La Bota de Manzanilla nº 42 de Equipo Navazos, esencia del sur de España

Posted in 16€ - 20€, D.O. Manzanilla Sanlúcar de Barrameda, Fino y manzanilla, Vino Generoso, Vinos with tags , , , on 17/07/2014 by vinoysequedo

100% Palomino fino. Crianza biológica de unos seis años. Saca de febrero de 2013. Proveniente de las mejores soleras de manzanilla de las Bodegas Miguel Sánchez Ayala.

Si en el anterior post los integrantes de Vino y se Quedó decidimos acercaros un gran vino norteño de la provincia de Álava, esta semana hemos doblado el mapa y nos hemos dirigido al sur de manera virtual, no todo podía ser perfecto, para deleitarnos con una joya vinícola que nos ha subyugado. Es lo bueno que tenemos en esta esquinita de Europa, una gran diversidad cultural y paisajística que redunda en una amplia gastronomía y en un glorioso universo del vino.

Regresamos al entorno poético y ritual del vino generoso que sólo se encuentra en la añorada provincia de Cádiz y en algunos puntos de las de Córdoba y Sevilla. Y lo hacemos con La Bota de Manzanilla nº 42 seleccionada por el Equipo Navazos en las Bodegas Miguel Sánchez Ayala de Sanlúcar de Barrameda. Se trata de la sexta edición de la solera más criada de la bodega que dio lugar a los números 4, 8, 16, 22 y 32 de la serie “La Bota”.

Equipo Navazos, el Equipo A de los vinos generosos

Esta cuadrilla de amantes de los vinos generosos, vinos que forman parte del patrimonio nacional español y, que por desgracia, defienden más los foráneos que nosotros mismos aunque la cosa parece estar cambiando, no son un grupo de veteranos de la Guerra de Vietnam, ni unos proscritos, pero sí que parecen tener algo en común con este divertido grupo que nos amenizó tantas sobremesas veraniegas a través de la pequeña pantalla durante nuestra adolescencia; son unos románticos empedernidos defensores de causas ¿perdidas?Bajo de Guía Sanlúcar de BarramedaEste equipo está formado por un grupo de entusiastas de los generosos andaluces que un día decidieron salvaguardar y dar a conocer verdaderas joyas que se encontraban olvidadas en rincones de muchas de las bodegas que forman parte del mágico triángulo del Marco de Jerez, como Fernando de Castilla en Jerez de la Frontera, Pedro Romero en Sanlúcar de Barrameda y alguna que queda por descubrir en El Puerto de Santa María, así como en Montilla. En el año 2005 pusieron en marcha este proyecto en el que comenzaron a seleccionar aquellas botas que merecían la pena ser rescatadas del olvido. Desde entonces llevan a cabo todo un proceso de investigación parecido al que realizan los bibliófilos por las librerías de viejo, buscando en lo más profundo y escondido de las bodegas del Marco. Todo comenzó con el embotellamiento de un amontillado descubierto en la misma bodega de la que proviene la manzanilla protagonista de nuestro artículo.

Hasta 2007 este grupo de no más de treinta personas no deciden comercializar una pequeña cantidad de las botellas de las botas seleccionadas. Anteriormente, la pequeña producción iba a parar íntegramente a los socios que formaban el equipo. A día de hoy se embotellan pocas botellas y conseguir una no es tarea sencilla, pero todo amante de estos vinos especiales debería probarlos al menos una vez en la vida. Nos encanta la idea de los del Equipo Navazos de numerar las botellas según van saliendo al mercado. Esto facilita la labor de los coleccionistas o de los que simplemente queremos tener un registro de los sacas que han probado.El Guadalquivir terminando su largo viaje en SanlúcarEl nombre con el que decidieron bautizar al equipo proviene del navazo que había en las proximidades de las Bodegas Miguel Sánchez Ayala donde todo comenzó. Según la RAE, navazo sería el “huerto que se forma en los arenales inmediatos a las playas”. En concreto, éste se encontraba en una zona robada al estuario del Guadalquivir, zona que a estos blogueros les tiene enamorados y con las que estos días de verano soñamos constantemente. Quién estuviera en Sanlúcar de Barrameda empapándose de ese acervo cultural que te lleva de la poesía al flamenco y de los vinos generosos a los platos más exquisitos. 

Disfrutando de La Bota de Manzanilla nº 42

Esta bota nº 42 proviene de la selección de diecinueve toneles de la gloriosa solera anteriormente descrita. Es un vino increíble en todas las fases de la cata y de los que uno no se cansaría de tomar.

Cuenta con un intenso color ambarino brillante; muy limpio, debido a que se lleva a cabo un leve filtrado que acentúa su belleza en la copa. Todos los expertos de los vinos generosos nos advierten que hay que degustarlos en copas cuanto más anchas mejor para potenciar todas sus cualidades. Lo podemos certificar después de haber hecho la prueba. Los catavinos clásicos no les hacen justicia.

En nariz te teletransporta al Marco de Jerez en milisegundos. Es fresco y salino, pleno de yodo. Aparecen las vainillas y los tostados de la madera, así como las notas de nueces en pleno verdor.LaBotadeManzanilla42Al llevarlo a la boca ésta se nos llena. Es un vino muy persistente, sin aristas. No es nada punzante, no nos pica, debido a su frescura que hace que el paso por boca sea alegre y nos lleve a beberlo de manera rápida, lo que nos hace notar que se nos comienza a trabar la lengua. Descubrimos notas tostadas y recuerdos a armagnac, además de toques de orejones y de naranja amarga. Hacia el final se deslizan matices dulces.

Una verdadera maravilla de vino que nos hará sentirnos más felices y optimistas. Recomendamos su consumo frío pero sin pasarse, porque entonces perderemos toda su esencia y sus magníficos matices.

Nuestra recomendación para combinarlo con comida sería pasta con salsa de Stilton y nueces. Le va de maravilla, como pudimos testar convenientemente durante una comida perfecta preparada por la parte femenina del blog. Como diría Hannibal Smith “me encanta que los planes salgan bien”.

Prometemos seguir el trabajo de los integrantes del Equipo Navazos. Lo que hemos probado hasta el momento es una verdadera pasada, y lo que está por venir promete mucho. Apostamos por La Bota nº 51. Y lo mejor de todo es que los miembros del equipo que hemos conocido nos han parecido tipos normales y nada crecidos. Eso también ayuda a probar sus vinos con un espíritu más abierto. La Bota nº 42 lo conseguimos en la tienda online de vinos Bodeboca.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

 

Señorío de Astobiza 2013, el txakoli que engancha

Posted in 8€ - 9,99€, D.O. Chacolí de Álava-Arabako Txakolina, Vino Blanco, Vinos with tags , , , on 07/07/2014 by vinoysequedo

Coupage de 70% de Hondarribi Zuri, 15% de Petit Courbu y 15% de Gros Manseng. Permanece en la bodega embotellado durante dos o tres meses antes de comercializarse.

En Vino y se Quedó seguimos intentando cumplir con la promesa de dar a conocer todas y cada una de las denominaciones de origen, vinos de pago y vinos de la tierra con los que afortunadamente contamos en España. Es una ingente tarea puesto que son más de ciento treinta, pero es una labor muy gratificante y, sobre todo, provechosa para el espíritu. Hoy se estrena la D.O. Chacolí de Álava-Arabako Txakolina, la más pequeña de las tres denominaciones txakolineras que tenemos en España. Bienvenida.

Y lo hace con un vino cautivador que nos ha hecho cambiar la opinión negativa que teníamos del txakoli hasta el momento. Esta impresión es seguramente injusta, por haber probado pocos y ser una muestra insuficiente. Nos habíamos dejado engañar por los txakolis malotes que se sirven aún en muchas tabernas vascas. El Señorío de Astobiza 2013 son palabras mayores, y le agradecemos mucho que nos haya sacado de nuestro error. Aún estamos aprendiendo. Nunca se conoce todo, aunque parezca que algunos críticos vinícolas se amamantaron con vino, y de chupete usaron un tapón de corcho.

Y también nos ha dado a conocer nuevas uvas que nos han parecido una maravilla de la delicadeza, ya que aportan mucha frescura y suculentos matices. Aún no habíamos probado, al menos conscientemente, las variedades Petit Courbu y Gros Manseng. Ambas tienen su origen en la zona suroeste de Francia, y más concretamente en la Gascuña. Intentaremos seguir profundizando en su conocimiento.

Diseccionando el Señorío de Astobiza 2013 

Este vino ha surgido de un solo viñedo de diez hectáreas ubicado en la localidad alavesa de Okondo (Oquendo en castellano), que posee un singular microclima que ayuda a la perfecta maduración de las uvas. El viñedo, plantado entre 1996 y 2004, cuenta con orientación sur y se localiza en plena montaña de la zona del Valle de Aiala, a unos doscientos metros de altura y a unos diez kilómetros del mar. Los Montes de Bilbao al norte, y la Sierra Salvada al sur, le protegen de las tormentas. El resultado final es un vino moderno que engancha y apetece en cualquier momento.Señorío de Astobiza

Este txakoli es de color amarillo pálido con reflejos verdosos. Muy limpio y brillante. Se hace la boca agua al contemplarlo en la copa.

Al llevarlo a la nariz lo encontramos muy fresco y frutal, destacando los aromas a frutas blancas, como la pera conferencia y la manzana verde, así como las notas cítricas de pomelo. Se adivinan matices de melocotón.

En la boca se expresan todas las particularidades de las variedades de uva empleadas en su elaboración. La entrada es seca, ácida y punzante, con un final a lima y pomelo. Es mineral y sabroso, y deja la boca limpia y muy fresca. Percibimos una sensación aromática y algo amarga al final. Es largo y persistente, además de muy elegante. Es de esos vinos que invitan a pimplarse la botella sin miramientos.

Es ideal para combinar con todo tipo de pinchos como los que se preparan en el norte de España, pero nosotros lo vemos perfecto para tomar junto a sushi y makis. Obviamente, con pescados y mariscos al natural irá muy bien. Para la época del año en la que nos encontramos es un vino excepcional. Perfecto para tomar a la fresca. Nuestro consejo es tener un par de botellitas preparadas porque sólo con una nos quedaremos cortos.

Una bodega que protege el medio ambiente 

En Vino y se Quedó somos partidarios de que a la vez que las bodegas elaboran buenos vinos se preocupen del cuidado del entorno natural que las rodea. Es indispensable que esto sea así. En Señorío de Astobiza han decidido dejar la mínima huella posible en el medio rural contando con la mejor tecnología. Disponen de depuradora y potabilizadora para minimizar el impacto ambiental. Además, Jon Zubeldia y su equipo cuidan de la vegetación de los alrededores del viñedo para que la fauna autóctona no se vea amenazada.

Afortunadamente, cada vez son más los elaboradores de vino que se dan cuenta de que defensa de la naturaleza debe ser una de las prioridades de los trabajos en el campo. Si el campo está vivo y sano la uva lo estará también y el vino resultante será mejor. Es preferible ganar un poquito menos de dinero al año que dejar de ganarlo para siempre. ¿Tanto cuesta entender esto?

La bodega comenzó a rodar en 2006 y es una de las culpables de que el txakoli haya mejorado tanto en los últimos años. Esperemos que os guste y que nos lo hagáis saber con vuestros comentarios. Nosotros lo descubrimos en la tienda online de vinos Bodeboca.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos días mágicos en casa de la familia Muga

Posted in Blogueros de viaje, D.O.Ca Rioja, Donde paladear buen vino with tags , , , , , on 26/06/2014 by vinoysequedo

Prado EneaLa semana pasada, los miembros de Vino y se Quedó tuvimos la inmensa fortuna de ser invitados a un viaje de prensa para conocer en profundidad Bodegas Muga. Aún no entendemos cómo fuimos convocados a este magnífico y aleccionador viaje a La Rioja, y más concretamente a Haro, cuna de la famosa bodega familiar. Y nos sorprendió porque los cinco medios de comunicación elegidos eran de mucho nivel, como demuestra el hecho de que hubiera compañeros de El País Semanal y de El Correo. Siempre tiene que haber una nota exótica. En este caso nosotros.Viñedo

De vinos y tapas por Logroño

Como los dos intensos días de trabajo visitando viñedos, conociendo la bodega, degustando vinos y comiendo de lujo, caían en lunes y martes, estos intrépidos reporteros decidimos pasar el fin de semana conociendo un poco más La Rioja vinícola con epicentro en Logroño. Descubrimos una ciudad muy agradable para el placer hedonista recorriendo las tabernas de las calles del Laurel, de San Juan y de San Agustín, donde hicimos gala de una gran agilidad para acodarnos en los lugares más privilegiados de las mismas. Que disfrute poder comer “a la tapa” platillos espectaculares regados con vinos singulares abiertos por copas. Ya podían tomar nota la mayoría de propietarios de bares que se obstinan en racanear en los vinos. Desde aquí les impelimos a que procuren tener más variedad por copas, puesto que con las bombas de vacío ya no pierden frescura. Potencien el buen consumo de vino y déjense de monsergas.

Esas horas en Logroño nos sirvieron para descubrir que es común por esos parajes que la carta de vinos por copas tenga al menos 20 referencias. Nuestros dos lugares favoritos para dar rienda suelta al copeo fueron Vinissimo, fantástica cocina, además de buena selección de vinos, y Los Rotos, con una gran carta de vinos. Ambos lugares están situados en la calle San Juan, que a nuestro juicio cuenta con mejores locales que la archiconocida calle del Laurel.

Paisajes vinícolas de ensueño camino a Laguardia

Ya que nos encontrábamos en una región en la que se santifica el vino, no era plan de perdernos una de las vistas más bonitas de viñedos perfectamente integrados en plena naturaleza que se pueden ver en el mundo. Para ello, nos dirigimos a la preciosa y acogedora localidad de Laguardia, capital de la Rioja Alavesa, que por su situación en alto posee varios miradores desde los que se pueden contemplar en todo su esplendor tanto la Sierra de la Demanda como la Sierra de Cantabria, como fondo de interminables viñedos que forman postales muy bellas, y que en otoño son más bucólicas aún.Desde Laguardia

Visitando Bodegas Muga, uno de los templos del vino riojano

Nuestro primer contacto con esta bodega fue casual, como casi todo lo bueno en esta vida. Como sabéis, tenemos la suerte de estar a caballo entre Madrid y Barcelona, y fue precisamente en una cena en la Ciudad Condal donde conocimos a Manuel Muga, uno de los tres hermanos que forman la tercera generación al frente de la bodega cuyo propietario es su tío Isacín Muga Caño. Nos gustó mucho su trato cercano y natural, que ahora hemos descubierto que es marca familiar, y nos prometimos que en algún momento visitaríamos la bodega. Y la pasada semana, gracias a los amigos de Interprofit, hemos podido cumplir esa meta.

La jornada de visita a la bodega comenzó con un paseo en coche por los distintos viñedos que Muga posee en los alrededores de Haro, capital del vino en La Rioja Alta. A cargo de la expedición iba Juan, el más extrovertido de los hermanos Muga, un tipo risueño que no para de bromear a cada momento. Sabe mucho de todo lo que rodea al vino, como toda su familia, pero le gusta trufar esos conocimientos con altas dosis de humor cañero y retador. Un cachondo mental este Juan.Viña día 17 de junio

El viaje en un precioso día soleado por medio de los viñedos y por el pueblo donde nació el fundador de la bodega, Isaac Muga Martínez, Villalba de la Rioja, cuna también de Pedro del Castillo, fundador de la ciudad argentina de Mendoza, nos abrió el apetito, y qué mejor manera de saciarlo que comiendo en pleno viñedo unos choricitos riojanos al sarmiento regados con Muga Rosado 2013 a la sombra del edificio de la primigenia Bodega Muga, ubicada en el precioso paraje de Finca Baltracones. En este privilegiado punto casi se tocan las sierras de la Demanda y de Cantabria, separadas tan sólo por la hendidura que el paso del río Ebro forma en ese preciso lugar.

Como nadie nace aprendido, en este viñedo, y gracias a Juan, descubrimos que los rosales plantados en las esquinas del viñedo sirven de orientación para detectar posibles enfermedades de la vid y no para hacer bonito, como pudiera pensar cualquiera no muy avezado en las tareas del campo, como le ocurre a uno de los dos integrantes de Vino y se Quedó, y no diré cual.

Bodegas Muga Viñedos

El Muga Rosado 2013 nos pareció mejor que el de la añada anterior. Más fresco, más equilibrado y más ágil. Notas a cereza, frutos con hueso y fuerte presencia cítrica. En boca es largo y pleno de matices. Nos sentó muy bien. La noche anterior catamos el Muga Blanco fermentado en barrica 2013 en el restaurante Echaurren en Ezcaray. También nos gustó más que la añada anterior. Lo vimos mejor ensamblado, más fresco, con menos desequilibrios, y con más matices, tanto en aromas como en sabores.

Allí gozamos también del Prado Enea Muga Selección Especial2005 que nos ganó por su finura. Esta gran reserva sigue muy viva y con mucha fruta. Por relación precio-placer recomendamos el Muga Selección Especial, muy redondo y sedoso, con taninos finos y una nariz espléndida.

En el interior de Bodegas Muga

Estas bodegas fueron fundadas en 1932 por el ya mencionado Isaac Muga Martínez y por su mujer Aurora Caño. En la actualidad, Bodegas Muga cuentan con 25.000 metros cuadrados de instalaciones donde se elaboran todos sus vinos. Las variedades tintas que utilizan son Tempranillo, Garnacha, Graciano y Mazuelo. Las blancas son Viura, Garnacha blanca y Malvasía. La bodega posee 220 hectáreas de viñedos propios que le reportan la mitad de la producción de uva. La otra mitad proviene de 94 viticultores riojanos a los que supervisa. En total, la producción es de cerca de dos millones de kilos de uva de la que salen entre un millón y medio y dos millones de botellas al año. Aún así, toda la vendimia se realiza a mano.Bodega interior

Lo primero que sorprende al entrar en el templo de los Muga es la gran cantidad de barricas y de tinos de madera que uno se encuentra. Se podría decir que no se ve acero inoxidable ni en la cubertería. Es la única bodega de España que tiene en plantilla a tres toneleros y un cubero que se encargan de fabricar las cerca de dos mil barricas y doscientos tinos de roble que se usan cada año. En este momento, la bodega almacena cerca de quince mil barricas. Todo el proceso de elaboración del vino se hace en madera. El roble francés se usa en la mitad de las barricas, seguido por el americano con un 40%, y por el centroeuropeo con un 10%. Fue alucinante ver como uno de los toneleros ensambló una barrica en unos minutos ante nuestros atónitos ojos y oler otra recién tostada. Muy recomendable la visita a la tonelería.

Durante el paseo por la bodega pudimos observar atentamente cómo se lleva a cabo la trasiega del vino, que acaba con los precipitados del vino, y la clarificación mediante claras de huevo, que deja el vino muy limpio y brillante. Que nadie tema, las yemas sobrantes no se tiran y servirán para que los reposteros de la zona elaboren dulces. En Muga se recicla absolutamente todo. La sostenibilidad es otra de las señas de identidad de la marca.

Comida en el caserón Prado Enea

Al finalizar la interesante visita por las profundidades de la bodega, la familia Muga, haciendo de nuevo gala de su generosidad, nos invitó a una estupenda comida en la finca original de la bodega, Prado Enea, que da nombre a Muga Prado Enea Reservanuestro vino Muga favorito y que decora algunas de las etiquetas de otros vinos de la compañía. En el salón principal de esta casa familiar de cerca de doscientos años de antigüedad nos relajamos compartiendo mesa y mantel con los compañeros de la prensa, con Juan Muga, y bajo la patriarcal presencia de Isacín Muga, que nos contó multitud de anécdotas divertidas acerca de la evolución de la bodega familiar hasta convertirse en una de las más importantes de España.

El ágape nos recordó a esas comidas familiares en las que uno se encuentra completamente relajado disfrutando de las viandas, (excepcionales todos los platos y aperitivos regados con los diferentes vinos de la bodega pertenecientes a la añada 2010, destacando el impresionante Aro) y de la conversación con los dos integrantes de la familia a los que se fueron sumando más miembros de la misma a lo largo de la extensa comida. Si estas comidas se repiten en el tiempo entendemos la máxima de la familia que dice que “si el peso no alcanza tres cifras no eres un Muga“. El trato cercano y campechano del que hicieron gala Isacín y Juan nos hizo sentir muy a gusto y disfrutar de un cierre colosal a tan inolvidable jornada en casa de la familia Muga.

Prado Enea Salón

Salud, buenos vinos y Muga*, amigos.

*Muga en japonés es un estado que se alcanza cuando uno pierde las limitaciones del ego y se deja fluir.

Las imágenes sin nuestra firma son cortesía de Bodegas Muga

El Ciruelo 2012, el vino de las mil caras

Posted in > 20€, D.O. Valle de la Orotava, Tinto crianza, Vino Tinto on 14/06/2014 by vinoysequedo

Vino de parcela. Coupage de 97% Listán negro y de 3% Listán blanco de cepas centenarias a pie franco. Crianza de 12 meses con sus propias lías en barricas neutras de roble francés de 500 litros. Producción de 1.960 botellas. 

Amigos de las extravagancias vinícolas, esta semana estáis de suerte una vez más porque se nos ha ocurrido presentaros todo un descubrimiento, El Ciruelo 2012, un vino tinto lleno de originalidad proveniente de las preciosas Islas Canarias, y más concretamente de Tenerife, adscrito a la D.O. Valle de la Orotava 

Los que nos seguís fielmente sabéis que hace más de dos años nos propusimos buscar por todos los rincones de España y fuera de nuestras fronteras, si encontrábamos algo destacable, vinos originales y sabrosos. En Vino y se Quedó hemos querido que en este post debutara un vino canario que contuviera variedades de uva que aún no habíamos acercado por aquí. El Ciruelo 2012 es casi todo Listán negro con un poquito de Listán blanco, esa variedad cercana a la Palomino que le aporta la acidez a este vino puesto que la Listán negro carece de esos matices.El Ciruelo 2012Si en todo el mundo existen más de seis mil variedades de uvas catalogadas, como hace unos días nos descubría el profesor de la Universidad de La Rioja, Juan Carlos Sancha, en una estupenda clase magistral con posterior cata de algunos de sus vinos, y sólo se utilizan cuarenta y cinco variedades para elaborar el 80% del vino de todo el planeta, cómo no íbamos a intentar desde este modesto rinconcito de románticos del vino poner en el mapa las variedades minoritarias que algunos “locos” siguen defendiendo en la creación de sus vinos.

Notas de cata de El Ciruelo 2012

Antes de comenzar la cata propiamente dicha queremos contaros algunas curiosidades que rodean a este vino. Su nombre proviene de un ciruelo centenario plantado en la parcela de Listán negro de la que proviene este magnífico vino. El suelo sobre el que se asientan estas cepas viejas es de roca volcánica y la orientación del viñedo es Norte a una altura de poco más de 500 metros.

El Ciruelo cuenta con la peculiaridad de que las cepas están plantadas a pie franco. Para los menos entendidos en enología, “a pie franco” quiere decir que las cepas no han sido injertadas debido a que no sufrieron la filoxera que acabó con las vides de medio mundo y que en España dejó sólo una cuarta parte de la superficie vitícola sana.

Este vino tinerfeño es de color rojo cereza de capa baja.

En nariz es muy expresivo y pleno de matices, que van de las cerezas a la ciruela roja, pasando por aromas intensos de brevas no demasiado maduras, notas balsámicas y especiadas. A lo largo de la fase olfativa siempre nos acompaña un agradable toque a piedra mojada.

En la boca es un vino muy fresco en el que dominan la fruta y la mineralidad volcánica. Percibimos la presencia de la ciruela, la cereza y las guindas en licor. A medida que lo vamos consumiendo aparecen las notas balsámicas y las flores silvestres, así como un increíble aroma a manzanilla marchita. Cuenta con una acidez que invita a seguir degustándolo. Es de paso medio. Su retrogusto es cítrico, dejando un amargor que hace salivar toda la boca en busca de más Ciruelo. Es un vino en el que las copas vuelan y su precio se da por muy bien pagado.

Nosotros acompañamos El Ciruelo 2012 con todo un señor jamón de bellota de Extremadura que combinaba a la perfección con este genial vino, potenciando los matices del mismo, que a su vez, hacían sacar al jamón toda la dotación de fruta ingerida por el bendito cerdo de raza ibérica en la dehesa. Fue lo más parecido a un orgasmo que se puede conseguir fuera del sexo. Palabra.

Un vino que bien vale un viaje al Valle de la Orotava

Valle de la OrotavaEl vino no es sólo alimentación sino también cultura, o eso al menos pensamos nosotros. Al beberlo nos transportamos a los aromas y sabores que han marcado nuestra infancia y han formado nuestra personalidad, así como a los lugares en los que se elabora. Beber vino es toda una experiencia sensorial y de vida. Por eso, nos imaginamos el inmenso placer que se debe sentir al descorchar El Ciruelo contemplando el Valle de la Orotava y a ese mágico y enigmático Teide que preside nuestro querido norte de Tenerife.

Allí se asienta la bodega que elabora este y otros estupendos vinos que son la punta de lanza del vino canario de calidad. Se trata de la Propiedad Vitivinícola Suertes del Marqués que tan buen trabajo está desempeñando en poner en el mapa los cada vez mejores vinos del afortunado archipiélago. Esperemos que las últimas majaderías economicistas de algunos insensatos no arruinen la belleza y singularidad de este trocito de España tan lejano en lo geográfico pero tan cercano en lo humano. Que así sea.

Os recomendamos probar este vinazo que podéis encontrar en la tienda online de vinos Bodeboca.

Salud y buenos vinos, amigos.

Pirita Crianza 2008, pura elegancia en el Duero

Posted in 10€ - 12,99€, D.O. Arribes, Tinto crianza, Vino Tinto, Vinos Naturales with tags , , on 29/05/2014 by vinoysequedo

Coupage “extremo” de las variedades tintas Juan García, Rufete, Bruñal, Tinta Madrid, Tempranillo, Bastardillo Chico, Bastardillo Serrano, Tinta Jeromo, Gajo Arroba, Garnacha Tintorera, Verdejo Colorado, y blancas, Malvasía del Bierzo (Doña Blanca), Puesta en Cruz, Godello, Albillo y Moscatel de grano menudo. Viñas viejas. Crianza de 9 a 24 meses en barricas de roble francés de 225 l con un 10% a 15% de madera nueva. Un solo trasiego. Vino ecológico y biodinámico. Producción limitada a unas 6.000 botellas.

Que gustazo estar de nuevo por aquí con todos vosotros. Los muy forofos de Vino y se Quedó, “hay gente pa tó“, que decía el Guerra, se habrán dado cuenta de que hemos tardado un poquito más de lo normal en publicar nuestro nuevo post. La vida sigue jugando al gato y el ratón con nosotros pero nos las seguimos ingeniando para darle esquinazo. Hemos pensado que para compensar tan larga espera debíamos entrar en escena a lo grande, y para ello hoy os traemos un vino particular y divertido de una Denominación de Origen que hace su debut en el blog, la D.O. Arribes.Pirita 2008

El Pirita Crianza 2008 es elaborado por la vitivinicultora Charlotte Allen en plenos Arribes del Duero, una preciosa zona inserta en el Parque Natural de los Arribes del Duero que comparten las provincias de Salamanca y Zamora.

Breve historia de Charlotte Allen, una inglesa en Fermoselle

Charlotte dio sus primeros pasos en el mundo de la viticultura a las órdenes de Noël Pinguet en la bodega Domaine Huet en el Valle del Loira. Allí se introdujo en la filosofía de la Biodinámica. Con las ideas muy claras marchó a Italia y Sudáfrica a ampliar el aprendizaje. Después regresó a Francia para estudiar enología y viticultura en el Ródano, donde combinó los estudios trabajando como enóloga y viticultora itinerante hasta que un día del año 2006 en un viaje a Rueda se reencontró con su amigo Didier Belondrade, quien le habló de los Arribes del Duero como una zona a descubrir para elaborar vinos singulares. Según cuenta en su página web,  “me sentí abrumada por la belleza salvaje de la región: las profundas gargantas cortadas por el Duero y el Tormes, las terrazas escarpadas recubiertas con antiguas vides y olivos incluso mayores, la manera en la que el hombre se había adaptado al paisaje en lugar de doblegarlo a su voluntad.”

Meses más tarde se instaló allí. No lo tuvo fácil, sobre todo el primer año en el que no hablaba español, ni en su día día y menos aún a nivel burocrático. Además tuvo que soportar la antipatía y crítica constante de los lugareños. No es de extrañar que llegara a dudar de su decisión, “a pesar de todos mis viajes la vida no me preparó para vivir en Fermoselle.” Con el tiempo y trabajando duramente ha aprendido a adaptarse al entorno y a vivir en una pequeña ciudad una vida que describe con humor como un cruce entre las películas “Un año en Provenza” y “El bueno, el feo y el malo”.

Cata del personal y mágico Pirita Crianza 2008

Antes de comenzar la cata propiamente dicha queremos dejar constancia de que este vino nos ha parecido ciertamente divertido y original ya que nos ha hecho jugar durante mucho tiempo a medida que iba cambiando a cada instante en toda una amalgama de aromas, sabores y matices. Es un vino único en su especie.

El Pirita Crianza 2008 tiene un precioso color rojo piPirita 2008 Sueño de una Inglesacota con reflejos púrpura. Deja una lágrima compacta en la copa.

En la fase olfativa comienza el espectá- culo. Lo primero que nos encontramos es un intenso recuerdo de la niñez cuando en clase de trabajos manuales todos los chavales abríamos el bote de pegamento Imedio y el aula quedaba impregnada de ese aroma iniciador de tantas toxicomanías. Ese toque a pegamento y barniz es seguido con intensidad por notas de zarzamoras maceradas en ron. También se hacen sentir los higos verdes y un fondo floral de malvas y violetas que le otorgan al vino un punto muy fresco. Ya os avisamos de que este vino era muy original.

En boca tiene una entrada voluminosa, algo picante, y cálida. Posee una buena acidez con taninos pulidos y muy bien ensamblados. Predominan los frutos rojos y más concretamente la fresa silvestre, y notas balsámicas. Es persistente e incitador, puesto que hace parecer que la botella sea más pequeña de lo que es. Se podría decir de manera políticamente incorrecta que es un vino para beber por cajas. Al final de su degustación notamos un cierto aire dulce.

El Pirita 2008 armoniza con todo tipo de carnes y guisos potentes, así como con quesos curados y foie gras.  Es un vino al que hay que darle tiempo y disfrutarlo largamente. Los que no se lo den se perderán una gran experiencia. El vino y las prisas son malos compañeros de viaje.

Charlotte elabora este poderoso vino en su bodega Almaroja que cuenta con unas ocho hectáreas de viñas viejas de entre 75 y 100 años de edad. Estos viñedos se encuentran en 34 parcelas situadas entre 550 y 800 metros de altitud.

Un coupage “imposible” y nunca visto

A estas alturas del post llegamos a una de las partes donde el Pirita Crianza 2008 se convierte por méritos propios en el vino con una combinación de uvas mayor y más rara con la que los integrantes de Vino y se Quedó nos hemos topado. Aparte de la variedad Juan García (un 65% del coupage) que consta en la etiqueta, este vino lleva Bruñal, Rufete, Tempranillo, Tinta Madrid (que representan un 15% del total). Estas cuatro variedades y la Juan García se vinifican por separado. Además cuenta con Bastardillo Chico, Bastardillo Serrano, Tinta Jeromo, Gajo Arroba, Garnacha Tintorera y Verdejo colorado (estas seis variedades suman un 10% de la mezcla), así como con un 10% de uvas blancas como la Malvasía, Albillo, Godello, Puesta en Cruz Moscatel. ¿Alguien da más?

Si nos llegan a decir que de este popurrí de uvas podía salir un vino tan elegante y genial nos hubiéramos echado a reir. Ahora no tenemos más remedio que rendirnos al mérito de Charlotte Allen, de la que desde este preciso momento nos declaramos muy fanes.

Salud y buenos vinos, amigos.

 

 

 

 

 

Bodega Fernando de Castilla, el templo de los caprichos jerezanos

Posted in > 20€, Amontillado, Blogueros de viaje, Curiosidades enológicas, D.O. Jerez-Xèrés-Sherry, Donde paladear buen vino, Palo Cortado, Vino Dulce with tags on 09/05/2014 by vinoysequedo

Tal vez sea Tío Pepe, renacido recientemente en la Puerta del Sol, el hijo más famoso de la ciudad y, su creador, Manuel María González Gordon, “Papá sherry”, pero buscando nuestro destino en Jerez de la Frontera, Moraíto ChicoCiudad Europea del Vino 2014, nos encontramos de manera inesperada con la casa de otro “chico grande” que nos recordó que esta hermosa ciudad también es la cuna del flamenco. Lástima no haber estado hace unos años en este rincón gaditano para haber escuchado a Moraíto en directo.

No obstante, tuvimos una cita en la Calle Jardinillo 7. Desde la acera nadie puede imaginarse qué tesoros guardan los muros de esta callejuela situada en el casco antiguo de Jerez. Aunque de manera menos notable que hace un siglo todavía percibimos el perfume del sherry que impregna esta ciudad. Si esas piedras pudieran hablar y contaran sus secretos, de cuantas maravillas nos enteraríamos. Era Lunes Santo, y todo Jerez estaba pendiente de sus procesiones cuando Fernando Romero, responsable del mercado nacional de la bodega Fernando de Castilla, hasta arriba de trabajo acumulado, hizo un hueco en su apretada agenda a Vino y se Quedó.

Entrando en la “sala” de botas que compró el noruego Jan Pettersen hace 15 años pudimos hacernos una idea de la historia que guarda esta bodega que hoy cuenta con solo una plantilla de seis trabajadores. Ante nuestros ojos desfilaban botas de varios tamaños y edades. Entre ellas algunas llevan el nombre del Equipo Navazos. MapaMediante un “mapa” dibujado en una bota Fernando nos refrescó las diferencias entre los distintos vinos generosos y nos reveló algunas curiosidades que nos gustaría compartir con vosotros.

El Marco de Jerez alberga todos los vinos generosos que se crían y elaboran dentro del mencionado marco. La variedad Palomino, gran protagonista de estos vinos, suele provenir de Chiclana, mientras que la Moscatel se encuentra mayoritariamente en Chipiona y la Pedro Ximénez en Montilla. La leyenda cuenta que la última tiene sus orígenes en unas cepas, tal vez Riesling, que trajo Peter Siemens desde Alemania. Adaptando su nombre al castellano se la bautizó como Pedro Ximénez, también conocida como PX.

Si el orgullo de los habitantes de Sanlúcar de Barrameda es la Manzanilla, tanto en Jerez de la Frontera como en el Puerto de Santa María es el Fino. Este nombre se debe a la casuística del velo de flor bajo el cual se crían los vinos procedentes de la uva Palomino, que aquí es más fino. Para su elaboración se usan solo los mostos de primera yema. Mientras los mostos de segunda yema se suelen utilizar para los olorosos. Las levaduras que garantizan la crianza biológica solo sobreviven en una concentración de 15 a 17º de alcohol. Por eso se encabezan los vinos con alcohol que se destila a base de la variedad Airén, ya que la Palomino no aguanta bien la destilación. La Manzanilla recibe este nombre por el sabor a manzana verde que se aprecia, sobre todo, en las manzanillas en rama que no se filtran.Fernando Romero

Primero probamos un Amontillado que es digno de estar confeccionado como “single cask“. Sus tostados nos recuerdan a frutos secos, destacando la avellana; es un autentico placer. Fernando Amontillado Antiquerecomienda un interesante maridaje con pollo al curry. Los Amontillados que en su juventud eran Finos o Manzanillas son el resultado de un 50% de crianza biológica y otro 50% de crianza oxidativa. Para garantizar un producto homogéneo en Fernando de Castilla el sistema de soleras no se aplica en su sentido tradicional, sino que una vez al año se saca la cantidad correspondiente, un quinto, de todas las botas, se mezcla en un deposito y se pone en la criadera o solera que toca. Su Amontillado Antique tiene un mínimo de 20 años.

Palo CortadoEl Palo Cortado Antique es otro vino que nos cautivó enseguida. De hecho, éstos son vinos que no se hacen sino que suceden. Sólo el capataz sabe el porqué de destinar un Fino o una Manzanilla, después de unos años de crianza bajo velo de flor, a convertirse en un Palo Cortado. Tal vez sea ese secreto el que le haga tan especial. Según los responsables de Fernando de Castilla el suyo de la serie Antique combina la elegancia de un amontillado viejo con la complejidad de un oloroso. Cuenta con un mínimo de 30 años de crianza total. En nariz percibimos su salinidad y un toque dulce que se repite en boca donde también apreciamos aromas de madera noble. La combinación con un queso portugués del Alentejo es fantástica.

Otra joya de la serie Antique, presentado en una botella de 0,5 litros protegido por un elegante estuche, es el Pedro Ximénez. Un dulce sabor a pasas y a caramelo nos hace soñar con un maridaje con un Cabrales. Las uvas de la variedad que le otorgan el nombre al vino se secan durante un periodo de quince a treinta díasPX mediante el tradicional proceso del soleo, que consiste en secarlas naturalmente al sol en esteras para aumentar su contenido alcohólico y dulzor. Su larga crianza exclusivamente oxidativa es de unos 30 años. Es mucho más delicado y fresco que los PX que probamos hasta ahora, no tan denso y empalagoso. En boca es amplio, envolvente y de buena longitud. Aunque acompañe perfectamente a un postre nos puede substituir al mismo sin problema.

Los vinos de esta serie son sin duda alguna pequeños caprichos. Según la tienda en la que consultemos su precio se sitúa entre los 30 y los 35 euros. De vez en cuando hay momentos en los que nos tenemos que premiar. La bodega cuenta también con una serie más económica, la Classic, y con unos excelentes brandis que dejamos para un futuro post.Tabanco LaPandilla

Después de sumergirnos en semejantes placeres no podíamos irnos de Jerez sin descubrir alguno de sus famosos tabancos recién estrenados. Esa especie entre taberna y despacho de vinos que hace unos años estaba a punto de extinguirse nos ofrece un ambiente idoneo para seguir saboreando la esencia de esta ciudad. Gracias a Fernando encontramos el mítico tabanco La Pandilla que es un lugar auténtico que abrió sus puertas por primera vez en 1936. Nos dejamos caer entre sus paredes para empaparnos de las historias que allí se cuentan y sentir toda la esencia jerezana. Long live the Sherry!

Salud y buenos vinos, amigos.

Gratias rosé 2012, el rosado con alma de tinto

Posted in 5€ - 7,99€, Sin denominación, Vino Rosado, Vinos Naturales with tags , , , on 29/04/2014 by vinoysequedo

100% Bobal. Viñas viejas. Cultivado en vaso y sin riego. Embotellado tras 3 meses en contacto con sus lías. Vino natural y biodinámico. Comercio justo.

Hace no mucho tiempo en el celebrado post Gratias maximas 2011. Bobalización total dejamos abierta la posibilidad de hablar del vino que hoy nos ocupa, y hemos creído conveniente hacerlo ahora para que podáis descubrir este magnífico vino, si es que no lo habéis hecho ya. Para Vino y se Quedó es uno de los mejores rosados que se elaboran en España y, por ende, en el ancho mundo.

En el mencionado post recorríamos de manera pormenorizada la historia de los tres amigos consultores de la zona de La Manchuela, Ana Gómez, Iván Gómez y José Gómez, los TresGe como han bautizado su proyecto, que un buen día decidieron liarse la manta a la cabeza y comenzar a elaborar vino de calidad con la variedad Bobal en una zona que era eminentemente “granelera”. Para ello decidieron ser respetuosos con el medio natural y cuidar que el esfuerzo de los trabajadores y de los viticultores que les vendían la uva fuera recompensado dignamente. Es decir, actuar como debería hacerlo todo el mundo.gratias roséEn el aludido artículo ya hicimos toda una declaración de principios y un alegato de apoyo a estas prácticas de Decencia Pública por lo que no nos extenderemos más en ese aspecto.

Conociendo los viñedos donde todo comienza

Las uvas para realizar los dos sensacionales vinos que elaboran con esta variedad los Tres Gómez salen de tres viñedos especiales para estos amigos, sobre todo para Iván, puesto que están muy relacionados con su vida. Estos manchueleros de pro son unos cachondos mentales y han bautizado estas tierras con el nombre de sus dueños, al estilo borgoñón. Así surgieron el terroir Paco, en honor al propietario del mismo, el padre de Iván. Estas viñas tienen más de ochenta años de edad. El terroir Pepe, viñedo del vecino de Iván cuyas viñas tienen más de cuarenta años, y el terroir Sergio, en honor a un amigo actor de Iván que hace unos años decidió aparcar su carrera y convertirse en viticultor. Este viñedo tiene más de veinticinco años.

De esta manera se hace tierra. Nuestros protagonistas han mantenido sus viñas, han recuperado las que probablemente iban a desaparecer y han metido el gusanillo de la viticultura a un amigo. Por todas estas cosas, y por lo que ya explicamos en el referido post sobre estos vitivinicultores, no podemos más que desear que triunfen con este hermoso proyecto.

Poniendo la lupa sobre el gratias rosé 2012

Los que nos seguís sabéis que nos gusta hacer referencia en el momento de la cata a todo lo que envuelve al vino.  Por eso vamos a empezar refiriéndonos a la simbólica etiqueta del que hoy nos ocupa. Se trata del símbolo mahorí del triple twist que comprara en forma de colgante Ana durante su estancia en Nueva Zelanda, lugar donde residió un tiempo junto a Iván para conocer cómo se hacía el vino en los países del Nuevo Mundo.

El triple twist simboliza la unión eterna de las personas y de las distintas culturas en un camino que compactará lo tradicional con lo moderno; justo lo que es este vino, un intento de fusionar la tradición de los rosados de la zona con las técnicas más vanguardistas de viticultura y enología.

Este rosado tiene un sugestivo color rojo rubí muy brillante. Es un vino muy limpio y cuenta con una lágrima espectacular.

DSC_0076 copyEn nariz sentimos toda una sinfonía de frutos rojos como recubiertos de caramelo (azúcar quemado). También percibimos un refrescante aroma a heno. Acidez, frescor y dulzura, “uno para todos y todos para uno”.

En la boca entra con fuerza llenándonos plenamente. Se hace palpable la fresa ácida y una sensación láctica muy agradable. Volvemos a notar ese toque al caramelo que recubre las manzanas de las ferias. Es de paso largo y muy equilibrado. Todo un señor vino que puede cubrir a la perfección a los tintos cuando comience a hacer más calor debido a su potencia y a que puede tomarse algo más frío.

Es perfecto para tomar junto a una paella, o con cualquiera de los platos de arroz mediterráneo, tan difíciles de combinar con vino. El gratias rosé es el mejor vino que hemos conocido para este tipo de platos. Pero además va de lujo con un conejo al ajillo o con un guiso de pollo, sin olvidarlo como aperitivo.

Desde Vino y se Quedó tenemos que dar las gracias a la madre de Iván Gómez por su amor por los vinos rosados. Ella fue la inspiración para la elaboración de este vinazo. Creemos que los amigos de TresGe Wine Consulting han creado el mejor rosado de la zona y uno de los top de España. Felicidades.

Salud y buenos vinos, amigos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.552 seguidores