a la famosa familia de bodegueros de origen francés establecida en Jerez hace casi tres siglos. Suponemos que el hecho de que su antigua empresa esté en manos de una multinacional hizo que el bodeguero emprendiera el vuelo en solitario para poder realizar su labor sin injerencias externas. Ha creado una bodega muy moderna en un paraje singular, ideal para la creación de vinos. Lo más bonito del asunto es que las viñas del Cortijo de Torrecera están rematadas por la famosa torre almohade del mismo nombre levantada en el siglo XI, y que se puede ver en la etiqueta del vino. Para los que somos amantes de la historia es otro aliciente más para acudir al lugar y degustar un gran vino recordando nuestro pasado andalusí y nuestra formidable y variada historia.

Brindamos con todos vosotros con la esperanza de que las cosas mejoren. Muchos ánimos para todos. Beber vino de manera moderada puede ayudar a ver la vida de una manera menos cruda. Eso sí, no pidamos milagros, al día siguiente nuestros dirigentes políticos y los poderes fácticos y económicos seguirán ahí. ¿O tal vez no?

Salud y buenos vinos, amigos.

Nada Que Ver 2008. Mucho que beber

Posted in 13€ - 15,99€, Blogueros de viaje, D.O.Ca Rioja, Donde paladear buen vino, Tinto crianza, Vino Tinto with tags , , on 18/03/2013 by vinoysequedo

100% Maturana Tinta. Fermentado y macerado en madera. Crianza de 12 meses en barricas de roble americano y europeo.

Hace poco los miembros del blog nos perdimos durante unos días por la zona fronteriza comprendida entre las provincias de Ávila y Madrid (desde San Lorenzo de El Escorial a Cebreros) para disfrutar de un tiempo de asueto y llevar a cabo todo un recorrido cultural y naturalista por el lugar con motivo del cumpleaños de quien esto escribe.

El 2 de marzo decidimos cenar en el restaurante El Paseo en San Lorenzo de El Escorial. Cuando conseguimos encontrar el lugar, algo que nos llevó cierto tiempo, sentimos que habíamos acertado plenamente en la elección del sitio porque los platos eran extraordinarios, sobre todo el ciervo con frutas rojas, y porque allí degustamos la maravilla líquida color picota que hoy os traemos a escena. La decoración del local había pasado de moda hacía algunas décadas pero cuando uno echaba un vistazo a los platos y a la carta de vinos, que literalmente era un libro del grosor de un tomo de enciclopedia, y alucinaba observando la gran variedad de botellas de licores destilados que albergaba el local, le importaba un pimiento la antigualla decorativa que le rodeaba. Ya quisieran muchos restaurantes que se las dan de importantes de tener tanto surtido de vinos en su bodega y tantas botellas de calidad en su bar. Además, tuvieron un gran detalle al servir gratuitamente un vino blanco de calidad con el aperitivo de bienvenida: un Godello de Valdeorras muy rico. Y qué decir de la amabilidad y de la simpatía del personal de sala. Perfecta.

Desde el momento que nos presentaron el vino algo en nuestro interior nos dijo que estábamos en el preámbulo de algo importante; nuestro “afamado” sexto sentido nos indicó que íbamos a probar una joya. Y así fue.

Como en esto de las cosas del placer todo va unido nos llamó mucho la atención el diseño de la botella; nos pareció original y atractivo (recordaba al diseño de los carteles de alguna de las películas de Almodóvar que, en nuestra opinión, son mejores que las propias películas). Esa profusión de colorido cuasi republicano nos cautivó. En ese momento ya no teníamos ojos para nada más. Sólo queríamos probar el vino. La curiosidad se apropió de nosotros.Nada que ver 2008

Cuando el camarero comenzó a verter el vino en las copas supimos que sería un gran descubrimiento. Lo que voy a decir ahora no es muy académico pero a mí me ha servido bastante durante mi corta vida “vinística“: siempre me fijo en esa especie de espuma que se forma en la copa cuando se sirve el vino muy lentamente, si ésta es abundante, concentrada y elegante el vino siempre será espectacular; hasta el momento nunca me ha fallado esa intuición. El vino nos entró por los ojos desde ese primer contacto. Su intenso color rojo picota con ligero ribete púrpura nos animaba a su degustación.

Sin mover la copa acercamos la nariz y descubrimos que en su interior había toda una sinfonía frutal. A medida que la íbamos aireando estallaban por doquier las frutas negras maduras como si fueran mermelada, seguidas de aromas a flores y a plantas balsámicas y de una gran dosis de toques dulces como el cacao, la vainilla, el café, el toffe y el tabaco habano de la máxima calidad (nos trajo recuerdos de los cohibas que en alguna ocasión fumamos relajadamente sentados a la fresca en la quietud y oscuridad de la noche habanera; es lo bueno de tener amigos que trabajan en la fábrica). Como veis, toda una gama de aromas sensuales que provocaban el deleite máximo solamente con acercarse la copa a la nariz.

El sumo placer llegó al beber ese néctar y sentir como se desparramaba por toda la boca impregnándola de sabores a frutas maduras muy bien ensamblados con los destacados toques balsámicos que sin duda aporta la tierra a esta magnífica uva, y terminando en pinceladas abundantes de dulzor. Los taninos están muy presentes pero son  pura seda. Es de esos vinos que estarías bebiendo horas y horas sin reparar en que el mundo sigue dando vueltas a tu alrededor.

Queremos felicitar a Bodegas Martínez Alesanco por esta grandiosa creación y en particular a Pilar Torrecilla, la enóloga artífice de semejante maravilla. Y también por haber apostado por la recuperación de una uva como la Maturana Tinta, originaria de esas tierras altas riojanas y en clarísimo peligro de extinción, y que como se apunta en la propia botella, es un “histórico monovarietal que no tiene NADA QUE VER con el resto de variedades cultivadas en el mundo”. Nos gusta la gente que arriesga y busca la excelencia. Y a un precio muy correcto imaginando lo complicado de la empresa.

Estas son las cosas que nos enorgullecen. Vivimos en el país en el que se hacen los mejores y más variados vinos del mundo. Creámonoslo de una puñetera vez.

Salud y buenos vinos, amigos. 

12 Volts 2010. Potencia bajo control

Posted in 13€ - 15,99€, Donde paladear buen vino, Tinto crianza, V.T. Mallorca with tags , , , , on 07/03/2013 by vinoysequedo

Coupage de Merlot, Syrah, Callet, Fogoneu y Cabernet Sauvignon. Crianza de 12 meses en barricas nuevas de roble americano y de segundo año de roble francés.

El vino del que hoy os hablamos lo descubrimos hace unos cuantos días en el nuevo Va de Baco de la calle Prado de Madrid. Es el segundo local que esta empresa abre en la capital. Es un sitio recomendable para descubrir vinos distintos y relajarse en un ambiente sugerente con un servicio amable y solícito, algo que se está echando a perder en muchos locales de las grandes ciudades por la decisión de muchos empresarios del ramo de ahorrarse dinero en sueldos pensando que cualquiera puede ser un buen camarero. Nosotros hemos tachado de la lista los bares, tabernas y restaurantes donde el servicio es deficiente porque en este sector es básico que haya gente profesional que sepa de lo que habla y tenga buenas maneras y educación para que el disfrute de los comensales sea mayor. Empresarios rácanos, ¿ no os dais cuenta de que un mal servicio os puede arruinar el negocio?

Tras un buen rato deliberando decidimos probar este tinto de Mallorca que en su nombre alude a la acumulación de energía que presuntamente tiene el vino. Nos llamó la atención la etiqueta diseñada por el influyente dibujante Gary Baseman, no por que nos gustara especialmente, sino porque descubrimos que bajo la ilustración del artista afincado en Los Angeles se escondía una página del libro de Lenin “El hundimiento de Puerto Arturo”, en su versión alemana, en el que se cuenta la crónica de la derrota del Imperio Ruso ante el Imperio Japonés en la batalla de Mukden en 1905. Curioso que aparezca el revolucionario soviético en una etiqueta de vino, aunque en los tiempos que corren es muy posible que vuelvan a la actualidad los textos emancipadores.

Nuestra cata improvisada del 12 Volts.12 Volts 2010

Su color es rojo cereza con ribete violáceo, de buena capa que mancha la copa impregnándola de pigmentos y glicerina.

En la nariz se expresan a las mil maravillas las frutas rojas, los toques balsámicos de monte bajo como el romero, y las notas sutiles a especias como la pimienta.

En boca la entrada es un tanto áspera, potente y bien equilibrada. Nos llenamos de esas frutas rojas que percibimos en la fase olfativa. El final es salino y mineral con bastante sensación alcohólica aunque siempre agradable y proporcionada. Los taninos están muy bien integrados. Los creadores del vino han sabido mezclar muy bien los distintos elementos del vino para que éste no se “fuera de madre” ya que corría el peligro de ser demasiado visceral, pudiendo acarrear desequilibrio y hacerlo aburrido y un tanto desagradable. Pero no, los bodegueros de 4 kilos vinícola han sabido guardar el equilibrio encima del alambre. Bien hecho.

Nos ha gustado este vino mallorquín por su mezcla de potencia, fruta, y ese recuerdo salino que le proporciona a las uvas la cercanía del mar. También por la labor de recuperación de dos uvas autóctonas de la isla como son la Callet, algo más cuantiosa, y la Fogoneu, en grave peligro de extinción. Ya sabéis que en este rincón nos gusta apostar por la originalidad y por aquellos que se arriesgan a la hora de confeccionar sus vinos; claro está, cuando el resultado final es óptimo.

Recomendamos la degustación del 12 Volts combinada con una auténtica sobrasada mallorquina untada en buen pan caliente, junto a una tosta de boletus con queso brie y cebolla caramelizada, o acompañando a unas buenas carnes rojas jugosas y no muy hechas (otro día os tiraremos de las orejas a los que os coméis la carne muy hecha).

Salud y buenos vinos, amigos.