Ibizkus Tinto 2011, esencia mediterránea

100% Monastrell de pie franco. Crianza de 7 meses, 25% en depósitos de acero y 75% en fudres de madera francesa de 500 litros de uno o dos usos. Ligeramente filtrado y sin clarificación. 

Aquí estamos de nuevo para presentaros un vino que armoniza a la perfección con el maravilloso clima que estamos viviendo durante esta semana en la mayoría de rincones de España. Podríamos decir que se trata de un tinto para el buen tiempo, aunque sin duda que se adaptará muy bien a las cuatro estaciones del año. Es un vino caluroso al que descubrimos pegándose un chapuzón en la playa como ilustra la foto de este post. 

Ya teníamos ganas de que por Vino y se Quedó se dejara caer un vino ibicenco y qué mejor representante que este Ibizkus 2011, equilibrado, fácil de beber y ligero, aunque con matices, como os mostraremos a lo largo de esta entrada. El vino, junto con el aceite, fueron de los primeros cultivos que trajeron los fenicios a la isla de Ibiza. Y aunque algunos productores de la zona estén empeñados en cargarse tan acendrada tradición aún quedan algunas excepciones que merecen la pena ser comentadas, como nuestro protagonista de hoy.

Buceando en el Ibizkus tinto 2011

Antes de ir a la cata propiamente dicha consideramos importante comentaros que la uva de la que procede este suculento vino procede de un viñedo de Monastrell asentado sobre pie franco. Esto quiere decir que felizmente escapó a la terrible filoxera que acabó con tantos viñedos en Europa a finales del siglo XIX. Se trata de un proyecto único basado en la idea de crear un vino tradicional insular de viñas viejas sin injertar.

Tras una vendimia manual y una selección escrupulosa almacenan las uvas durante veinticuatro horas en un contenedor refrigerado donde la temperatura se mantiene a 5° C. La fermentación se realiza a temperatura controlada por debajo de 25° C. Después llevan a cabo una extracción suave con dos o tres remontados diarios.Ibizkus Tinto 11

Nuestro amigo es intenso, aromático, refrescante, sabroso y con tan sólo un 13% de volumen alcohólico. Cuenta con un bonito color granate y es de capa media. 

En la nariz se torna balsámico, pleno de aromas del bosque mediterráneo, y con mucha presencia de frutas del bosque así como de especias dulces. Además percibimos una agradable sensación de estar oliendo un café con leche. Increíble.

Ya en la boca sentimos una entrada cálida, algo picante, y un final amargo muy agradable que nos hace salivar y pedir más. Su paso es medio, y durante este viaje nos salen al encuentro notas de hierbas aromáticas, cierta salinidad y todo un universo de frutillos silvestres que se unen a un final con un toque como de licor de nueces que nos parece sublime. En resumidas cuentas se trata de un vino con un intenso sabor, poseedor de una buena estructura, pero que paradojicamente es tan fino que aparece casi sin peso.

El padre de la criatura es el enólogo francés Laurent Frésard, procedente de Borgoña. Ha estado involucrado en el mundo del vino desde los diecisiete años vendimiando en Francia y en España durante sus vacaciones. Después ha pasado varios años trabajando en grandes distribuidoras de vino donde ha podido degustar vinos de casi todo el mundo. Esas inquietudes le llevaron a buscar un lugar especial y único para hacer su propio vino. Eligió Ibiza porque la isla ofrece un clima fabuloso para el cultivo de las vides así como unos viñedos viejos de Monastrell.

Desde 2008 dirige junto a su compatriota Patrice Pierron la bodega Totem Wines ubicada cerca de la localidad de Sant Rafel en pleno centro de la isla. Allí se les conoce más por su vino rosado que representa su caballo de batalla y goza de una gran popularidad, sobre todo, entre el “universo guiri”. Hoy en día, Totem también elabora en el Rosellón, cerca de Perpiñán, y llega a una producción de sesenta mil botellas anuales.

Jugando con las palabras hibisco e Ibiza llegaron a la creación del nombre Ibizkus, que bautiza a este vino que tanto nos ha gustado y que hemos disfrutado en manga corta temiendo que la botella se acabara, cosa que sucedió irremediablemente. Habrá que hacerse con otra.

Salud y buenos vinos, amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: